11 oct. 2014

EL LIBRO BLANCO Y LOS DERECHOS HUMANOS EN UCRANIA





En junio pasado el gobierno ruso presentó a la opinión pública el segundo Libro Blanco sobre las Violaciones a los Derechos Humanos en Ucrania que comprenden hechos sucedidos entre abril y junio del 2014.

El informe, de 97 páginas, en ocho capítulos, hace un recorrido detallado de la situación que esta afectando a la población civil, y que en términos prácticos, a incidido a que miles de personas estén huyendo de su propio país originando una crisis humanitaria sin precedentes.
Las autoridades de inmigración rusa han registrado ya a 168.000 refugiados, pero creen que son 730.000 ucranianos que han entrado al país desde inicios del 2014.
El Informe, enumerando una serie de hechos, acusa al gobierno de facto de Ucrania, encabezado por el multimillonario Petro Poroshenko, de estar violando sistemáticamente los derechos humanos. El documento indica que se han producido asesinatos de civiles y secuestros de opositores políticos.
Dentro de la decenas de casos que aparecen consignados en el informe se menciona la tragedia sucedida en Odessa, el 2 de mayo pasado, donde un total de 48 personas murieron a consecuencia de los disturbios y enfrentamiento entre personas a favor como en contra del gobierno y que terminó en el incendio de la Casa de los Sindicatos de Odesa, situada en el centro de la ciudad.
“Bajo la vigilancia de las autoridades locales, decenas de personas fueron brutalmente asesinadas por militantes ultranacionalistas y neonazis ucranianos”, indica el documento, agregando, que “la única culpa que estas personas tenían eran sus diferentes puntos de vista sobre el futuro de Ucrania. Sin embargo, ninguna de los personas que cometieron este crimen ha sido castigada aún”.
El informe también denuncia que hay “discriminación lingüística, xenofobia, y un nacionalismo agresivo” donde, además, no hay derecho a la libertad de pensamiento y de creencia, que hay manifestaciones de intolerancia religiosa, así como amenazas a la Iglesia Ortodoxa. A todo lo anterior, se evidencian restricciones a la libertad de los medios de comunicación y al trabajo de los periodistas.

Resistencia al nuevo gobierno
Acusa el documento que el gobierno de Ucrania esta llevando a cabo supuestas “operaciones antiterrorista” en lugares donde lo que hay no es terrorismo sino resistencia civil al gobierno de facto el que tiene características fascista y neonazi. Esto sucede actualmente en las ciudades de Donetsk y Lugansk donde se libran batallas entre la resistencia y el Ejército de Ucrania.
“La falta de voluntad de las autoridades de facto de Kiev de respetar los intereses legítimos del sudeste de Ucrania, y su tendencia a hablar desde una posición de fuerza, a la gente, y que vienen con demandas legítimas, ha dado lugar a una nueva escalada de la crisis”, dice el informe.


No nos callarán
A fines de agosto, el Ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergey Lavrov, indicó que Ucrania esta viviendo una situación de “crisis humanitaria” y que el gobierno de Rusia está preparando nuevos envíos de ayuda humanitaria en coordinación con el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y las autoridades locales.
“Esperamos que todo salga según lo planeado y que todos los que necesitan ayuda, es decir, prácticamente toda la población civil de la región de Lugansk y de Donetsk, la reciban”, indicó en rueda de prensa.
Al mismo tiempo, informó que “la Cruz Roja ha hecho hincapié en la necesidad urgente de mejorar la situación, y pidió a todas las partes a abstenerse de utilizar armas con efectos indiscriminados y de dirigir ataques contra la población civil o instalaciones civiles, como casas, escuelas, guarderías, instituciones médicas o vehículos sanitarios”.
También dijo que “se está tratando de echar tierra” sobre cuestiones graves que han sucedido en Ucrania señalando los casos de los francotiradores en el Maidan, en febrero pasado, la tragedia en Odessa, y el uso de helicópteros con el logotipo de la ONU por el ejército ucraniano.
Sobre las críticas contra Rusia, Lavrov indicó que “no permitiremos que nadie nos calle” agregando que es necesario llevar a la justicia a los que han cometido crímenes de guerra contra la población civil.

