6 ene. 2015

LA DESAGRADECIDA UCRANIA


                    Región de Galicia y su localización relativa en las actuales fronteras de Ucrania.


Leyendo interesantes artículos y libros disponibles en Internet,  todos ellos escritos antes de que estallara el actual conflicto de Ucrania, se pueden llegar a interesantes conclusiones con respecto al nacionalismo ucraniano. Veamos:

Uno. El verdadero origen de Ucrania se halla en las regiones de Galicia- Volynia.

Dos. El hecho decisivo que permitirá a Galicia- Volynia  entrar de lleno en la esfera de la civilización occidental (a diferencia de Vladimir Suzdal, germen de la actual Rusia) fue la invasión de esas regiones por parte de Polonia y Lituania en 1340, sobre todo Polonia, que más tarde se anexionará todo ese territorio en 1569 en virtud del tratado de Lublin. En 1596 se produce la unión de Brest, por la que Galicia- Volynia se convierte al catolicismo.

Tres. Muchos campesinos de Galicia- Volynia huyen a regiones surorientales y, junto con los cosacos, fundan un nuevo Estado independiente de Polonia: el Hetmanate, que supondrá la mayor parte del territorio de lo que hoy conocemos como Ucrania.


Hetmanate ucraniano en el momento de la unión con el Imperio Ruso,  con las actuales fronteras de Ucrania.

Cuatro. Acosado por Polonia, el Hetmanate pide ayuda y protección a Rusia, que termina aceptando. En 1654, ambas partes firman un acuerdo según el cual el Hetmanate se integrará en el Imperio Zarista, por lo que esa zona sufre la inevitable asimilación cultural y espiritual de Rusia. Todo ello mientras Galicia- Volynia continúa en manos de Polonia (Tratado de 1686).

Es decir, si no fuera por la ayuda de la odiada Rusia, seguramente ahora Ucrania no sería sino una parte más de Polonia.

Cinco. En 1848, al calor de las revoluciones nacionalistas que desintegrarían al Imperio Austro- Húngaro, algunos intelectuales de la región polaca de Galicia expresan su deseo formal de independizarse y formar una nueva nación: Ucrania.

Es decir, la conciencia del nacionalismo ucraniano no aparece hasta mediados del siglo XIX, y sólo lo hace en las mentes de algunos intelectuales de la región de Galicia.



Emblema de la República Popular de Ucrania Occidental, un proyecto efímero de los nacionalistas de Galicia que querían emanciparse de Polonia.

Seis. En 1918 se crea la efímera República Popular de Ucrania Occidental. Las ciudades y pueblos de esta amplia región rural, estaban habitados principalmente por polacos y judíos, mientras que el campo estaba habitado principalmente por ucranianos. Un problema importante para los ucranianos era que la mayor ciudad de la zona, Leópolis (también conocida como Lviv en ucraniano), también estaba principalmente habitada por polacos, y era considerada ancestralmente por Polonia una de sus más importantes ciudades. Poco después de proclamarse la independencia de la república del Imperio austrohúngaro, se produjo un levantamiento popular en la ciudad de Leópolis, mayoritariamente polaca —Polonia reclamaba la soberanía de toda Galitzia y la mayoría de la población urbana de la región era efectivamente polaca—. Pocas semanas después, la insurrección polaca de Leópolis recibió apoyo de Polonia. La noche del 21 de noviembre, los insurrectos polacos expulsaron por fin de la ciudad a las tropas ucranianas.


Cartel de 1920 en el que se lee: "Donbáss, el corazón de Rusia".


Siete. Después de consumada la Revolución Rusa, se declara la República Popular Ucraniana, a la que Lenin decidirá integrarle la región de Donbáss y la zona de la cuenca del Don que antigumente recibía el nombre de Novorussia.

Es decir, si hasta ahora Ucrania ha podido disponer para provecho propio de esta región minera es gracias al reparto administrativo de la Unión Soviética en época de Lenin (1920-1922)

Ocho. Justo después de la Revolución de Octubre de 1917, en el Segundo Congreso de los Soviets, se promulga la Declaración de los derechos de los Pueblos de Rusia, en la que se establece la anulación de todos y cada uno de los privilegios nacionales y nacional-religiosos, y las restricciones y el libre desarrollo de las minorías nacionales y los grupos étnicos que pueblan el territorio de Rusia.

