1 jun. 2015

INFORME OUN-UPA: EL CREDO FASCISTA DEL NUEVO GOBIERNO UCRANIANO AL DESCUBIERTO






PRÓLOGO


El historiador israelí Efraim Zuroff publicó hace algunos años un interesante artículo en el Jerusalem Post, donde expresaba su indignación por un suceso bastante llamativo acaecido a finales de 2010 en Croacia:

Un homenaje a Hitler es impensable. ¿Por qué el mundo permanece tranquilo cuando se sigue homenajeando a Ante Pavelić? 
Imagine por un momento celebración de las misas conmemorativas en dos ciudades importantes alemanas en el aniversario de la muerte de Adolf Hitler. Sin duda, una ceremonia de este tipo provocaría la furia, indignación y las protestas generalizadas, no sólo en Alemania sino en todo el mundo. La semana pasada, un evento equivalente ocurrió en Croacia, pero en lugar de ira y manifestaciones, ni una sola palabra de protesta se escuchó en ninguna parte del país.
Me refiero a las misas celebradas en Zagreb y Split (y quizás en otros lugares de Croacia también) los pasados 28 de diciembre de 2010 y 2011 para conmemorar, respectivamente, el 51 y el 52 aniversario de la muerte de Ante Pavelić, el jefe del infame Estado Independiente de Croacia, creado por los nazis y sus aliados italianos en 1941. Después de su establecimiento, el gobierno fue entregado al movimiento fascista local, los Ustashas, encabezado por su Poglavnik (Führer) Ante Pavelić.
Los actos de homenaje en honor de Pavelić, quien murió en España en 1959 de las heridas sufridas en un atentado dos años antes, marcan la renovación de una tradición que comenzó en la década de 1990 tras el restablecimiento de la independencia de Croacia.

Pero esta clase de eventos no son privativos de Croacia, un país que nació por primera vez al amparo de la Alemania Nazi. En Ucrania, el resurgir del Nazismo de la mano de los nacionalistas (los cuales son incomprensiblemente defendidos por un cada vez más rusófobo occidente) es una tendencia que podemos comprobar desde hace años, y que tras la llamada "Revolución de Euromaidán"(2013- 2014) se ha convertido en prácticamente generalizada.

Muchos son los que en Occidente descalifican las aseveraciones de Moscú sobre el cariz fascista y Nazi del nuevo gobierno de Ucrania, asegurando que son fruto de las exageraciones y la propaganda del Kremlin. Sin embargo, como ha observado Dovid Katz:

A propósito, algunos informes occidentales que caricaturizan el uso por la prensa putinista de la palabra “fascistas” para describir a los nacionalistas ucranios no aprecian el uso coloquial ruso cuando se refiere no necesariamente a matones enarbolando esvásticas, sino incluso a la alta sociedad que estima a gente como Bandera y a otros fascistas nazistas de la Segunda Guerra Mundial como míticos “combatientes por la libertad” que deben ser honrados por el Estado en nombres de calles, estatuas, museos, etc. 
Más información en: http://tinyurl.com/pe6uorx

Pasemos ahora a analizar hasta qué punto las afirmaciones de Moscú tienen fundamento a tenor de las declaraciones de las personalidades políticas de mayor peso en el panorama político de la actual Ucrania.



DECLARACIONES DEL NUEVO GOBIERNO POST-MAIDÁN EN FAVOR DE STEPAN BANDERA Y LA OUN/UPA
            

Las palabras de respeto y admiración pública por parte de las nuevas autoridades ucranianas pro- Maidán hacia Stepan Bandera y la UPA han sido una constante durante todos estos meses. Lo más sorprendente de todo es que pese a tales declaraciones, Occidente no ha dejado de considerar a quienes representan al nuevo gobierno de Kiev como "el bando democrático" o "liberal". Pero en realidad, esta historia viene de lejos. Ya en 2011, el ex- boxeador, actual alcalde de Kiev y uno de los principales impulsores del Euromaidán, Vitali Klitscho, aseveró en una entrevista a la televisión rusa que "los soldados de la UPA lucharon por los intereses de Ucrania". Más adelante, ya en 2014, aseguró públicamente que "los soldados nazis merecen respeto y el término "Gran Guerra Patriótica" (empleado por los Soviéticos para referirse a la Segunda Guerra Mundial) no es válido". Pese a que el poder de Klitshko en el actual panorama político ha venido a menos y actualmente es bastante escaso, él no ha sido el único líder político, ni mucho menos, que ha manifestado esta clase de ideas. Por el contrario, y como ahora vamos a mostrar con detalle, casi todos los "pesos pesados" que a día de hoy gobiernan Ucrania han expresado su postura en favor de Stepan Bandera y la OUN/UPA de manera aún más clara y concisa.


  • En el sitio oficial del Gobierno de Ucrania, previo al  Día de la Victoria del año pasado, el impuesto Primer Ministro Yatseniuk, dijo que la represión de sus fuerzas militares contra los prorusos era una operación de castigo (llamada eufemísticamente "antiterrorista") comparable a las "hazañas" de los nacionalistas ucranianos del Ejército Insurgente: "Durante la operación antiterrorista que tiene lugar en la región de Donetsk, nuestros soldados muestran la misma valentía que mostraron sus abuelos en el Ejército Rojo y en la UPA".



  • El jefe del Servicio de Inteligencia ucraniano (SBU), Valentyn Nalyvaychenko, anunció el 1 de abril en una entrevista que el modelo de la agencia que dirige es precisamente la OUN-UPA. Desde hace mucho tiempo Nalyvaychenko está ligado a la organización Tridente Bandera (Tryzub), un componente central de las tropas de choque de Sector Derecho que perpetraron el golpe de Estado en Kiev. Nalyvaychenko se jactó en una conferencia telefónica organizada por el Consejo Atlántico en mayo de 2014, de sus "intensos" intercambios de inteligencia y otro tipo de cooperación con sus "colegas estadounidenses".




