2 ene. 2015

EL INCREÍBLE DOBLE RASERO DE LOS MEDIOS CON RESPECTO AL FASCISMO EN UCRANIA

El doble rasero que los medios de comunicación europeos y españoles exhiben con respecto al auge del Nazismo en Ucrania llega a cotas bochornosamente grotescas. Por ponerles un ejemplo, observen la repercusión mediática que ha tenido la marcha convocada ayer 1 de enero por los extremistas Neonazis de Ucrania (sobre todo Svoboda y Sector Derecho, la cual culminó en un lugar tan simbólico como la Plaza Maidán, donde hace justo un año ellos fueron los protagonistas de un Golpe de Estado) y compárenla con la que mostraron hace apenas un mes al hilo de las manifestaciones en Alemania convocadas por Pegida. En esta última, periódicos como "El País" o "El Mundo" no dudaron en tildarla de "tendencia muy peligrosa", advirtiendo que semejante movimiento social supone un "inquietante auge de la xenofobia",  o incluso asegurando que "Los Neonazis toman las calles de Alemania".




Y no es que yo quiera contradecir las conlusiones negativas a las llegan nuestros medios con respecto a este tema... Pero por muy peligrosos que sean los de Pegida y sus seguidores (peligrosos sobre todo para los intereses de la UE), nada comparable a cuando quienes se echan a la calle son los Neonazis pro-europeos de Ucrania  (la mayoría de ellos exhibiendo su ideología de manera mucho más directa y concreta, portando antorchas, cruces celtas y coreando slóganes xenófobos tales como "¡Rusos a los cuchillos!" "¡Muerte al enemigo!" o "¡Ucrania para los ucranianos!", o consignas que se remontan nada menos que al III Reich)... Pero en escandaloso contraste, aquí lo que reina en la inmensa mayoría de nuestros periodistas, a excepción de RT y otros medios alternativos y minoritarios, es el más absoluto de los silencios. Un silencio que, al calor de un conflicto que ya se ha cobrado la vida de más de 4000 personas inocentes, resulta tan cómplice como criminal.

El día de mañana, nuestros hijos serán testigos de cómo estos rastreros periodistas se negaban a mostrar al mundo la realidad del Nazismo en Ucrania, mientras nos bombardeaban con los fantasmas de Pegida, Putin y otros Fakes que sólo sirven para distraer la  atención de un conflicto, el de Ucrania, del cual ellos también son directamente responsables.




https://www.youtube.com/watch?v=-LzQWs4L1M8


VIDEOS, FOTOS: AGREDEN A PERIODISTAS RUSOS DURANTE UNA MARCHA DE ULTRADERECHISTAS EN KIEV




Los partidos ucranianos radicales nacionalistas Svoboda y Sector Derecho han convocado a sus seguidores a organizar concentraciones con motivo del cumpleaños de Stepán Bandera, el fundador del nacionalismo ucraniano, algunos de cuyos partidarios fueron aliados de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.
De acuerdo con la agencia Unian, ambos partidos han instado a unas 10.000 personas a participar en las movilizaciones en el centro de Kiev dedicadas al 106 cumpleaños del nacionalista y cómplice de los nazis Stepán Bandera. Los partidos han organizado unaprocesión de antorchas en las calles de la capital ucraniana que terminará con una asamblea popular. 



Se informa que la corresponsal Zhanna Karpenko, del canal informativo ruso LifeNews, y su operador fueron agredidos durante la marcha de los partidos ucranianos radicales nacionalistas Svoboda y Sector Derecho en Kiev. Alguien empujó a Karpenko, ella cayó y se golpeó la cabeza.

                                   .

                                   .

Svoboda planea concluir su marcha en la plaza de la Independencia, más conocida comoMaidán, lugar emblemático de la revuelta del invierno de 2014. Precisamente allí los partidarios de estas formaciones nacionalistas se destacaron por sus actos violentos. La Policía ha desplegado a 300 agentes para mantener el orden. Además, ha instado a los participantes en la manifestación a comportarse de manera civilizada.


.Reuters / Valentyn Ogirenko
.Reuters / Valentyn Ogirenko
.Reuters / Valentyn Ogirenko
.
Reuters / Valentyn Ogirenko


Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/162032-partidos-radicales-marcha-ucrania





VIEJOS HÉROES, ¿NUEVA UCRANIA?

“Hegel dice en alguna parte que todos los grandes hechos y personajes de la historia universal aparecen, como si dijéramos, dos veces. Pero se olvidó de agregar: una vez como tragedia y la otra como farsa.” 

Karl Marx, El dieciocho brumario de Napoleón Bonaparte

Ante una Rada que se resistió a aceptar la demanda, la nueva ola del nacionalismo ucraniano más radical exigió el pasado 14 de octubre de 2014 la declaración de héroes de la Guerra Patriótica ucraniana a favor los miembros de la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) y de su rama militar, la UPA. La máxima expresión política del nacionalismo ucraniano que se articula bajo estas siglas, hoy reivindicadas por los revolucionarios de la extrema derecha ucraniana, es la proclamación el 30 de junio de 1941 de la restauración del Estado ucraniano.



La proclamación de la restauración del Estado ucraniano

Aunque se encontraría rápidamente con la oposición de Hitler a su proyecto, la proclamación de la restauración del Estado ucraniano en1941 es fruto de la colaboración de la OUN con la Alemania nazi.

Aprovechando el avance nazi y la retirada del ejército soviético, en junio de 1941, la OUN de Bandera asigna en la Cracovia ocupada una tarea a la fuerza ejecutiva especial liderada por Yaroslav Stetsko, vicepresidente de la  organización. El objetivo es, siguiendo los avances de la Wehrmacht, llegar a Lviv y restaurar el Estado ucraniano. El 30 de junio de 1941 el Ejército Rojo rinde la ciudad a los nazis, una circunstancia que aprovechan los nacionalistas ucranianos que se extienden por la región de Lviv junto al ejército alemán.

En la noche de ese 30 de junio, Stetsko proclama en la sede de la Sociedad Prosvita de Lviv la restauración del Estado ucraniano. Aunque su presencia no implica un asentimiento directo, acompañan a Stestsko en el acto de proclamación dos oficiales de la Abwehr, la inteligencia alemana, entre ellos Hans Koch. Según algunas fuentes, habrían leído un saludo del ejército alemán dirigido a los ucranianos.
slava

Acta de proclamación del Estado independiente ucraniano, Lviv, 30 de junio de 1941

Gobierno Ucraniano, 1/41

Asamblea Nacional de los Ucranianos

Yaroslav Stetsko, Vice líder de la OUN, proclama después de 23 años de cautiverio el acta del Estado ucraniano

Por voluntad del pueblo de Ucrania, la Organización de Nacionalistas Ucranianos, liderada por Stepan Bandera, proclama la restauración del Estado ucraniano por el que se han sacrificado generaciones enteras de los mejores hijos de Ucrania.