En la década de 1920, la URSS inicia la campaña política denominada “korenización”, que es la sustitución de la lengua rusa por las lenguas nacionales locales en el ámbito de la administración, la enseñanza y la cultura. En la República Socialista Soviética de Ucrania esta campaña es conocida como la ucranianización.

A la ucranianización estuvieron todos los ámbitos de la vida pública, en particular el trabajo cotidiano de la administración, prensa, ciencia y enseñanza. A todos los obreros y empleados de empresas y establecimientos en general, fueron obligados a aprender el ucraniano bajo la amenaza de despido de su puesto de trabajo. Así por ejemplo, en julio de 1930, siendo presidente I. Stalin, el consejo de gobierno toma la decisión de procesar criminalmente a los dirigentes de las organizaciones que tienen reacción formal contra la ucranianización y que no facilitan los medios para ucranizar a los subordinados que dificulten la legislación vigente en el tema de la ucranianización.

Aunque la decisión del Comité Central del Partido Comunista de Ucrania, de 19 de abril de 1927 decide reconocer el especial significado de la lengua rusa, en el año 1930 quedan únicamente en Ucrania solo 3 periódicos en lengua rusa: en Odessa, Donetsk y Mariúpol. Además, en la tirada total de los periódicos en toda Ucrania, los de lengua rusa eran el 31,8%. En Odessa y Mariúpol fueron ucranizadas todas las escuelas secundarias.

Esta política tenía un amplio apoyo, y encontraba reticencias de parte de los obreros, ciudadanos y la administración. El investigador de los emigrados ucranianos Yuri Shvel afirma que: "La ucranización se apoyaba, en realidad, únicamente en la intelectualidad ucraniana de orientación comunista, la clase dirigente de la sociedad. Los obreros y la clase media fueron indiferentes en el mejor de los casos. No se ha conservado noticia alguna de ningún entusiasmo en el campesinado."

Es decir,  la ayuda que los "subhumanos" rusos han prestado a Ucrania no sólo se puede apreciar en el ámbito territorial, sino también en el cultural, fomentando que el idioma ucraniano permanezca intacto hasta nuestros días.

Nueve. Durante la Segunda Guerra Mundial, la unión soviética de Stalin invade la región de Galicia y, un año después de terminada la guerra, logra anexionársela a su territorio.

Es decir, gracias de nuevo a los odiados "Moscovitas", las regiones de Galicia- Volynia y las del resto del actual Ucrania (el Hetmanate y Novorossia) se reunían bajo la misma entidad política, un hecho que, quiérase o no, facilitará su recíproca unión y posterior independencia con respecto a la URSS en 1991.



El líder soviético Nikita Khrushchev transfirió Crimea a Ucrania


Diez
. En febrero de 1954, el líder de la Unión Soviética Nikita Kruschev regaló la región de Crimea a Ucrania, sin sospechar que pocas décadas después la URSS se desinegraría y Ucrania se convertiría en un país independiente.

Todos estos hechos históricos nos revelan el profundo desagradecimiento que los actuales nacionalistas ucranianos, portavoces de un país artificial, profesan  hacia otro país, Rusia, sin cuya ayuda muy probablemente ahora ellos ni siquiera existirían.



Más información en:

pendientedemigracion.ucm.es/info/unisci/revistas/Granados14.pdf

http://es.wikipedia.org/wiki/República_Popular_Ucraniana

https://adversariometapolitico.wordpress.com/2014/06/02/leonid-savin-sobre-el-nacionalismo-del-donbass/

http://es.wikipedia.org/wiki/Idioma_ruso_en_Ucrania

DEDICADO A TODOS LOS QUE SIGUEN DICIENDO QUE LOS BANDERISTAS UCRANIANOS NO SON NAZIS

He estado buscando en Youtube marchas con antorchas que se celebren en Europa, con un estilo similar al que exhiben los Banderistas de Ucrania... Y exceptuando las de motivación religiosa (procesiones en Semana Santa, por ejemplo), los únicos resultados que he obtenido han sido los siguientes... Juzguen ustedes mismos:





Pero no se preocupen, no tiene sentido comparar estas marchas con las de los Banderistas de Ucrania... Cualquier paralelismo en lo ideológico que podamos establecer entre ellas es pura especulación... Juas, juas. Repitamos todos: "En Ucrania no hay Nazis..."