  • La número dos de la lista electoral del “Frente Popular” (partido que acabaría ganado las elecciones parlamentarias en 2014), Tetiana Chornovol, en una entrevista a “Tsenzor.NET” (reproducida más tarde en el portal Conucrania), confesó que estaba a favor de la ley que reconocía a Stepan Bandera y a la OUN- UPA como héroes nacionales: "De hecho, tengo muchas ganas de que voten a favor de esta ley", afirmó. (http://tinyurl.com/ptbcpg8)



  • El día 14 de octubre de 2014, la Rada (parlamento de Ucrania) intentó votar una ley de culto a Stepan Bandera y a la OUN- UPA. El presidente de la Rada Suprema (que llegó a ser presidente interino tras el Golpe de Estado de Euromaidán) Olexandr Turchínov se mostró en todo momento a favor de que la resolución fuese validada, con declaraciones dirigidas a los diputados tales como "Buscad los votos. Actuad en la sala. Convenced a vuestros compañeros que tengan dudas para que voten esta ley. Hay que re-convencerlos", "¡Compañeros, venga, vamos! ¡Aprobemos este proyecto!", "¿Comprendéis hasta que punto Putin tiene miedo de esta ley? ¿Hasta qué punto estos adversarios rusos tienen miedo de esta ley? ¡Que la justicia histórica sea restablecida en Ucrania!" "¡Os pido compañeros, que aprobemos esta ley!". Al final la ley no pudo ser aprobada  y el Parlamento tuvo que suspender la sesión. (http://tinyurl.com/pxkwbt9)



  • El actual presidente de Ucrania, el oligarca Petró Poroshenko, durante una conferencia de prensa concedida el 25 de septiembre de 2014 en Kiev, respondió de esta manera ante la pregunta de su posición sobre si los soldados de la UPA merecían reconocimiento: "Vale la pena considerar dar a los veteranos (de la UPA) un estatus legal como combatientes en la Segunda Guerra Mundial. Un guerrero que defiende a su Estado, que lo protege de la misma manera a como lo hicieron los soldados de la UPA... Este es un buen momento para plantear la cuestión", dijo Poroshenko. Luego agregó que veía a los combatientes insurgentes de Ucrania como un ejemplo de heroísmo.



    En Twitter, repitió este sentimiento, diciendo: "Los soldados UPA son un ejemplo de heroísmo y patriotismo para Ucrania."  (http://tinyurl.com/oqk6lyo)


  • En vísperas del 70 aniversario de la derrota del nazismo y del fascismo en Europa, el parlamento ucraniano aprobó dos leyes el pasado 9 de abril que pretenden reescribir la historia para legitimar a los nazis ucranianos y culpar a la Unión Soviética por la Segunda Guerra Mundial. Una de esas leyes iguala al nazismo con el comunismo y prohíbe la exhibición de cualquier símbolo que el régimen considere "favorable a la Unión Soviética". La otra ley elogia a la Organización de Nacionalistas Ucranianos-Ejército Insurgente Ucraniano (OUN-UPA, por sus siglas en ucraniano) la organización de Stepan Bandera. La ley elogia a la OUN-UPA como "combatientes por la independencia del país" y le otorga a sus miembros un estatus social especial y otros beneficios.


Para conocer a fondo a un gobierno, lo mismo que a una persona, es necesario comprender quién es su referencia o modelo a seguir. Como acabamos de comprobar, el nuevo gobierno ucraniano post-maidán ha reconocido abiertamente que su referencia o modelo a seguir se halla en Stepan Bandera y los combatientes de la OUN-B/UPA. Pero, ¿Quién era Stepan Bandera?¿qué fue y qué hizo su organización a lo largo de la Historia? Antes de responder a esta pregunta, echemos un vistazo a las personas que posibilitaron el restablecimiento del culto moderno a Bandera y la UPA.


EL ORÍGEN DEL RESTABLECIMIENTO DEL CULTO A STEPAN BANDERA Y LA UPA: YUSCHENKO Y SU MISTERIOSA BIOGRAFÍA FAMILIAR


El origen del resurgir del Banderismo en Ucrania podemos establecerlo en una fecha bien concreta: exactamente el 22 de enero del 2010, cuando el por entonces Víktor Yuschenko, en uno de sus últimos actos como presidente de Ucrania nombró a título póstumo "Héroe de Ucrania" a Stepan Bandera, entregando al nieto del asesino, que lleva el mismo nombre, una condecoración.

La reacción internacional ante esta adjudicación fue en gran parte negativa. La organización judía de derechos humanos, El Centro Simon Wiesenthal, manifestó su "repulsa más profunda por el reciente acto honorífico".

 Pero en realidad, esta táctica venía de mucho antes. En 2006, una ley votada por la Rada calificó de “genocidio del pueblo ucraniano” (Holodomor) la hambruna de 1932-1933, a pesar de que la mayoría de los diputados del Este opinaba lo contrario. El 9 de mayo de 2007, el presidente Yushchenko aprovechó la ocasión para impulsar, frente a los veteranos soviéticos, la rehabilitación de aquellos que los combatieron: nada menos que a la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) y su Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), reconocidos oficialmente en 2002, así como la Iglesia greco-católica (uniata) afín a éstos, todo ello pese a algunas discretas protestas rusas, polacas y judías. Para el jefe de Estado, se trataba de acelerar la “reconciliación nacional” con el fin de superar las divisiones del pasado. 

Entre los “héroes de la resistencia” que citó figura, no el jefe de los partisanos rojos, Sidor Kovpak, sino el comandante del UPA, Roman Shujevych, el centenario de cuyo nacimiento se celebró con gran pompa, el 17 de julio, en varias ciudades... olvidando que fue en 1941-1942 uno de los jefes del batallón Nachtigall de la Wehrmacht y miembro de la policía auxiliar nazi.


El colmo llegó cuando Yushcenko llegó a afirmar que en la UPA participaron en 1943 hasta medio millón de combatientes ucranianos, un hecho que desmienten las propias fuentes de la OUN y la UPA, donde se especifica que los miembros de la UPA fueron alrededor de 25 a 30.000 a lo sumo en 1944, cuando alcanzó su mayor fuerza numérica.

También en 2007 y bajo Yushchenko se produjo el proceso de "renombrar" a las unidades de nacionalistas ucranianos que combatieron a las órdenes de Hitler, sustituyendo sus nombres oríginales por asépticos eufemismos: así, el Batallón Nachtigall de la whermacht ahora se convertía en el batallón "DUN" (Druzhyna ulawinskykh natsfonalistiv, la Legión de Nacionalistas Ucranianos), y las División Waffen SS Galizien pasó a llamarse "UD Halytschyna" (Ukrainska Divizja Halychyna o "151 UD Halytschyna"). Con este fin, la calaveras, adornos, espejos, insignias y distintivos de las SS se han eliminado de los uniformes de las exhibiciones, trivializando las exposiciones del museo y minimizando su conexión con la Alemania nazi.

Más información en: http://tinyurl.com/q5ohxz4







Vale la pena detenerse en la figura de Yushchenko, personaje llegado al poder tras la "Revolución Naranja", la cual no fue otra cosa sino una de tantas "revoluciones de colores" impulsadas por occidente con el fin de establecer en el poder a regímenes ilegítimos que les son favorables. Así, el pro-occidental presidente Yuschenko fue presentado por nuestra "prensa libre" como perteneciente al bando "pro-democrático" de Ucrania, cuando su biografía parece indicar más bien todo lo contrario.