La Organización de Nacionalistas Ucranianos, que bajo el liderazgo de su fundador y líder Yevhen Konovalets ha emprendido en las últimas décadas de esclavitud Moscovita-bolchevique una persistente batalla por la libertad nacional revolucionaria ucraniana, llama a todo el pueblo de Ucrania a no deponer las armas hasta que todas las tierras de Ucrania estén unida bajo un Gobierno Soberano de Ucrania.

Las autoridades soberanas de Ucrania garantizarán al pueblo de Ucrania orden y prosperidad, el pleno desarrollo de todas sus fuerzas y la satisfacción de todas sus necesidades.

En las tierras occidentales de Ucrania se establece un Gobierno ucraniano que queda subordinado al Gobierno Nacional de Ucrania que se establecerá en la capital de Ucrania – Kiev de conformidad con la voluntad del pueblo ucraniano.

El Estado ucraniano trabajará en estrecha colaboración con la Gran Alemania Nacional-Socialista que, bajo el liderazgo de su líder Adolf Hitler, está estableciendo un nuevo orden en Europa y el mundo y está ayudando al pueblo de Ucrania a liberarse de la ocupación Moscovita.

El Ejército Revolucionario Nacional Ucraniano, que se formará en las tierras de Ucrania, seguirá luchando con el Ejército Alemán contra la ocupación de Moscú, por un Estado soberano y unido y un nuevo orden en el mundo entero.

¡Viva el Estado Soberano de Ucrania! ¡Viva la Organización de Nacionalistas Ucranianos! ¡Viva el líder de la Organización de Nacionalistas Ucranianos, Stepan Bandera!

¡GLORIA A UCRANIA! ¡GLORIA A LOS HÉROES!

Yaroslav Stetsko

Presidente de la Asamblea Nacional

El pogromo del 1 de julio de 1941 en Lviv, los asesinatos posteriores y el arresto de Stetsko y Bandera

Las autoridades alemanas demandan pronto a la OUN que retire la declaración de restauración del Estado ucraniano, petición a la que se niega Stetsko. Éste acepta sin embargo la detención honorable que le ofrecen los nazis. El día 9 de julio de 1941 Stetsko es arrestado y trasladado a Berlín. Es liberado el día 12 aunque con la orden de no abandonar la ciudad. En las semanas posteriores redacta las llamadas zhyttiepys, un documento de seis páginas que resume su biografía y sus ideas políticas.
El 12 de septiembre de 1941, en una reunión con Hans Koch, Bandera, Stetsko y Stakhiv vuelven a rechazar la retirada de la proclamación. Esta negativa da lugar a una ola de detenciones contra miembros de la OUN-B en Ucrania y Alemania. Stetsko acaba entre enero de 1942 y septiembre de 1944 en el campo de Sachsenhausen. Liberado en 1994, en un momento en el que la Alemania nazi necesita recuperar el apoyo de todos sus aliados potenciales, queda libre bajo supervisión policial en Alemania. Tras la guerra se afincará en Múnich, en la Baviera que Franz Josef Strauss acabaría controlando durante décadas.
guetoAntes del traslado de Stetsko a Berlín, se desata en Lviv una serie de actuaciones contra su población judía. En una nota que acompaña a una carta a Stepan Bandera, a finales de junio de 1941, Stetsko ya hacía referencia a la milicia que la OUN pretende organizar. Su tarea se centrará en eliminar a los judíos que representan un riesgo para la población local. Señalando que se sienten condenados ante el avance alemán, Stetsko acusa a los judíos de buscar venganza contra una población ucraniana abierta a ayudar a los alemanes. Unos días antes de la proclamación de su Estado, Stetsko ya adelanta que la nueva milicia ayudará al Alto Mando de la Wehrmacht, liquidando a los judíos que alteran el orden.

Espoleado por el asesinato en masa de cientos de prisioneros nacionalistas por el NKVD, antes del abandono de Lviv por el ejército soviético, el movimiento antijudío se desata en Lviv en los días siguientes a la llegada de la Wehrmacht y de la OUN. La población judía, percibida por la OUN como un apoyo al régimen Moscovita-Bolchevique, es objeto de represalias.

Entre el 30 de junio y el 2 de julio de 1941, miles, o al menos centenares, de judíos mueren a manos del nuevo poder en Lviv. En su obra, The Lviv Pogrom of 1941: The Germans, Ukrainian Nationalists, and the Carnival Crowd, John-Paul Himka sostiene que los alemanes crearon las condiciones para el estallido del pogromo, animando a la población y  disparando en masa a la población judía, tanto durante como después del pogromo del 1 de julio.

La OUN, vinculada al gobierno de un Stetsko al que Himka define como vehemente antisemita, se encarga por su parte de difundir por Lviv pasquines que animan a la limpieza étnica. Uno de ellos proclama: “¡Pueblo! ¡Sabed! ¡Moscú, Polonia, los Húngaros, los Judíos son vuestros enemigos! ¡Destruidlos!”.

La milicia nacionalista asume el liderazgo en el pogromo, encargándose de arrestar a los judíos. También está presente en su ejecución. Los días posteriores al pogromo del 1 de julio, la milicia del gobierno de Stestsko sigue colaborando estrechamente con el Einsatzgruppe C para la detención de judíos de cara a su ejecución. En su diario, el soldado alemán Felix Landau señala en, una nota escrita el 3 de julio, su participación en la ejecución de 500 hombres indefensos.

Según Himka, el antisemitismo de la OUN facilitó la participación en la violencia anti-judía pero considera que no fue un factor independiente en la decisión de llevar a cabo el pogromo. Según su tesis, la OUN cooperó en estas acciones antijudías para ganarse el favor de los alemanes, con la esperanza de reconocimiento de un Estado ucraniano.

Himka señala también a la multitud urbana de Lviv, compuesta por polacos y ucranianos, como participantes directos en las acciones antijudías. Esta población aprovechó la situación política en una secuencia de acciones desinhibidas de robo, asalto sexual, palizas y asesinatos.

Como señala en sus Zhyttiepys, en ese trágico periodo de la historia de Lviv, Stetsko trató de mantener la colaboración más cercana posible con las autoridades militares alemanas, asistiéndolas en todos los aspectos relativos a la organización de la vida cotidiana en Lviv y su área. Su responsable de Seguridad en el gobierno restaurado de Ucrania era Mykola Lebed.

