24 jun. 2014

PERIODISTAS SIN CONCIENCIA



Esta mañana se me ocurrió leer un artículo  del periódico El País titulado "Putin, un zar entre dos tormentas". Como ya viene siendo habitual en la línea editorial de este periódico vendido a los poderes que están destruyendo a Occidente, el artículo comenzaba con una diatriba en contra de Putin, en la que se acusaba al máximo mandatario de ser el responsable de crear una opinión "antioccidental y antiucrania" en el seno de la sociedad rusa. Pero la desfachatez del autor de este artíclulo va mucho más allá, ya que poco después continúa:


"En la imagen transmitida por los medios de comunicación rusos, los acontecimientos en Ucrania han sido inspirados por Occidente y se enmarcan en una conspiración para destruir el proyecto euroasiático impulsado por Putin, afirma el especialista"

Es decir, que para el periódico El País, todas estas imágenes no son REALES, sino una "imágen fabricada" por los medios de información rusos:


Aquí tenemos a Victoria Nuland y sus colegas en la plaza Maidán, repartiendo pasteles y apoyando a los "revolucionarios" neofascistas... ¿A cuento de qué semejante "activismo desinteresado"? ¿O quizás lo que sucede es que  Estados Unidos SE JUGABA MUCHO por aquel entonces, durante el Golpe de Estado contra el gobieno legítimo de Yanukovich, y por ello necesitaba caldear el ambiente en Ucrania lo máximo posible?. Juzguen ustedes mismos. Aquí tenemos a John McCain, otro viejo conocido, mostrando su "desinteresado" respaldo a los radicales del Maidán:



Y aquí vemos a Victoria Nuland junto con los líderes de los grupos filofascistas que lideraron el Maidán, posando felices y contentos tras conseguir su objetivo: Yanukovich había sido derrocado.




¿Se imaginan que algún dirigente de la diplomacia rusa fuera fotografiado en la plaza del Sol de Madrid arengando a los gamberros del 15- M a asaltar el congreso y consumar una violenta revolución? ¿Y que encima se justificase asegurando que lo hace de manera desinteresada? Pues esto es precisamente lo que hicieron la subsecretaria de Estado  de Estados Unidos y sus compinches. Y eso por no hablar de la financiación que, por diversas fuentes, sabemos que llegó a Ucrania a través de la embajada norteamericana, con el objetivo de sufragar los gastos incluso de los mercenarios que actuaron durante aquellos fatídicos días.  Pero para los señores que dirigen el periódico El País, Occidente no promovió nada de nada: esto no es más que una "imagen manipulada" inventada por los periodistas rusos. Sin comentarios.

Volvamos al artículo en cuestión. Su autor continúa su exposición de esta manera:

"Una gran parte de ciudadanos rusos (del 60% al 65%) que, sin particular pasión, consideraban los sucesos ucranios como un asunto de sus vecinos se ha transformado así en una mayoría hostil, que acepta de forma acrítica la terminología de la II Guerra Mundial (“fascistas”, “nazis”, “genocidio”) y su aplicación, al margen de la realidad, a los sucesores del presidente Víctor Yanukóvich"

Pues ahora resulta que, para El País, en Ucrania no hay ni fascistas, ni nazis, ni se está cometiendo ningún genocidio contra la población rusoparlante del sudeste ucraniano. Todo eso se lo inventan los periodistas rusos con el objetivo de difamar a Ucrania y Occidente. Creo que ante semejante disparate, lo mejor será rebatirlo con una trilogía de videos que están disponibles para cualquiera en Youtube.











Pese a que los subtítulos están en inglés (en el futuro intentaré traducirlos al castellano si mi tiempo me lo permite), creo que los videos son suficientemente explícitos por sí mismos. Esto en lo que respecta a los "inexistentes fantasmas de la Segunda Guerra Mundial" que, según El País, se inventan los rusos para demonizar a los ucranianos. En cuanto al asunto de genocidio, si bien lo ocurrido en Odessa ya se trataría de un buen ejemplo (para ello es necesario ver el tercero de los videos donde se relata con pelos y señales lo que aconteció allí), les propongo ver el siguiente video:





Y aquí se impone una pregunta: ¿Cómo es posible que el autor de semejante artículo, un veterano periodista que sigue los acontecimientos desde Ucrania, esté peor informado que nosotros, simples ciudadanos de a pie?

Decía Dostoievski que los abogados eran "esa clase de personas que alquilan su conciencia al mejor postor". Seguramente, cuando el genial escritor ruso hacía esta descripción, no conocía a los periodistas occidentales del mundo moderno...