"En nuestra familia desde siempre se ha bebido un buen café a diario, al que mi padre se acostumbró en el campo de concentración". Estas palabras fueron pronunciadas casi sin querer por Peter Yuschenko, el hermano del ex- presidente de Ucrania. Todo el mundo sabe que en las condiciones de la segunda guerra mundial, poca gente, y aún menos los presos, podían permiterse el café. Al parecer, Andey Yushchenko habría recibido un trato mucho más favorable por parte de los nazis durante su reclusión en un campo de concentración, llegando a ser guardia del mismo, gracias a su labor de espionaje y delatación. Según expone el historiador Yuri Viner en su documetado libro, esta colaboración vendría precedida de la militancia de Andrey en un partido fascista ucraniano antes de que estallase la guerra. Todo indica además que fue reclutado por los servicios de inteligencia estadounidenses durante la lucha de estos últimos contra los soviéticos.


Más información en: http://tinyurl.com/njgu86o


Mención especial requiere el no menos sombrío perfil de la esposa de Yushchenko, Ekaterina Chumachenko, una ciudadana de E.E.U.U. de origen ucraniano. Y es que existe un libro titulado "Old Nazis, the New Right, and the Republican Party", escrito por Russ Bellant en 1989, en el que se desentraña las relaciones de la administración estadounidense con organizaciones de emigrantes de Europa del Este, en su mayoría antiguos militantes fascistas, utilizadas para luchar contra el comunismo. Lo más curioso es que en ese libro, Ekaterina Chumachenko aparece en una lista de nombres de dirigentes de dichas organizaciones por lo que ella ocupa en esta monografía un lugar importante. También ella fue miembro del Bloque de Naciones Antibolchevique, una organización internacional anticomunista fundada nada menos que por quien fue hasta su muerte la mano derecha de Stepan Bandera: Yaroslav Stetsko.




De todas formas, los antecedentes familiares de Yushchenko y su esposa no resultan extraños si tenemos en cuenta que la mayoría de los actuales dirigentes pro occidentales de Europa Central son hijos de colaboradores nazis posteriormente reclutados por la CIA, durante el mandato de Harry Truman



El presidente de Ucrania, Yuschenko hace entrega al nieto de Stepan Bandera de la condecoración de Héroe de Ucrania

LOS PRECURSORES DE LA OUN

Consideraciones preliminares: el orígen del nacionalismo radical ucraniano

Todas las funciones de ultra-nacionalismo tienden a centrarse en un mito nacional. Esto significa que la historia y la realidad son irrelevantes. El mito es el que crea a la nación, la cual no puede hacer el mal y se encuentra por encima de la moralidad. La raíz del odio de la zona de Galicia hacia Rusia se basa en su propio mito nacional. Según él, ellos son los únicos herederos de la Rus de Kiev y los auténticos precursores de su nación. Ellos son los herederos de la lengua y de todos los legítimos gobernantes que gobernaron la Rus. Según el mito, el imperio Moscovita les robó su derecho de nacimiento y su lenguaje. Al mismo tiempo, señalan que ellos fueron llamados ucranianos y hablaban la lengua ucraniana en los días de la Rus de Kiev para justificar el mito nacionalista de que el lenguaje era lo que les unía. El mito nacionalista es un denominador común en todos los países creados por ultra nacionalistas o Estados creados por los nazis. En el caso de los ucranianos, ellos consideran que se les ha hecho un mal irreparable por la historia, y la única manera de corregirlo es destruyendo a Rusia.

Con respecto a los orígenes de los componentes etnocentristas en la intelectualidad ucraniana, estos no empiezan a abrirse paso hasta finales del siglo XIX. Como explica Carlos Flores Juberías en su obra “Estudios sobre la Europa Oriental”:

La principal figura de este nacionalismo fue el historiador Mykola Kostomarovz ( 1817-1885). quien en su principal trabajo Due Russkie namdnosti (Los Dos Pueblos del Rus. 1861 ). defendió la tesis de que los ucranianos y los rusos tenían distintas historias y culturas, y que nunca fueron dos ramas distintas de un mismo tronco común.

Kostomarov defendía que los destinos de Rusia y de Ucrania empezaron a separarse tras la destrucción de Kiev por los mongoles, creandose desde entonces dos tradiciones politicas distintas: las democratica-individual ucraniana y la aristocrático-patriarcal de Moscovia y Polonia.

Ya a principios del siglo XX emergió un movimiento separatista ucraniano a partir del grupo la «Hermandad de Tarás» -creada en l89l- algunos de cuyos miembros crearían en 1902 el Partido del Pueblo Ucraniano (RUP).

El principal ideólogo del RUP fue Mykola Mijnovsky, considerado el padre del moderno etno-nacionalismo ucraniano, por más que- irónicamcnte- algunas de sus principales ideas proviniesen de un polaco como Franciszeck Duchinsky (I816-l893). Éste último argumentaba que los rusos no eran del todo eslavos, sino turanios (es decir, una rama de los mongoles), como lo evidencia su comunismo patrimonial y sus tradiciones autocráticas, mientras que los ucranianos y los polacos serían arios, y por tanto más propensos a la iniciativa individual y a las tradiciones liberales, motivo por el que debían unir sus fuerzas para luchar contra la amenaza rusa.
Franciszek_Duchiński_11
Francis Duchiński, de origen polaco, fue el primer ideólogo del etnocentrismo anti -ruso. Aunque algunos de sus argumentos fueron rechazados por la etnología moderna e historiográfica, su controvertida teoría sobre el origen no eslavo de los rusos tuvo un impacto en el discurso científico de la segunda mitad del siglo XIX. Su teoría también fue adaptada por los historiadores ucranianos, ya que se ajustaba a las ideas de los nacionalistas que desde finales del siglo XIX deseaban diferenciarse de los rusos étnicos. De hecho, sus teorías se ha convertido en uno de los pilares de la historiografía moderna de Ucrania y no han cambiado hasta hoy.





Dmitro Dontsov: "Nacionalismo integral" y Culto a la Violencia 

Estamos  hablando, sin lugar a dudas, del intelectual más influyente de la generación de Bandera, Stetsko y el resto de seguidores de la rama más revolucionaria de la OUN, y todo ello pese a que jamás llegó a pertencer a dicha organización. Dontsov destacó por emplear una retórica mucho más radical que la mayoría de sus coetáneos nacionalistas, abrazando sin dudar los aspectos más totalitarios, racistas y antisemitas del Fascismo y el Nazismo.

En sus escritos, Dontsov llamó al nacimiento de un "nuevo hombre" (término nietzscheano muy similar al que utilizaron casi todas las organizaciones fascistas del siglo XX) con una "fe ardiente y corazón de piedra" (en ucraniano: гарячої віри й кам'яного серця), que no tenga piedad en la destrucción de los enemigos de Ucrania. Sus feroces exortaciones calaron profundamente en la juventud ucraniana que sentía la opresión de su patria, y que estaba desilusionada con la democracia.