El compromiso nazi/fascista de Stetsko

Nacido en 1912, en 1933 Yaroslav Stetsko ya había alcanzado un papel esencial en la definición de la línea ideológica de la OUN. Stetsko sostenía por entonces que la esperada revolución ucraniana constituiría la etapa final de la revolución mundial que se había iniciado con la victoria del Fascismo italiano y del Nacional-Socialismo alemán. El nacionalismo ucraniano culminaría el camino emprendido en Italia y Alemania, provocando la caída de Rusia, un acontecimiento llamado a abrir un nuevo capítulo en la historia de Europa oriental.

En la visión política de Stetsko, en una línea muy similar al discurso falangista en España, la apuesta por la organización nazi-fascista del Estado se contraponía al modelo de la democracia liberal, un sistema que considerada controlado por la masonería y el judaísmo. En un borrador de artículo escrito a finales de los años 30, el líder ucraniano presentaba la democracia como una corrupción de la moral, un engaño y un sistema desmoralizador y a sus gobiernos sometidos a la burguesía financiera, la masonería y a una camarilla de criminales internacionales liderados por judíos. En sus zhyttiepys muestra su oposición no sólo al marxismo, un producto de la mente judía, sino también a la democracia, defendiendo un sistema autoritario de partido único en Ucrania.

El compromiso de Stetsko con el proyecto nazi-fascista se mantuvo después del conflicto posterior a la declaración de restauración del Estado ucraniano. Tras su arresto en Berlín, Stetsko todavía siguió insistiendo al gobierno alemán en la necesidad de cooperar con el nacionalismo ucraniano. En este sentido, en sus zhyttiepys asegura que la Ucrania soberana seguiría aportando apoyo militar y económico a Alemania, considerando al mismo tiempo que la reconstrucción de una Ucrania soberana y unida sólo será posible con la victoria de Alemania.


Es significativo que Stetsko presente, en este contexto, al futuro ejército nacional ucraniano como el frente que defenderá la seguridad de Alemania contra la invasión de Moscú. Consolidada por esta vía la seguridad de su frontera oriental, Alemania podrá entonces ocuparse en imponer el orden a los pueblos que, a diferencia de Ucrania, se muestran hostiles al Estado alemán.

A partir de mediados de los años 40, la simpatía por el modelo nazi-fascista se hace realidad en España, abriéndose un periodo de colaboración de la OUN, y de otras ramas de la extrema derecha ucraniana, con las instituciones del Estado franquista en España. Stetsko llega incluso a hacerse con el control de las emisiones de Radio Nacional dirigidas a Ucrania. Con anterioridad, durante su periodo en Génova, en torno a 1939, Stetsko también colabora con las autoridades fascistas italianas.

El antisemitismo teórico y práctico de Stetsko
Como señalan algunos autores, la ruptura de la OUN, tras el asesinato en mayo de 1938 de Yevhen Konovalets, favorece la profundización en el discurso antijudío de origen nazi y en la posterior radicalización de los motivos antijudíos en el movimiento nacionalista ucraniano. La OUN de Bandera asumiría con claridad esta nueva línea.
Stetsko participa desde muy pronto en esta corriente de antisemitismo. Como editor a finales de los años 30 del periódico de la OUN Na sluzhbi natsiyi (Al servicio de la nación), Stetsko publica en ese periodo diversos artículos con alta carga antisemita. En mayo de 1939, usando el seudónimo de Zynovy Karbovych, publica ‘Nosotros y los judíos’. En ese texto presenta a los judíos como nómadas y parásitos, una nación de “estafadores, materialistas y egoístas”, carente de heroísmo y de cualquier idea que podría merecer el sacrificio. Puesto que sólo encuentran interés en el beneficio personal y placer en la satisfacción de los instintos más bajos, no puede esperarse de ello sino la corrupción de la cultura heroica de las naciones guerreras. Según Stetsko, los ucranianos fueron los primeros en Europa en comprender el trabajo corruptor de los judíos. Habiendo sabido apartarse de ellos desde hacía siglos, los ucranianos habían conseguido retener la pureza de su espiritualidad y de su cultura.

Aunque en sus zhyttiepys Stetsko presenta a Moscú como el enemigo principal y decisivo, menciona también  el papel hostil y perjudicial de los judíos que colaboran con Moscú para esclavizar a Ucrania. Apoya, por ello, la destrucción de los judíos y la conveniencia de importar los métodos alemanes de exterminio, oponiéndose a alternativas orientadas a la asimilación.

Un estado libre de judíos y de otras minorías era, en todo caso, un importante objetivo para la OUN.

Postguerra, revisionismo y el odio al Moscovita

El revisionismo histórico sostiene que los nacionalistas ucranianos, incluidos los de la OUN, no constituían un grupo con voluntad de eliminación de las minorías y que sólo reforzaron sus lazos con la Alemania nazi al no contar con el apoyo que habían requerido previamente a Inglaterra y Estados Unidos. Como señalan sus actuales defensores, se habrían levantado en armas para defender la libertad de Ucrania tanto frente a la URSS como frente a la Alemania nazi.

Lo cierto, sin embargo, es que hasta que la OUN no percibió como inevitable la caída de Hitler, este grupo participó tanto de la ideología nazi-fascista como de sus métodos. Su final oposición al nazismo no se asociaba a tanto a se opusieran al orden impulsado por los nazis sino porque ese orden no apostara de forma decidida por la Ucrania independiente que deseaban. Por esa razón, la oposición a la Alemania nazi sólo empezó a materializarse, en los pronunciamientos políticos de la OUN, cuando ésta empezó a aparecer como perdedora.

Los cambios en la ideología OUN se relacionan de hecho con el progresivo proceso de adaptación al cambio en la dirección de la guerra y a la evidencia de la posición pro-polaca y pro-judía de los países aliados de Occidente. En 1943, en su Tercera Gran Asamblea Extraordinaria, la OUN proclama su oposición tanto al nazismo como al Bolchevismo, silencia su retórica antijudía y llama a una alianza de naciones cautivas contra el imperialismo alemán y soviético, recogiendo en paralelo una serie de principios socialdemócratas. En este periodo se inician, en paralelo, las actuaciones para encubrir los crímenes cometidos durante la ocupación alemana, acusando de ellos a polacos y alemanes.
En su proceso de adaptación a la nueva realidad dominada por Estados Unidos y el Reino Unido, la OUN revisó la presentación formal de su ideología, centrada ante todo en la consolidación de una Ucrania libre y unida, soberana en su propia tierra. Pero esto no impidió su colaboración y apoyo, principalmente a iniciativa de Stetsko, a los regímenes de derecha más dictatoriales y autoritarios, desde el Paraguay de Stroessner al corrupto Vietnam del Sur, pasando por la España de Franco. La idea nacional orgánica de una Ucrania cristiana con su anhelo por la libertad, la verdad y la justicia empalmaba claramente con la línea oficial del régimen franquista.