Otros enfoques
Mientras el gobierno ruso denuncia al ejército y al gobierno de Ucrania de violaciones a los derechos humanos un informe de la ONU puso el acento en acusar a los separatistas prorrusos de estar cometiendo violaciones a los derechos humanos.
El documento fue calificado por las autoridades rusas como “poco objetivo” y de ser “un encargo político” para 'blanquear' a las autoproclamadas autoridades de Kiev".
Por su parte, la organización Human Rights Watch acusó al Ejército ucraniano del uso indiscriminado de artillería y cohetes contra la ciudad de Lugansk, en el este del país, lo que constituye una violación al derecho internacional. Señalando, además, que los insurgentes fueron responsables de algunos ataques contra las áreas bajo control gubernamental.
Human Rights Watch también llamó la atención a que “Ucrania somete a los inmigrantes y a la gente buscando asilo a abusos, incluyendo prolongadas detenciones en pésimas condiciones, a violencia, robo y extorsión, y, en algunos casos, a retornos forzados para enfrentar tortura o persecución”.
Amnistía internacional, por otro lado, indicó que “es fundamental que todas las partes en el conflicto de Ucrania respeten el derecho internacional y hagan todo lo posible para evitar las bajas civiles. El derecho internacional humanitario prohíbe terminantemente los ataques indiscriminados que no intentan distinguir entre objetivos militares y civiles. Las circunstancias que rodearon las trágicas muertes de civiles deben investigarse imparcialmente sin demora”.
La organización recordó que el 15 de julio, un ataque aéreo contra Snizhne, pequeña localidad situada a menos de 25 kilómetros de la frontera rusa, mató a 11 civiles. Los aviones eran del gobierno de turno.
Ban Ki-moon, Secretario General de la ONU, señaló que la continuidad de los combates es una peligrosa escalada en la crisis añadiendo que la comunidad internacional no debe permitirse que la situación se intensifique más, ni que continúe la violencia y la destrucción. Agregando que es necesario buscar una salida pacífica del conflicto.
Al cierre de esta nota, un informe reciente de la ONU dice que unas 2.593 personas han perdido la vida en el conflicto en Ucrania, unas 36 al día.
Lo cierto de todo, es que hay que detener la guerra, que es necesario un “Alto al Fuego” de todas las partes en conflicto, y que hay que buscar el dialogo y soluciones pacíficas.


Ver en inglés, Libro Blanco sobre Violaciones a los DDHH en Ucrania enwww.derechoalapaz.com/libroblancoddhhenucrania.pdf
Revista El Derecho de Vivir en Paz

VIDEOS: ULTRADERECHISTAS UCRANIANOS ARROJAN A POLÍTICOS A LOS BASUREROS


La crisis ucraniana tiene una nueva faceta. Mientras el Gobierno de Poroshenko ha firmado la 'ley de lustración', aumentan los casos en que grupos radicales arrojan literalmente a la basura a políticos, los cuales denuncian un "casi linchamiento".

El Gobierno de Poroshenko aprobaba recientemente una ley con la que pretende 'limpiar' la administración pública de funcionarios que colaboraron con la administración del depuesto presidente Yanukóvich –un proceso que en Ucrania se conoce como 'lustración'–, lo que ha hecho aumentar el número de casos en los que grupos extremistas atacan a políticos arrojándolos a basureros. Vitaly Yarioma, procurador general del país, ha alertado sobre los riesgos que existen de una posible radicalización de los enfrentamientos, ya que hay una delgada línea que separa la llamada 'depuración popular de los basureros' de los linchamientos. 

Según informa el servicio de prensa de la oficina presidencial de Ucrania, la 'ley de lustración' busca establecer un marco legal que permita "el regreso de la confianza en las autoridades, creando las condiciones para contar con un sistema administrativo adecuado a los estándares europeos". 