En su libro más famoso, Nacionalismo, Dontsov escribe en verdadero estilo nietzscheano lo siguiente:

"En las especies saludables, el factor de la voluntad no tiene límites... Este derecho a la vida eterno, irracional, por parte de la nación, es superior a cualquier cosa terrestre, fenomenológica o irracional: es superior a la vida de un individuo dado, o a la sangre y muerte de miles; es superior que el bienestar de la generación presente; superior a los cálculos mentales abstractos; superior a la ética humana común; y superior que la noción imaginaria de bien o mal."

"Sean agresores y ocupantes, antes de que puedan convertirse en gobernantes y poseedores... No existe verdad humana común".

Como buen seguidor de las ideas irracionales de Nietzsche, la interpretación de Dontsov de la filosofía de la voluntad  "no es más que una delicia en expansión, es ir más allá de las fronteras de cada uno", por lo que  "la expansión no es sólo una autoafirmación de la propia voluntad de vida, sino también una negación de la misma a los demás". Asimismo, Dontsov negaba la igualdad de los hombres, dividiéndolos entre aristocráticos (denominados "cosacos" en su terminología, y a los cuales presuponía imbuídos de sangre nórdica) y plebeyos ("porquerizos" a los que solía identificar con los judíos, rusos y demócratas occidentales).

Dontsov colocó el fanatismo y la amoralidad entre las demandas principales del nacionalismo activo practicado por sus seguidores. La idea nacional, en su opinión, debía ser "amoral", es decir, no debe estar guiada por los principios de los valores humanos universales. Y esta política amoral tiene que ser efectuada por un fanático, quien "toma su verdad y la hace pública, y en general, los demás deben aceptarla. Por lo tanto, es agresiva e intolerante hacia otros puntos de vista."

Uno de los requisitos esenciales de la doctrina proclamada por Dontsov yacía en traer la política del imperialismo hasta el nivel de la política de Estado. "El imperialismo", sostenía Dontsov, "no sólo saquea sino también cumple con las funciones sociales de los intereses públicos de las naciones, cuya misión y tarea es hacer precisamente eso. Hay naciones superiores e inferiores, las que saben cómo gobernar a otras (y a sí mismas) y las que son incapaces de hacerlo... El derecho de las razas más fuertes es la de organizar los pueblos y naciones para consolidar la cultura y la civilización existentes."

Dontsov sugirió que el derecho anterior debe ser ejercido por medio de "la violencia de una minoría creativa mostrando su iniciativa",  la cual debe someter a su propio pueblo  y obligarle a llevar a cabo la agresión contra los demás." Este es el sexto requisito subyacente en su teoría. Estaba seguro de que "esto significa  que (la violencia) no es algo que pueda ser o no ser. La agresión, debido a que la nueva idea viene a la vida, no es algo accidental, sino que es inmanente a cualquier "idea teológica o nacional."

Dontsov insistió en varios pasajes de su obra "Nacionalismo" en que sólo los fuertes sobreviven. Por lo tanto, los ucranianos deben elegir entre el desarrollo de una civilización expansionista agresiva (Imperialismo) o sucumbir bajo los ideales de otra civilización. Dontsov prefirió un tipo de literatura en el que se enfatizaba la contradicción y lucha ente principios opuestos: su mente siempre funcionó contraponiendo amigo contra enemigo, Occidente contra Rusia, élite frente a masas, aristocratismo contra plebeyismo, depredador frente a herbívoro. El tono de su obra era siempre aforístico, directo y categórico.

Al concluir su obra magna, Dontsov subrayó, siguiendo a Nietzsche: que "hay que llevar a cabo una reevaluación radical de los valores. "El fanatismo ", las "sensaciones instintivas", la "emocionalidad" deben ocupar el lugar de la "racionalidad", el espíritu de" la intolerancia étnica ": todo lo que ha sido degradado en nosotros debe ser rehabilitado por una Ucrania fresca y joven." 

Desde la revista Vistnyk en la que él era el editor principal, alentaba por un cambio radical y revolucionario de la OUN, por lo que sus textos iban dirigidos principalmente a los jóvenes estudiantes de la Galicia ucraniana. Su racismo y antisemitismo, el cual iba acrecentándose en sus escritos a la par que el ascenso del Nazismo en Alemania, era tan extremo que Dontsov llegó a negar el orígen semita de Cristo, afirmando que él era oriundo de una raza mediterránea, probablemente la etrusca.

 Después de la división de la OUN en 1940, el propio Dontsov se asoció a sí mismo por algún tiempo con la facción extremista del grupo liderado por Stepan Bendera. Durante la Segunda Guerra Mundial, vivió en Berlín, Bucarest y Praga y publicó artículos en la prensa nazi.

Al final Dontsov abandonó su actividad política y se refugió en Canadá, donde pasaría el resto de su vida centrándose en su faceta literaria, escribiendo sendos ensayos biográficos sobre Mussolini y Hitler, traduciendo al ucraniano la "Doctrina del Facismo" y el Mein Kampf.   

Más información en: http://tinyurl.com/mswzrkf




Mykola Mikhnovsky: "Ucrania es para los ucranianos"

Mykola Ivanovich Mikhnovsky fue abogado y activista político, ideólogo y líder del movimiento de independencia de Ucrania a finales del siglo XIX y principios del siglo XX . Fue autor del folleto "Ucrania independiente" y uno de los organizadores del ejército ucraniano. Su retórica destacó también por su radicalismo, chauvinismo y promoción de la violencia contra quienes creía que eran los "enemigos de la nación":
"La intelectualidad ucraniana se pone de pie para luchar por su pueblo, para pelear ferozmente, sin dar cuartel. Cree en su poder y el poder de su nación, y su deber lo hará posible... "
"Todo aquel que en el conjunto de Ucrania no está con nosotros, está contra nosotros. Ucrania es para los ucranianos y hasta que no quede ningún enemigo extranjero en nuestro territorio, no tendrá derecho a deponer las armas. "

Mykhnovsky era un fanático de una Ucrania unida y monoétnica. Abogaba por  "Una sola, indivisible, libre e independiente Ucrania desde los Cárpatos hasta el Cáucaso." También recomendaba insistentemente a los ucranianos étnicos que "no deben casarse con mujeres extranjeras, porque vuestros hijos serán vuestros enemigos".


Monumento en memoria de Mykola Mikhnovsky



Stepan Rudnytsky: determinismo darwinista y lucha de razas



Stepan Rudnytsky, nació en Przemysl en 1877, estudió historia, geografía, y filología alemana en las universidades en Lviv y Viena. Encontró a sus maestros directos en el geógrafo alemán (investigador de la Edad de Hielo) Albrecht Penck y el geólogo Eduard Suess. Ellos, a su vez, fueron respaldados por la autoridad de Friedrich Ratzel (1844-1904), nada menos que el "padre" de la geografía política moderna y, al mismo tiempo, un determinista geográfico y socio-darwinista.