El compromiso de Stetsko con las distintas formulaciones autoritarias o dictatoriales de raíz anticomunista se consolidaría con su liderazgo en el Bloque Antibolchevique de Naciones (ABN) y en sus relaciones con las distintas organizaciones internacionales orientadas a coordinar el movimiento anticomunista, en particular la APACL asiática y la WACL. En su radical oposición a la URSS, Stetsko llegaría a apoyar cualquier tipo de Estado y organización anticomunista.

Tampoco cambió la actitud hacia las minorías opuestas al proyecto de la nueva Ucrania. Lo que se había iniciado con la estrategia de liquidación de judíos, polacos y otras minorías acabaría sin embargo por concentrarse en los llamados Moscovitas. Se trata de un término que, al mismo tiempo que permite reconciliarse con la población de origen ruso que se mantiene leal a la Ucrania banderista, centra las iras en la parte de esa población que se considera portadora de los objetivos del imperialismo ruso.

Nota: El contenido de los zhyttiepys de Stetsko pueden consultarse en diversos idiomas, en particular en inglés, en la obra de Karel C. Berkhoff y Marco Carynnyk, The Organization of Ukrainian Nationalistand ItAttitude toward Germanand Jews: Iaroslav Stetskos  1941 ZhyttiepysHarvard Ukrainian StudiesDec 1999; 23, 3/4; Research Library

Fuente: http://slavyangrad.es/2014/10/23/viejos-heroes-nueva-ucrania/

NACIONALISMO Y FASCISMO EN UCRANIA: UNA PERSPECTIVA HISTÓRICA

Stetsko meeting with Vice President Bush in 1983Los crímenes de las organizaciones fascistas ucranianas que colaboraron con los Nazis durante la Segunda Guerra Mundial son ya de sobra conocidas. Pero la trayectoria del Ejército Insurgente Ucraniano o la Organización de Ucranianos Nacionalistas no termina con el final de la guerra, sino que pasa a una fase distinta en la que se convierte en un instrumento político en la lucha entre los dos bloques dominantes.
A continuación, la parte que corresponde a la Guerra Fría de un extenso artículo de Konrad Kreft y Clara Weiss para World Socialist Website que pone en contexto la aparición y evolución de estas organizaciones fascistas ucranianas en relación al momento histórico.

Los fascistas ucranianos en la Guerra Fría

Traducción de Nahia Sanzo
Inmediatamente después del final de la Segunda Guerra Mundial, el ejército y el servicio secreto de Estados Unidos comenzaron a reclutar nazis de alto rango y colaboradores para la lucha ideológica, política y militar contra la Unión Soviética. Fascistas y criminales de guerra directamente involucrados en el Holocausto y en el asesinato de millones de civiles soviéticos participaron en actividades encubiertas de las agencias de inteligencia estadounidenses o trabajaron para medios de propaganda estadounidense como Radio Free Europe.
 Reinhard Gehlen
Reinhard Gehlen
Según Harry Rositzke, responsable de las operaciones secretas de la CIA dentro de la Unión Soviética, “cualquier cabrón” era bueno “mientras sea anticomunista”. La red construida por la CIA en los años 40 y 50 en Europa del Este y la Unión Soviética se basaba fundamentalmente en agentes que habían colaborado con los nazis.
Reinhard Gehlen, que había dirigido el servicio de inteligencia militar de Hitler en el frente del Este y después se había convertido en el primer presidente de la Agencia Federal de Inteligencia de Alemania del Este (BND), responsable de las operaciones de inteligencia en el extranjero, tuvo un papel decisivo. Trabajó para Washington desde 1946, donde sacó partido de sus contactos entre los colaboradores ucranianos, el ejército antisoviético ruso del General Vlasov y otras redes nazis.
El primer proyecto a gran escala de la CIA para desestabilizar la Unión Soviético incluía la intervención en la guerra civil ucraniana. El antecesor de la CIA, el OSS, junto con el Servicio Secreto Británico (SIS), ya había suministrado material y logística para guerra encubierta que libraban el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA9 y la Organización de Ucranianos Nacionalistas (OUN) antes incluso del final de la guerra mundial. Esta ayuda incluyó, no solo entrenamiento militar, sino también el envío de agentes a territorio polaco y soviético. La guerra de guerrillas ucraniana se convirtió en el modelo para operaciones similares que la CIA promovería durante toda la Guerra Fría.
Mykola Lebed
Mykola Lebed
El enlace de la UPA más importante para la CIA fue Mykola Lebed, a quien la inteligencia militar estadounidense había descrito en 1946 como “un conocido sádico y colaboracionista de los alemanes”. En 1949, la CIA patrocinó su entrada en Estados Unidos y tapó sus crímenes de guerra. Desde el exilio encabezó OUN-Z, un brazo separado de la OUN de Bandera, financiada por Estados Unidos. Su tarea era proporcionar contacto entre Estados Unidos y los soldados de UPA.
A partir de 1953, Lebed participó en la dirección de editorial Prolog, financiada por la CIA, que se dedicaba a promover literatura nacionalista, anticomunista y revisionista. Entre 1945 y 1975, Prolog publicó desde Múnich material en el que se mostraba a los fascistas ucranianos como luchadores por la libertad y contra el comunismo, negando los crímenes o tapando su participación en ellos.
A partir de 1943, UPA se centró en crear el mito de los “luchadores por la libertad y la democracia” para que Estados Unidos pudiera así justificar su alianza. La mentira estándar dice: OUN/UPA lucharon por la democracia tanto contra los nazis como contra los comunistas.
El historiador sueco Per Anders Rudling escribe sobre la diáspora fascista ucraniana: “la línea entre la investigación académica  la política de la diáspora era borrosa, ya que los académicos combinaban propaganda y activismo con su trabajo escolar. Él círculo de Lebed nunca condenó los crímenes y los asesinatos masivos de la OUN y ni siquiera admitió que estos hubieran ocurrido. Al contrario, hizo de la negación, ofuscación y encubrimiento de los crímenes de guerra de OUN/UPA el aspecto central de sus actividades intelectuales”.
Durante años, “la vía principal del contrabando” de literatura producida por los servicios secretos occidentales “hacia la Unión Soviética era a través de Polonia y Checoslovaquia.
Cuando Zbigniew Brzezinski, nacido en Polonia, se convirtió en asesor de seguridad nacional de la administración del presidente Jimmy Carter, Estados Unidos aumentó la financiación de la propaganda ucraniana antisoviética. Además de literatura y emisiones de radio, se empezó a producir también material audiovisual.
Durante la presidencia de Reagan, se intensificó el uso de la cuestión de las nacionalidades dentro de la estrategia para desestabilizar a la Unión Soviética. La CIA produjo material dirigido a diferentes grupos étnicos en la Unión Soviética y trataba de fomentar las tendencias nacionalistas y separatistas. En 1983, el presidente Reagan recibió al líder de la OUN-B y criminal de guerra Yaroslav Stetsko en la Casa Blanca y afirmó: “Vuestra lucha es nuestra lucha. Vuestro sueño es nuestro sueño”.
Según el historiador Taras Kuzio, especializado en el nacionalismo ucraniano, Prolog llegó a producir propaganda por un valor de 3,5 millones de dólares en la Unión Soviética gracias al apoyo económico estadounidense. Estas publicaciones pagadas y el uso de nuevas tecnologías, según Kuzio, “tuvieron un gran impacto a la hora de soportar y aumentar las actividades contrarias al régimen y de los grupos de oposición a finales de los 80 y fueron el empujón definitivo hacia la independencia de Ucrania”.
En Alemania Occidental, y en otros países en los que numerosos antiguos agentes nazis seguían en activo, el BND apoyó a los nacionalistas exiliados en sus actividades contra la Unión Soviética. En Múnich, donde se encontraba la sede del BND, se estableció después de la guerra un centro de la emigración ucraniana que distribuía propaganda. Bandera y Stetsko, los dos líderes más importantes de la OUN-B, vivieron allí bajo nombres falsos. En octubre de 1959, un agente de la KGB descubrió y asesinó a Bandera en Múnich. Stetsko, líder en el exilio de la OUN-B, vivió en Múnich hasta su muerte en 1986.
Durante años, muchos académicos han encubierto la cooperación entre Occidente y los fascistas ucranianos. En los años 50, se publicó un buen número de libros sobre la Segunda Guerra Mundial en los que se ocultaba el papel de los colaboracionistas en Ucrania y en Europa del Este y en los que se les glorificaba. La prensa también guardó silencio.
En su libro de 1988 Blowback: America‘s Recruitment of Nazis and Its Effects on the Cold War,  el periodista estadounidense Christopher Simpson, que reveló la red encubierta de antiguos nazis al servicio de la CIA escribió:
“Hasta hace poco tiempo, se podía contar con la prensa estadounidense para mantener un discreto silencio sobre los líderes exiliados con pasado nazi al servicio de la CIA. Según los documentos desclasificados obtenidos a través del Freedom of Information Act, numeras organizaciones de prensa de este país, en ocasiones trabajando en conexión directa con la CIA, fueron básicas a la hora de promover los mitos de la Guerra Fría y convertir a ciertos exiliados que habían colaborado con los nazis durante la Segunda Guerra Mundial en luchadores por la libertad y héroes de la renovada lucha contra el comunismo”.
La actual propaganda para glorificar a los fascistas ucranianos como modelo democrático deriva directamente de esta tradición.