Sin embargo, a medida que transcurrían los debates en torno a la ley, la llamada 'depuración popular' ha tenido éxito entre los grupos extremistas del país, los cuales encabezan los ataques contra funcionarios a quienes golpean y arrojan a contenedores de basura.
El pasado miércoles un grupo de activistas de Odesa señalaron al procurador general como posible blanco para que se le aplicara la ley de la lustración, dejando un contenedor de basura afuera de sus oficinas en Kiev con las frases 'Para Yaryoma' y 'Lustración'.     

Alrededor de 12 funcionarios han sido ya atacados por grupos extremistas, por lo cual les presentamos algunos de los videos.   

1.  A principios de septiembre, miembros del partido Sector Derecho en Odesa lanzaron a un contendor a Oleg Rudenko, director del fondo de seguros social en la ciudad. Fue acusado de pedir un soborno de 43.000 dólares para que fueran enviados un grupo de niños a unos campos de salud.    
   


2. El 26 de septiembre, Aleksander Danilchuk, líder de los diputados del Consejo Regional de Odesa, fue arrojado a un contendor de basura acusado de colaborar con el Partido de las Regiones, formación del depuesto presidente Yanukóvich. El político fue atacado cuando se dirigía al congreso local.



3. Otro de los casos ocurrió el 16 de septiembre cuando un miembro de la asamblea de la ciudad de Kirogorod fue atacado por ser conocido como un político 'anti-Maidán'.



4. El 18 de septiembre, miembros del Sector Derecho 'lanzaron a la basura' al director de la administración de la región de Ternopol, por tener supuestos vínculos con el Partido de las Regiones.  



5. Simpatizantes del Partido Radical, encabezado por Oleg Lyashko, el cual ha cobrado notariedad por los métodos de tortura que utiliza para obligar a que los funcionarios presenten su renuncia, atacaron al diputado Vasily Smagluk a finales de septiembre. Lo arrojaron a un contenedor de basura porque el diputado no quiso reunirse con el nuevo jefe del consejo local.



7. También en septiembre fue atacado el diputado del consejo regional de Cherkassy Aleksandr Kharlamov, a quien le colocaron en la cabeza un bote de basura.



8. Valdimir Vovchenko, exdiputado del consejo regional de Cherkassy, también fue 'lanzado a la basura' en el mismo mes.



9. En octubre, los autoproclamados 'lustradores' también 'juzgaron' al doctor Manolya Migaychuk, director del hospital municipal para veteranos de guerra de Chernovtsy, debido a que consideraron que no cumplía con sus responsabilidades. Por tanto, lo obligaron a presentar su renuncia.



10. Radicales del Sector Derecho arrojaron a la basura a Petr Kaminsky, exmiembro del Partido de las Regiones y a la sazón director del servicio de emergencia de Nikolaev. Los extremistas encontraron al funcionario el 6 de octubre y le acusaron de conducir en estado de ebriedad. Las autoridades judiciales resolvieron que Kaminsky no era culpable.



11. Vitaly Zhuravsky, diputado del Partido para el Desarrollo Económico, fue atacado en dos ocasiones. La primera ocasión fue el 16 de septiembre, cuando la muchedumbre rodeó al representante a las afueras del Parlamento en Kiev para arrojarlo a un contenedor de basura mientras la gente gritaba 'Gloria a Ucrania'. El segundo ataque ocurrió el día 26 del mismo mes.



12. Lo mismo le ocurrió a Viktor Pilipishin, quien fue lanzado a la basura en Kiev después de presentar su registro en la Comisión Central Electoral para concurrir en las próximas elecciones, que se celebrarán el 26 de octubre.



13. También en octubre, Nestor Shufrych, diputado de la Rada suprema y exministro de Emergencias, fue golpeado por grupos radicales en Odesa. Los servicios médicos le diagnosticaron daños cráneocerebrales.



En relación con los últimos acontecimientos, el ministro del Interior de Ucrania, Arsen Avakov, pidió moderación a los extremistas de ultraderecha de Maidán ya que, de lo contrario, "Europa nos rechazará y retirará su apoyo a nuestra revolución victoriosa".

Fuente: http://actualidad.rt.com/actualidad/view/142956-video-linchamiento-extremistas-ucrania-basura