Los paradigmas de la escritura científica de Rudnytsky pueden ser inequívocamente caracterizados como determinismo geográfico, (llegó a mencionar varias veces en su obra los conceptos etnográficos de "territorio natural" y "espacio vital", los cuales evocan la concepción racialista nazi de Lebesraum) así como primordialismo y perennialismo en sus puntos de vista de la nación. Ferviente defensor de la "formación de un Estado nacional ucraniano en sus fronteras etnográficas", él creía que el estado-nación es el objetivo del desarrollo histórico del siglo XX. Los países multi-nacionales son todos más o menos artificiales y así están condenados a derrumbarse. Por el contrario, una nación es una entidad orgánica: tiene rasgos comunes de la antropología física, un lenguaje común con la literatura y la ciencia desarrollada en ese idioma, tradiciones históricas y aspiraciones políticas comunes, un material cutural y espiritual común, y un territorio común definido, en el que el Estado-nación ha existido, existe, o puede existir. Los ucranianos cumplen todos los criterios anteriores y así son una nación, por lo tanto, deben tener un Estado independiente dentro de sus fronteras naturales. También Rudnytsky identificaba "nación" con "raza", por lo que trató de identificar y separar las características físicas de la "raza ucraniana" del resto de pueblos de su entorno (polacos, rusos, bielorrusos, etc.)

Una clara historiosófica socio-darwinista es evidente en las obras de Rudnytsky, quien llegó a prestar un inusitado interés por las teorías eugenésicas: elogió la ciencia de la eugenesia y argumentó que "por un lado, debería permitirse a la mayor cantidad de ejemplares hechos y derechos saludables y racialmente completos de la nación, que pudieran casarse y criar cuanto les sea posible. Por otro lado, no debemos permitir que los ejemplares enfermos o racialmente menos valiosos puedan hacer eso."

Para Rudnytsky, la historia de la humanidad es una lucha entre razas y naciones, que se rigen por las reglas darwinianas de la lucha por la existencia y la selección natural. Las naciones más civilizadas tienen el derecho a reclamar los territorios deshabitados o poco habitados.

Más información enhttp://tinyurl.com/nermxrd

Stepan Rudnytsky


Así pues, las ideas racistas y etnocéntricas, el impulsivo e irracional culto a la violencia unido al voluntarismo nietzscheano, así como la historia concebida como "lucha de razas" en el sentido del darwinismo social, modelaron las mentes de Bandera, Stetsko y otros futuros nacionalistas ucranianos en los años previos al ascenso del Nazismo en Alemania. Toda esta amalgama de ideas resultará crucial para entender el posterior desarrollo de los acontecimientos, la postura y decisiones que tomará la cúpula de la OUN en la dirección de la estructura, cada vez más autoritaria y radical, de la organización clandestina y de su posterior política de colaboracionismo con los Nazis.



LA DERIVA IDEOLÓGICA DE LA OUN





Se suele mencionar el asesinato del por entonces líder de la OUN, Eugene Konovalets, como el detonante de la posterior ruptura de la organización en dos ramas: la OUN-M, liderada por Andrey Melnyk, y la OUN-B a cuya cabeza se hallaba Stepan Bandera. Tambien se ha hecho hincapié en la diferencia generacional e ideológica entre ambos bandos: si bien la mayoría de los integrantes de la OUN-M pertenecía a una generación que había nacido en torno a 1890 y preferían mantener la genuina ideología de sus fundadores, la OUN-B, cuya generación más jóven había nacido alrededor de 1910, abogaba por una ruptura con el pasado y un cambio revolucionario en la línea ideológica de la organización,

En primer lugar, hay que señalar que, en realidad, la ruptura de la OUN en dos partes venía fraguándose mucho antes. La OUN, ya desde sus primeros compases, nunca fue un movimiento monolítico, si bien son indudables sus marcadas tendencias ultranacionalistas y autoritarias, así como su profundo rechazo hacia el comunismo, el liberalismo y la democracia. Por tanto, para llegar a entender mejor las profundas causas del cisma entre los nacionalistas ucranianos, urge bucear en sus orígenes, en la ideología que profesaban sus líderes y los factores que propiciaron a que las discrepancias se abrieran paso tanto entre sus líderes como entre éstos y sus seguidores.

En general, podemos encuadrar la ideología predominante entre los principales líderes que fundaron la OUN como dentro del nacionalismo autoritario, y como tal, casi todos sus integrantes profesaban admiración hacia múltiples aspectos del fascismo italiano.

La Enciclopedia de Ucrania describe así la política básica de la ley aprobada por la OUN en 1929:

De acuerdo con su declaración inicial, el objetivo de la OUN era establecer un Estado nacional independiente, uniendo todos los territorios étnicos ucranianos. Este objetivo se lograría mediante una revolución nacional dirigida por una dictadura que expulsaría a las fuerzas de ocupación y establecería un gobierno que representase a todas las regiones y grupos sociales (...) La OUN estaba especialmente atraída por los acontecimientos en Italia con la dictadura fascista de Benito Mussolini, que al parecer había rescatado a Italia del caos. Los líderes (de la OUN) vieron en el fascismo tal y como se ejemplificaba en Italia un método legítimo de lograr un estado ucraniano independiente.




Con respecto al punto de vista que tenían con respecto al nazismo (por entonces llamado "hitlerismo"), hay que tener en cuenta que muchos de los primeros líderes de la OUN estaban muy influenciados por el conservadurismo de la moral cristiana, por lo que criticaban la postura demasiado racista, antisemita y radical de esta ideología, pese a que también muchos de ellos enfatizaban sus aspectos positivos. Ahora bien, esta opinión con respecto al nazismo irá cambiando con el tiempo a medida que Alemania se irá perfilando como un socio indispensable para formar un Estado ucraniano independiente, proceso que, como más adelante explicaremos, terminará por generar el cisma en la OUN y la entrada en escena de la rama radical de Stepan Bandera y sus seguidores. Otro factor que deberíamos tener en cuenta es que, debido a que por aquel entonces la región de Galicia estaba en manos del férreo régimen polaco, muchos de los principales líderes de la OUN se veían forzados a desarrollar su actividad en el exilio, por lo general en Checoslovaquia y Alemania.


El problema fundamental que aquejaba a la OUN desde sus inicios fue su falta de conexión con el pueblo ucraniano. Sus ideas políticas apenas influyeron más allá de los círculos académicos y la intelligentsia de la zona occidental de Ucrania conocida como Galicia, un hecho que quizá se debió a la ausencia de un carismático y populista "líder fuerte" entre sus partidarios, figura que estaba muy en boga en la convulsa Europa de aquellos años.