Fuente: http://slavyangrad.es/2014/10/19/nacionalismo-y-fascismo-en-ucrania-una-perspectiva-historica/

"LA MARCHA DE LOS HÉROES"

upav1

Atrocidades banderistas. Orgullosos de su crueldad


PreámbuloOrganizada por las organizaciones sociales y políticas nacionalistas Asamblea Social-Nacionalista y “Patriotas de Ucrania”, se ha celebrado esta semana en Odessa la “Marcha de los Héroes”, una procesión a la luz de las antorchas en la que participaron también soldados del Batallón Azov, de vuelta de la zona de la llamada “operación antiterrorista” debido a la rotación de tropas. El Batallón Azov está formado por activistas de la Asamblea Social-Nacionalista y según los organizadores de la marcha “inicialmente estaba considerado como un batallón del Sector Derecho”. Miembros del Sector Derecho, como ultras del equipo de fútbol, y otros “jóvenes patriotas” también tomaron parte en una marcha que amenazaba con convertirse en el principal evento ocurrido en la ciudad en las últimas fechas.
También se produjeron sendas marchas de los héroes en Kiev y Kharkov, aún no está claro con qué consecuencias para los residentes de esas ciudades. Estas consecuencias se verán más adelante, pero el hecho de que se hayan celebrado, así como el aniversario de la formación del Ejército Insurgente Ucraniano , da una oportunidad para recordar algunos de los “actos heroicos” grabados en la historia de este ejército.
Artículo original de Voennoe Obozrenie
Traducción de Nahia Sanzo

El 14 de octubre, para conmemorar el aniversario de la fundación del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), algunos de sus miembros decidieron hacer un regalo exótico a su general: cinco cabezas recientemente cortadas a polacos. El general se mostró ciertamente conmovido tanto con el regalo en sí como por la creatividad de sus subordinados. Este entusiasmo asombró incluso a los alemanes. El Comisionado General del distrito de Volhinya, Obergruppenführer Schenne, rogó al obispo Polikarp Sikorsky que refrenara a su congregación: “los bandidos nacionalistas atacan a polacos desarmados e indefensos. Según los cálculos más recientes, al menos 15.000 polacos han sido masacrados. El asentamiento de Yanova Dolina ha dejado de existir”.
En los registros de la División “Galychyna” de las SS puede leerse: “20 de marzo de 1940. Nos han notificado de cierto insurgente ucraniano, inicialmente en Volhinya, pero que se rumorea que está ahora en Galicia, que hace alarde de que, armado solo con cuerdas, ha estrangulado él solo a 300 polacos. Es considerado un héroe”.
Polonia ha publicado docenas de tomos en los que se describen hechos similares de este genocidio. Ninguno de ellos ha sido refutado por los banderistas. Hay historias similares sobre la Armia Krajowa (el Ejército Local, fuerzas de resistencia polaca) que podrían llenar libros enteros. Se han planteado serias dudas sobre estas últimas alegaciones que los nacionalistas ucranianos siempre han utilizado para exculpar los crímenes del UPA-OUN.
Hay que reconocer al bando polaco que se haya molestado en recoger con mucho cuidado los datos de todo acto de compasión demostrado por los hombres y mujeres ucranianos. Para citar solo un ejemplo: en el pueblo de Virka región de Kostopolsky), la señora Francisca Dziekanska llevaba en brazos a su hija de cinco años, Jadzia, cuando fue mortalmente herida por una bala banderista. La misma bala que mató a la madre hirió también a la niña en la pierna. La niña permaneció durante diez días junto al cuerpo de su madre y sobrevivió comiendo grano. Finalmente, un profesor ucraniano la rescató. El hombre sabía a ciencia cierta cuál podía ser el precio de ese acto de generosidad hacia los extranjeros. En esa misma zona, los banderistas habían asesinado a dos niños ucranianos simplemente porque habían sido adoptados por una familia polaca. Agarraron por las piernas a Stasik Pavlyuk, de tres años, y golpearon su cabeza contra la pared.
Cualquier ucraniano que no mostrara su odio a los liberadores soviéticos corría el riesgo de encontrar ese mismo final. Ivan Revenyuk, alias Gordiy, miembro de la Organización de Ucranianos Nacionalistas (OUN, liderada por Stepan Bandera) testificaría más adelante: “Una noche trajeron a una chica de unos 17 años, o quizá menos, una chica normal del pueblo de Khmyzovo. La acusaban de haber asistido a fiestas junto con otras chicas cuando el Ejército Rojo estaba destinado en el pueblo. El miliciano Kubik (comandante del batallón Tury de la OUN) pidió permiso para interrogarla personalmente. Exigió que confesara haberse relacionado con los soldados enemigos. La chica juró por Dios y por todos los santos que no había ocurrido nada inapropiado. Él le contestó con una sonrisa: “vamos a ver”, mientras afilaba una estaca con un cuchillo. Después la empaló clavando la estaca en sus genitales.
Una noche bandidos atacaron al pueblo de Lozovoye, de población de etnia ucraniana, y asesinaron a más de 200 de sus habitantes en menos de dos horas. En casa de la familia Dyagun, los banderistas apuñalaron a tres niños. Al pequeño, Vladislav, de cuatro años, le cortaron las piernas. En casa de la familia Makukha, los asesinos encontraron dos niños: Ivasik, de tres años, y Josif, de diez meses. El pequeño se despertó en mitad de la noche y sonrió al extraño que lo levantaba enseñando sus pequeños dientes de bebé. Ese carnicero sin compasión abrió la cabeza del niño con un cuchillo y después regresó a por su hermano, al que mató con un hacha.
Otra noche, los banderistas secuestraron a toda una familia en el pueblo de Volkovyia y los llevaron al bosque, donde los torturaron solo por placer. Cuando se dieron cuenta que la mujer estaba embarazada, le abrieron el vientre y arrancaron el bebé para reemplazarlo por un conejo vivo.
“Su brutalidad excedía incluso el sadismo de las SS alemanas. Torturaron a nuestra gente, a nuestros campesinos. ¿Acaso no sabemos cómo asesinaron a niños pequeños, golpeando sus cabezas contra las paredes y aplastando sus cerebros? Estos asesinos cometieron terribles atrocidades”, afirmaba Yaroslav Galan (escritor y periodista ucraniano que expuso los crímenes de los partidarios de Bandera y que fue asesinado en 1948 en su propia casa de Lvov. Se encontró su cuerpo cortado por un hacha).
Otros grupos ucranianos, como la facción Melnyk de la OUN (Andrey Meknyk, fundador de la OUN en los años 20, y que se oponía al nazismo y a la violencia, fue expulsado de la OUN por Bandera, la facción Bulba-Borowets (que se negó a participar en el genocidio polaco), el Gobierno de la República de Ucrania Occidental en el exilio, o la Organización Herman (conservadora y monárquica) con base en Canadá, han denunciado con dureza las atrocidades cometidas por los banderistas.
Aunque ya sea demasiado tarde para las víctimas, algunos de los participantes en estas atrocidades comienzan a arrepentirse de sus crímenes. En junio de 2004, una mujer mayor se acercó a los editores del periódico de Lugansk “Sovetskaya Luganschina” y, al entregarles un paquete, les explicó que cumplía con la última voluntad de una amiga recientemente fallecida. Su amiga, que había nacido en Volhynia y que había participado en las actividades de los banderistas, se había arrepentido de sus actos al final de su vida y decidió que su confesión supondría al menos un pequeño paso para pagar por sus pecados.
upav2“Yo, Nadezhda Timofeevna Vdovichenko, natal de Volhynia… Ruego el perdón póstumo para mí y para mi familia. Cuando lea esto yo ya no estaré (confió en que mi mejor amiga cumpla con su misión de entregar mi testimonio).
Éramos cinco hermanos en nuestra familia, todos nosotros ardientes banderistas: mi hermano Stepan, mis hermanas Anna, Olya, Nina y yo. Todos nos unimos a Bandera. Durante en día descansábamos en nuestras cabañas. Por la noche, conducíamos o caminábamos a pueblos de la zona. Teníamos órdenes de estrangular a cualquiera que albergara a rusos capturados, así como a esos rusos. Pero eso era tarea de los hombres. Las chicas solo ordenaban las ropas de la casa, los bienes, cuidábamos del ganado de quienes eran asesinados: matábamos a los animales, los despellejábamos, los preparábamos, los cocinábamos… Una vez, en una sola noche en Romanovo, estrangularon a 84 seres humanos. En realidad, estrangularon a los adultos y a los mayores. A los niños simplemente los cogían por las piernas y los golpeábamos contra la pared. Al terminar, nos íbamos. Nos sentíamos fatal por nuestros hombres: tenían tanto trabajo con esta tarea tan dura, que durante el día apenas podían recuperar las fuerzas para volver a matar la próxima noche. Algunos trataban de esconderse. Si no encontrábamos hombres, empezábamos con las mujeres.