 
En la imágen, Medalla de la SUF (Unión Ucraniana de Fascistas). La SUF estuvo encabezada por Leonid Costaros y Peter Kozhevnykiv. En la década de los 20, ellos fueron los líderes de la Unión de fascistas ucranianos. Entraron en la Liga de los nacionalistas Ucranianos, y en 1929, en la OUN.

Sin embargo, el hecho decisivo que cambiará para siempre el rumbo en la historia de la OUN fue el impacto social que despertó en la parte occidental de Ucrania la actividad literaria del publicista Dmitro Dontsov, quien saltó a la fama gracias a su libro "Natsionalizm" (Nacionalismo), en el que explicaba su doctrina del "Nacionalismo actual". Además, a través de la revista literaria Vistnyk, de la cual él era el editor principal, Dontsov logró todo aquello que la OUN no había conseguido hasta entonces: el enardecimiento de las masas con un estilo directo y atractivo, profesando un exaltado e irracional culto al racismo, el autoritarismo, el poder y la violencia.

La revista Vystnik era una revista mensual de política, literataria y cultural. Bajo Dmytro Dontsov, su editor y redactor jefe, Vistnyk se convirtió en una de las revistas más influyentes en el oeste de Ucrania, especialmente entre los estudiantes y los adultos jóvenes. Propagó una ideología nacionalista militante, abogando por los "slogans nacional-políticos de la nueva Europa y el renacimiento psicológico de la nación", y condenó enérgicamente el marxismo, el comunismo, la Unión Soviética, la masonería, a los rusófilos, e incluso a los liberales-demócratas y socialistas ucranianos. Los artículos, la prosa y poesía fueron aportadas por muchos escritores emigrados ucranianos y occidentales y por prominentes publicistas occidentales. Vistnyk atrajo a 1.500 abonados. A partir de 1934 se publicó una serie separada en formato de libro trimestral, con tiradas de hasta 5.000 ejemplares, con obras de Dontsov y biografías de estilo hagiográfico en las que se ensalzaban a diversos líderes nacionalistas y fascistas de Europa, entre ellos Hitler y Mussolini. La revista dejó de publicarse en septiembre de 1939 con el arresto de Dontsov por las autoridades polacas.

Desde el principio, los líderes de la OUN advirtieron que el revolucionario y agresivo discurso de Dontsov, el cual anteponía la lucha por el poder por encima de cualquier norma ética, no encajaba con los principios morales que la organización preconizaba. Pero por otro lado, también eran consicentes de que este publicista les podía servir de gran ayuda a la hora de popularizar sus ideas. Por tal razón, al menos dos de sus líderes se prestaron a colaborar con la revista literaria, escribiendo publicaciones de manera periódica. 

Más aún, no faltaron los denodados intentos de Andriievsky, Martynets, Konovalets y otros prominentes líderes de la OUN por intentar convencer a Dontsov para que se adhiriese a su movimiento, intentos que fracasaron ante la terca negativa del editor de Vistnyk. Tales tentativas por parte de la cúpula de la OUN revelan hasta qué punto sus líderes envidiaban y echaban en falta la popularidad de la que gozaban los escritos de Dontsov, quien desde el principio supo explotar la fibra populista latente en sus coetáneos, sobre todo presente entre los jóvenes estudiantes. Así por ejemplo, el 15 de junio de 1927, Andieevsky escribió a Dontsov en los siguientes términos:

No puedo entender cómo a ocurrido que usted no está con nosotros y que haya rumores sobre diferencias fundamentales entre usted y nostros (...). La situación es aún más paradójica por cuanto cualquier lego puede entender nuestro vínculo genético con usted, con las ideas que usted ha publicitado. Usted nos niega, al menos en sus cartas hacia mi... Sin embargo, usted será el responsable de nuestra aparición en el mundo.

Hay que tener en cuenta que los líderes de la OUN eran principalmente políticos, y por tanto, estaban dispuestos a "flexibilizar" sus principios ideológicos con tal de ganar popularidad. En cambio, Dontsov era en este sentido más intelectual, más apegado a sus convicciones ideológicas y filosóficas, por lo que nunca aceptó las reiteradas propuestas de la OUN. En general, su negativa giraba  en torno a su pública crítica hacia los líderes de la organización, a los que describía carentes del espíritu fanático que él preconizaba en sus textos, e incapaces de realizar la "ruptura definitiva" con el pasado y la moral tradicional que Dontsov consideraba indispensable en su doctrina.

Este actitud del célebre publicista con respecto a la OUN derivará en una posición ambivalente por parte de los capitostes del movimiento. Por un lado, muchos de ellos denunciarán la negativa influencia que Dontsov estaba ejerciendo en las nuevas generaciones, en parte a que su discurso era cada vez más apologético de los peores aspectos del fascismo y el hitlerismo. En 1933, en un discurso entregado a los miembros de la organización, el propio Andiievsky denunciaba que "la juventud de Galicia empezaba a calificar a todo aquel que no pensase en términos ´dontsovianos´ como un traidor o un oportunista." Asimismo, hablando de Dontsov como ideólogo, Andriievsky reconocía que se trataba de un "fenómeno de la época" pero "peligroso". También una carta de Stsiborsky dirigida a Martynets fechada en 1934 resulta bastante esclarecedora. En ella, un exasperado Stsiborsky califica a Dontsov con adjetivos bastante despectivos y la razón de ello era, al parecer, "el extremismo de Dontsov: su insistencia en una ruptura total con todas las formas anteriores de pensamiento y su abierto apoyo al fascismo y al nazismo."

Pero por otro lado, parece que varios líderes de la OUN comenzaron una callada pero evidente deriva a posiciones más radicales y populistas, como evidencia el libro "Natsionkratsia" (Nacioncracia o "Dictadura de la Nación") es crito por el propio Stsiborsky en 1935, el cual es sin duda una de las obras más emblemáticas de la OUN. En sus páginas, Stsiborsky condena el demoliberalismo y ensalza el movimiento fascista en Italia (lo cual era tónica general entre los correligionarios del movimiento ya desde sus inicios), a la par que critica las posiciones demasiado radicales y racistas del hitlerismo.

Así, Stsiborsky sostiene que el fascismo se justifica "primero y ante todo como una reacción idealista y espiritual de la condición contemporánea creada por culpa de la democracia, el socialismo y el comunismo." En su opinión, la democracia se había convertido en una política "saturada de racionalismo, cosmopolitismo, y de innaturales doctrinas internacionales", lo cual había provocado que poco a poco perdiera "la base espiritual y nacional para su existencia". El fascismo, por el contrario, reconocía el valor de lo espiritual, el poder de la Voluntad y de la Idea, y fue capaz de reemplazar el caos del "demoliberalismo" por la jerarquía, el mando de una élite y la disciplina social.