En el pueblo de Verkhovka, la esposa de Tilimon Kovalchuk se negó a decirnos dónde estaba su marido. Ni siquiera quería abrir la puerta, ero la amenazamos y tuvo que dejarnos pasar. Le dijimos: “solo queremos hablar con tu marido, no vamos a haceros daño”. Dijo que estaba escondido en el pajar. Lo arrastramos fuera y le golpeamos hasta la muerte. Tenían dos niños, dos niños muy buenos: se llamaban Stepan y Olya, de doce y catorce años. La chica, simplemente la abrimos por la mitad. Eso nos libró de tener que matar a la madre, que murió de un infarto ahí mismo. Nos llevábamos a los hombres fuertes y sanos para nuestras filas: estrangular no es una tarea fácil. Dos hermanos de Verhkovka, Nicolay y Stepan, se negaron a estrangular a nadie y huyeron a su casa. Los condenamos a la pena de muerte. Cuando fuimos a su casa a por ellos, su padre dijo: “Si os vais a llevar a mis hijos, llevadme a mí también”. Nos llevamos a toda la familia. De camino, la hermana, Nadya, nos rogó que dejáramos ir a Nicolay. Nicolay le contestó: “Nadya, no te humilles. Bandera nunca ha mostrado clemencia a nadie”. Matamos a Nicolay, su padre, su madre y Nadya. Dejamos a Stepan y nos lo llevamos. Estuvo encarcelado dos semanas, en invierno, en una granja sin nada para calentarse, sin otra ropa que su ropa interior. Era golpeado con varas a diario. Queríamos que confesara dónde se escondían los demás miembros de la familia. Pero era fuerte y no les traicionó. La última tarde, después de que le pegáramos una vez  más, pidió ir a las letrinas. El guardia lo llevó, pero en medio de una tormenta de nieve, consiguió escabullirse y huir. La gente local, Petro, Rimarchuk, Zhabsky, Puch, nos dieron toda la información.
Nos informaron de que en Novoselki, en la región de Rivne, una chica se había unido a Komsomol (organización juvenil del Partido Comunista). Se llamaba Motrya. La llevamos a Verkhovka. Un hombre mayor, Zhabksy, le arrancó el corazón cuando todavía estaba viva, mientras cronometraba cuánto tiempo seguía latiendo una vez arrancado. Más tarde, después de que llegaran los rusos, sus hijos quisieron que se erigiera un monumento, alegando que había luchado por Ucrania.
Había una chica judía. Tenía un hijo pequeño y había escapado del gueto. La capturamos en una emboscada den el bosque y la matamos ahí mismo… Uno de nuestros chicos banderistas se hizo amigo de unas chicas polacas. Cuando se supo, le ordenaron que las matara. Obedeció ahogándolas en el río. La madre vino gritando, llorando, preguntando si alguien había visto a sus hijas desaparecidas. Le dije “no. Pero vamos juntas a buscarlas”. La llevé al mismo lugar en el que habían ahogado a sus hijas y la empujé a la corriente. Teníamos órdenes de matar a todos los judíos, polacos, rusos, cualquier prisionero de guerra que hubiera escapado y quienes les hubieran ayudado. Había que matarlos a todos sin clemencia. Fuimos tras la familia Severin y los estrangulamos a todos. Pero su hija no estaba allí, vivía con su marido en otro pueblo. Cuando volvió y se encontró a sus padres muertos, comenzó a desenterrar todos los bienes que la familia había escondido. Los banderistas aparecieron, se llevaron todos los bienes y la enterraron en la misma caja que había desenterrado. Dejó a dos niños en casa. Si los hubiera llevado con ella, ellos también habrían acabado en la misma caja.
En nuestro pueblo había un hombre llamado Kubluyk. Lo habían enviado (las autoridades soviéticas) a la ciudad de Kotov, en la región de Kivertsky, para trabajar. No llevaba ni una semana cuando le cortaron la cabeza. Su vecino, Vasily, que estaba enamorado de Sonya, la hija de Kybluyk, la protegió.  Los banderistas le dieron la orden de matarla, o si no… Vasily le dijo a Sonya: “Voy al bosque a por leña. Ven conmigo. Y ella lo hizo. Cuando volvió, estaba muerta. Su explicación fuer que la mató un árbol al caer.
En nuestro pueblo había un hombre muy vejo, Timofey Oytsyus. La gente le respetaba como a un profeta, porque nunca se equivocaba en sus predicciones. Cuando llegaron los alemanes, hasta ellos se hicieron eco de su fama. Le visitaban respetuosos y le preguntaban por su futuro. Él les dijo: “no me atrevo a enterarme, porque ¿qué pasa si es malo? ¿Me mataréis?”. Con ayuda de un traductor, los alemanes prometieron no hacerle daño dijera lo que dijera. Entonces, el vejo se quedó pensativo y dijo: “Llegaréis con rapidez a Moscú, pero huiréis de Moscú aún más rápido”. Los alemanes cumplieron su promesa y le dejaron ir. Pero cuando el viejo les dijo a los banderistas que sus asesinatos de ucranianos inocentes no les darían la victoria, le golpearon salvajemente hasta la muerte.
Ahora quiero hablar de mi familia. Mi hermano Stepan era un ferviente seguidor de Bandera, aunque el resto no nos quedábamos atrás. Todos luchamos por los banderistas, incluso yo, que estaba casada. Cuando vinieron los rusos, empezaron a detener a gente y a enviarla al exilio. Nuestra familia quedó proscrita. Mi hermana Olya hizo un trato con los soviéticos antes de partir y cooperó con ellos. Los soviéticos la dejaron ir, pero esa misma noche llegaron los banderistas y la estrangularon. Mi padre, mi madre y mi hermana Nina acabaron en Rusia. Mis padres ya eran mayores y estaban débiles y mi hermana, la única capaz de trabajar, se negó a trabajar para “los rusos”. Incluso le ofrecieron un trabajo digno como secretaria, pero les contestó que nunca aceptaría nada soviético, ni siquiera un bolígrafo. Siguieron intentando convencerla diciendo “vale, no quieres trabajar. Bien. Podemos dejar que vuelvas a casa si aceptas cooperar con nosotros y ayudarnos a llevar ante la justicia a los asesinos”. Firmó el trato sin pensarlo mucho y sin intención de cumplirlo. En cuanto pisó el pueblo, los banderistas la estaban esperando. Convocaron una reunión secreta en la que le condenaron a muerte “para mostrar a todos qué espera a los traidores”. Nunca he podido saber qué le hicieron.