En cuanto al sistema político que se expone en "Nacioncracia", y a pesar de que su autor adiverte que ese Estado ucraniano "no será ni fascista ni Nacional- Socialista" (en diversas ocasiones Stsiborsky rechazó el término "fascista" considerándolo una calumnia de sus oponentes), lo cierto es que dicho sistema está gobernado por el poder casi omnímodo del "líder de la Nación", el más grande de los grandes hijos de la Nación, quien en nombre de la confianza general de la Nación y a sus atributos íntegros, toma el poder absoluto de manera ilimitada. Según Stsiborsky, la nación estaría representada por este líder o "Vozh", y estaría completamente subordinada al mismo.  Este líder también sería el dirigente del único partido legal (la OUN) que monopolizaría el poder del Estado. Este sistema es un calco del "Führerprinzip" o "principio del Führer", el cual fue aplicado por los Nazis durante su dictadura en Alemania. Así pues, con su dictadura del partido único y su culto al "líder supremo", la ideología de la OUN va tomando formas que, al menos en su vertiente política, lo emparentan cada vez más con el Nazismo, lo cual es muy relevante de cara al progresivo rumbo que tomará esta organización en los años siguientes.


Mykola Stsiborsky



Por lo demás, no es extraño que a mediados de la década de 1930, la crítica hacia los aspectos negativos del Nazismo cediese el paso a una visión mucho más condescendiente. Este mismo proceso se dio en la Italia fascista. Al principio, cuando Alemania se hacía con el control de Austria y amenazaba con expandirse hacia el sur, Mussolini llegó a creer que los nazis se habían convertido en una amenaza y un peligro para su Estado fascista, por lo que rápidamente advino una escalada de la tensión y un enconado intercambio de insultos entre ambas partes. Italia acusaba al Nacional- Socialismo de ser racista, militarista, imperialista, pagano, implacablemente autoritario, anticristiano, antieuropeo y opuesto al espíritu individual y a la cultura occidental. Llegaron incluso al punto de calificar a los nazis como "movimiento político de pederastas", mientras enfatizaban que, a diferencia de los Nacionalsocialistas, ellos no eran ni racistas ni antisemitas... Pero este discurso cambió a medida que Alemania se convertía en un socio fundamental para el futuro conflicto mundial que se avecinaba. Así, en 1937, se produjo una superficial-pero no carente de significado- "nazificación" del fascismo italiano. El aspecto más descarado de ese proceso fue la introducción en 1938 del racismo en la doctrina del fascismo italiano, el cual entre otras cosas aspiraba a crear "un nicho de igualdad para Italia dentro de una Europa predominantemente alemana y "aria". (El Fascismo, Stanley G. Payne, pag. 95)

Así, según aparece documentado en los fondos de Archivo Soberano de la región de Rivne, a partir de 1937 la OUN ya estaba presente como miembro de pleno derecho del "Congreso de los Nacional Socialistas extranjeros" en Stuttgart (por desgracia, no se sabe a partir de qué año la OUN comenzó a participar en tales eventos).

Por todo ello, las publicaciones de la OUN en las que se trataba de manifestar esa visión más condescendiente con el Nazismo empezó a multiplicarse en los años siguientes. Yaroslav Orshan (cuyo nombre real era Orest Chemerinsky), quien dirigió en Berlín la oficina de prensa de la dirección de los emigrados de la OUN desde 1936 hasta 1940, escribió un libro titulado "Natzionalizm Doba" ("La Era del Nacionalismo"), en el que explicaba las diferencias y similitudes del nacionalismo ucraniano con respecto al fascismo y al nazismo.

Tras criticar las tendencias racistas de los alemanes, reconoce que los nacionalistas deberían imitar muchos de los aspectos positivos del hitlerismo, como vincular el presente con sus raíces étnicas premodernas y elaborar sus propios mitos, como el de un líder fuerte y una misión nacional. Orshan cree que el deseo de los alemanes de intensificar la vida nacional cargada de mitología es un aspecto muy positivo que debería imitarse. La población debe enseñar el espíritu de sacrificio por el bien de la nación, en preparación de la futura revolución. En este sentido, asegura Orshan, el nacionalismo ucraniano se asemeja al fascismo italiano y al Nacional- Socialismo alemán.

El nacionalismo ucraniano utiliza el término "nacionalismo" en el mismo sentido en que los nacionalismos alemán e italiano utilizan los términos "Nacional- Socialismo" y "Fascismo".

Y más adelantre añade:

Nacionalismo ucraniano- Fascismo- Nacional Socialismo, son todas ellas expresiones de un mismo espíritu, las cuales marchan contra el mismo enemigo (los demoliberales por un lado, y el bolchevismo comunista por el otro) y toman el camino de la lucha revolucionaria para alcanzar el mayor desarrollo de sus respectivos países.

Por tanto, muchos miembros y fundadores de la OUN afirmaban abiertamente pertenencer a un mismo movimiento socio-político que era perfectamente equiparable al fascismo italiano y el nacionalsocialismo de Hitler, y así lo expresaban en sus publicaciones:

"Bajo el nombre de Nacionalismo Ucraniano, nosotros queremos expresar la esencia de un cierto movimiento socio-político que existe en el mundo de hoy. En un país, se manifiesta bajo el nombre de Fascismo, en otro como Nacional Socialismo, y en el nuestro simplemente como Nacionalismo". 








Quizá debamos buscar el orígen de este primer acercamiento de la OUN hacia el Nazismo, no sólo en que muchos de sus líderes veían en Alemania a un socio indispenseble que les ayudaría a crear su anhelado Estado independiente, sino también como una manifestación de su deseo de adaptarse al nuevo clima social creado por Dontsov y su círculo de colaboradores. 



En efecto, a finales de 1920, los puntos de vista políticos y estéticos del popular editor de Vistnyk se habían alineado abiertamente con el fascismo, y era cada vez más tendente a mostrar sus simpatías por los aspectos racistas y antisemitas que divulgaban los hitlerianos. Ya en 1928 Dontsov elogiaba al movimiento fascista de Italia y su deseo de cortar lazos con el pasado. Dontsov creía que el fascismo representaba a "soñadores" capaces de imaginar un futuro y estaban preparados para "coger a la vida por la garganta."

En Patriotyzm (Patriotismo, 1936), Dontsov escribió con admiración la tranformación de Japón en las últimas dos generaciones, y de la Italia fascista, que "había cambiado, más allá del reconocimiento de la naturaleza de su gente, toda la faz moral y espiritual de una nación que hasta entonces había sido perezosa, débil, miserable, encerrada en su península." Según Dontsov, una transformación psicológica y espiritual inspirada por el fascismo había elevado a los italianos desde el nivel de un pueblo de plebeyos a la de una nación maestra. Mikhail Ostroverkha también fue un prominente colaborador de Vistnyk, y aunque al igual que Dontsov nunca se alistó en la OUN, también contribuyó notablemente a popularizar el fascismo. Su obra Nova Imperia (Nuevo Imperio, 1938) fue descrita por Zaitsev como la mejor apología del fascismo "salida de la pluma de un ucraniano".