Toda mi vida he soportado esta carga en mi corazón: creí a Bandera y hubiera matado a cualquiera que dijera una palabra equivocada sobre los banderistas. ¡Qué Dios los condene para toda la eternidad! ¿Cuántas vidas inocentes pudieron destruir? ¿Y ahora exigen que se les llame “defensores de Ucrania”? ¿De quién estaban “defendiendo” a Ucrania? ¿De su propia especie? ¡Desalmados! ¿Cuánta sangre hay en sus manos, a cuánta gente quemaron viva? Incluso aquellos que entonces fueron enviados al exilio no quieren volver a la maldita tierra de Bandera.
Os pido por favor, que perdonéis mis pecados”.
Publicado en “Sovetskaya Luganschina”, en enero 2004.
A continuación, una lista sobre las atrocidades contra la población civil que han sido documentadas, las torturas y asesinatos cometidos por la Organización de Ucranianos Nacionalistas y el Ejército Insurgente Ucraniano, todas ellas documentadas por las investigaciones oficiales.
  1. 1267077433_rys8bClavar clavos en el cráneo.
  2. Arrancar cabelleras.
  3. Golpear el cráneo con un hacha.
  4. Golpear la frente con un hacha.
  5. Clavar una bayoneta en la sien de una víctima.
  6. Grabar un águila en la frente.
  7. Arrancar un ojo.
  8. Arrancar los dos ojos.
  9. Amputación de la nariz.
  10. Amputación de la oreja.
  11. Amputación de las dos orejas.
  12. Empalar a un niño.
  13. Atravesar la cabeza, de oreja a oreja, con un alambre.
  14. Amputación de labios.
  15. Amputación de la lengua.
  16. Rajar el cuello.
  17. Rajar el cuello y arrancar la lengua a través de la herida.
  18. Rajar el cuello e insertar objetos en la herida.
  19. Arrancar dientes.
  20. Romper la mandíbula.
  21. 1267077583_9-5Arrancar la boca de oreja a oreja.
  22. Taponar la boca mientras el detenido aún vive.
  23. Cortar el cuello con un cuchilo o una hoz.
  24. Golpear el cuello con un hacha.
  25. Arrancar la cabeza con un hacha.
  26. Rotar la cabeza 180º.
  27. Aplastar la cabeza.
  28. Decapitación con la hoz.
  29. Decapitación con guadaña.
  30. Decapitación con hacha.
  31. Apuñalar el cuello con hacha.
  32. Apuñalar la cabeza.
  33. Apuñalar el cuello con hacha.
  34. Arrancar trozos de piel de la espalda.
  35. Golpes con bayoneta en la espalda.
  36. Romper costillas.
  37. Golpear el corazón con cuchillos o bayonetas.
  38. Amputación del busto (mujeres) con la hoz.
  39. Amputación de genitales (hombres) con la hoz.
  40. Cortar el cuerpo en dos con una sierra de carpintero.
  41. Apuñalar el cuerpo de la víctima con cuchillo y bayoneta.
  42. Apuñalar embarazadas en el vientre.
  43. Adultos: rajar el vientre y sacar los intestinos.
  44. Rajar el vientre de embarazadas con avanzado estado de gestación y reemplazar el feto con un gato, conejo.
  45. Rajar el vientre y verter agua dentro.
  46. Rajar el vientre e introducir piedras en la herida para tirar a la víctima al río.
  47. Rajar el vientre de embarazadas e introducir cristales rotos.
  48. Arrancar los tendones.
  49. Introducir barras de hierro ardiendo por vagina o ano.
  50. Introducir piñas por la vagina.
  51. Introducir estacas afiladas por la vagina y empujarla hasta que saliera por la boca.
  52. Abrir el torso femenino con tijeras de jardinero desde el cuello a la vagina, arrancando los intestinos.
  53. Colgar a la víctima por los intestinos.
  54. Insertar una botella de cristal por la vagina y romperla.
  55. Insertar una botella de cristal por el año y romperla.
  56. Rajar el vientre, llenándolo de pienso de animales, para que sean estos los que arranquen los intestinos.
  57. Amputación de brazos.
  58. Apuñalar la palma de la mano.
  59. Amputación de dedos con un cuchillo.
  60. Amputación de manos.
  61. Quemar la palma de la mano con carbón del horno.
  62. Arrancar el talón.
  63. Arrancar el pie.
  64. Fracturar los huesos de las manos.
  65. Fracturar los huesos de las piernas.
  66. Serrar el torso con sierra.
  67. Amputación de ambas piernas con sierra.
  68. Verter carbón ardiendo sobre las piernas.
  69. Clavar las manos a una mesa, los pies al suelo.
  70. Clavar las manos y los pies a una cruz en una iglesia católica.
  71. Golpear el cráneo con un hacha.
  72. Cortes con hacha por todo el cuerpo.
  73. Mutilar el cuerpo con un hacha.
  74. Romper huesos de las extremidades.
  75. Clavar la lengua de un niño a la mesa para que el niño quede colgando de la mesa.
  76. Mutilar el cuerpo de un niño.
  77. Rajar el vientre de un niño.
  78. Clavar a un niño a la mesa con bayoneta.
  79. Colgar a un niño por sus genitales.
  80. Golpear las articulaciones de piernas y brazos de un niño.
  81. Asfixiar a un niño cubriendo su boca con trapos.
  82. Arrojar a un niño a un pozo.
  83. Arrojar a un niño a una casa en llamas.
  84. Aplastar la cabeza de bebés.
  85. Empalar a un niño.
  86. Colgar a un cura por los pies en el púlpito de una iglesia católica.
  87. Colgar a una mujer de un árbol y amputar el busto, la lengua, rajar su vientre y arrancarle los ojos.
  88. Clavar a un niño a la puerta.
  89. Colgar a un niño de un árbol.
  90. Colgar a víctimas de los árboles por los pies.
  91. Arrojar a la víctima a una fogata mientras chicas bailan y cantan alrededor.
  92. Apuñalar el cuerpo con una estaca.
  93. Atar a la víctima a un árbol y usarla como blanco de disparos.
  94. Arrojar a la víctima desnuda en el bosque.
  95. Asfixiar a la víctima.
  96. Arrastrar un cuerpo atado por el cuello.
  97. Atar a una mujer de pies y manos y rajar su busto.
  98. Rajar el torso con cadenas.
  99. Arrastrar un cuerpo atado a una carreta por la carretera.
  100. Arrastrar el cuerpo de una madre y sus hijos por la carretera (atados los unos a los otros)
  101. Atar a una víctima con alambre.
  102. Atar a varias víctimas juntas con alambre.
  103. Atar un cuerpo con alambre y verter agua helada.
  104. Enterrar un cuerpo hasta el cuello.
  105. Enterrar un cuerpo hasta el cuello y decapitarlo.
  106. Desgarrar el cuerpo atándolo a dos caballos en dirección opuesta.
  107. Arrojar a adultos a una casa en llamas.
  108. Prender fuego a una víctima.
  109. La antorcha de Nero, prender fuego a la paja que rodea a la víctima.
  110. 1267077687_9-2Apuñalar a la víctima por la espalda y dejar ahí el cuchillo.
  111. Arrojar a un bebé al fuego.
  112. Arrancar la piel de la cara.
  113. Clavar estacas en las costillas.
  114. Colgar a la víctima de un alambre.
  115. Arrancar la piel del cuerpo de la víctima y verter tinta o agua hirviendo en las heridas.
  116. Atar a la víctima a un pilar y usarla como blanco de lanzamiento de cuchillos.
  117. Atar las manos con alambre.
  118. Infligir heridas mortales con una pala
  119. Clavar las manos al umbral de la puerta de una casa.
  120. Arrastrar por la carretera a una víctima con las piernas atadas.
 Fuente: http://slavyangrad.es/2014/10/15/la-marcha-de-los-heroes/