 Aunque Dontsov ya había empezado a proclamar su manifiesto apoyo al fascismo en 1923, este apoyo se había vuelto incondicional a mediados de 1930. En un artículo publicado bajo el título de "Poputchykam" (Compañeros de Viaje, 1935) escribió triunfalmente que la oposición del fascismo al comunismo y el liberalismo había producido "una nueva ideología contemporánea y vital". Su editorial publicó el libro de Rostilav Yendik sobre Hitler, el cual describía al Führer ya como el representante de toda la nación alemana, inspirando la adoración mística en su pueblo, derrotando al marxismo y la socialdemocracia, y destruyendo la influencia de los judíos. Yendik elogió la unificación del pueblo alemán en torno a los principios de "Sangre y Tierra" y la fuerte personalidad que representaba "la corona de la nación", rechazando a los "cretinos" parlamentarios y a los intrigantes. 

Publicaciones como estas evidencian los esfuerzos de Dontsov por popularizar las corrientes fascistas y hitlerianas entre los jóvenes de la región de Galicia, esfuerzos que al parecer tuvieron bastante éxito a tenor de la exclamación que Voldymir Levynsky, conocido ideólogo conservador de aquellos años, escribió con respecto a este tema:

¡Oh, cuán extendido está el culto a Mussolini, Hitler y otros hombres fuertes fascistas entre los estudiantes ucranianos! ¡Cuántos pequeños Hitlers y Mussolinis van a surgir bajo la influecia de las publicaciones de Dontsov!

Entre los trabajos inéditos de Dontsov escrito bajo el pseudónimo de Basariuk, el insigne escritor esboza un breve relato de ficción en el que muestra su deseo de que aparezca en Ucrania una figura similar a la de Hitler en Alemania. Titulado "Habemus Papam", en él describe la elección de un nuevo "Führer" ucraniano (utilizando la palabra alemana). En un  momento dado, el elegido se levanta, hace el saludo fascista, y se dirige a la multitud reunida ante la necesidad de una estricta jerarquía social y el gobierno de un sólo partido. Cuando alguien en medio del éxtasis exclama: Heil Hitler!, él comenta: "Bueno, yo no iría tan lejos. Advierto a nuestros exportadores que lo que buscan en el extranjero lo pueden encontrar delante de nuestras narices". El Führer dice: "Nosotros somos demócratas (...), pero también respetamos el principio autoritario del líder natural".

A pesar de que durante los años de la postguerra Dontsov siempre negó su afinidad con el Nazismo, lo cierto es que durante la víspera de la guerra geramano- soviética sus escritos racistas y antisemitas aumentaron exponencialmente. En 1942 Dontsov se burlaba de quienes utilizan el término "Nacionalismo Zoológico" para describir su doctrina. Según ellos, escribió, "el nacionalismo zoológico es aplicable a todos aquellos que, por ejemplo, se niegan a arrastrarse en un único frente común junto con los judíos del mundo para luchar contra el hitlerismo".

Ya en 1933 Dontsov era un firme admirador del propio Hitler, un hecho que se desprende de su correspondencia personal con Yurii Klen, quien por aquel entonces vivía en Alemania y escribía para Vistnyk. El 22 de marzo de 1934, Dontsov le escribió contándole que las barricadas separaban el "mundo viejo, humanamente hermoso, con alma, débil, judeo-masónico, socialista, rusófilo, con todos sus prejuicios del progreso democrático y mecánico", de "nuestro lado", que  para Dontsov era nada menos que "el mundo de Mussolini y Hitler, el mundo de la creatividad (y brutal) individualidad, el mundo del trabajo y la dedicación, hostil a quienes han hecho de la política y la literatura su negocio, a los canallas, arribistas y cobardes que han buscado por todas partes sus compromisos".


Además, él se sentía halagado cada vez que alguien le sugería que él podía convertirse en un Goebbels para Ucrania, respondiendo el 24 de septiembre de 1936: ..."Lo que usted dice es cierto. Yo podría ser un Goebbels. Pero no hay un Hitler. No, el problema no es que no haya un Hitler, sino que no hay hitleristas, y todavía no está claro que vayan a aparecer, porque sin ellos, no puede haber un Hitler".

En 1938 Vistnyk celebra abiertamente la expansión imperial de Hitler en Europa del este, comentando que el camino "desde Europa hacia el este es el camino de los gigantes, la decisión tomada por Alejandro, Napoleón, e Inglaterra también ha sido tomada por el Tercer Reich alemán". Dontsov atribuyó el éxito del líder alemán al hecho de que había "impregando a su pueblo con la idea dinámica y explosiva que él lleva dentro de sí" y que "en la Europa contemporánea (además de Italia) sólo había una fuerza dinámica que estaba tomando la senda de los gigantes, la seguida por Carlos XII, Napoleón y el ejército del Káiser".

También Dontsov apeló a la descripción emocional antes que a la explicación racional para ensalzar el ímputu revolucionario de la Alemania Nazi. Con un lenguaje  directo a la vez que estético, el publicista describe la grandiosidad de los mítines de Nuremberg:

La música, las canciones, las palabras exaltadas repetidas por cientos de miles de personas, una patriótica liturgia emitida por los altavoces, un bosque de banderas de color rojo llameado, 40 proyectores, una multitud de 200.000 personas que piadosamente cantaban: "Deutschland, Deutschland Über alles!"

En mayo de 1939 Dontsov volvió a escribir otra apoteosis de Hitler y el nazismo, en el que citó en varias ocasiones el Mein Kampf y los escritos de Alfred Rosenberg, y denunció las influencias judías en la política y en el arte.

Todos estos artículos señalan, según Olesia Omelchuk, que los "Vistnykitas" (seguidores de las publicaciones de Vistnyk) estaban por entonces plenamente dispuestos  a participar en su propio sometimiento a los "nuevos dioses" alemanes. También señala que Dontsov conocía las implicaciones de la Lebesraum con respecto a Europa del este y Ucrania, pero prefirió ignorarlas en favor de su propia doctrina del irracional entusiasmo; así, las dudas fueron sacrificadas "en aras de su deseada y estetizada realidad, que sólo su propia imaginación había creado".

Por su parte, Strijek considera que el compromiso de Dontsov con Alemania y Hitler fue más allá de un análisis razonado o la pragmática admiración por su éxito político. Por el contrario, se trataba de algo puramente emocional, y se expresaba en las descripciones que hacía Dontsov sobre Hitler, al que llegó a calificar de "verdadero Mesías" y a los hitlerianos como "barones mediavales y militantes recubiertos de acero".


Publicación de los Nacionalistas Ucranianos de Melnyk. Debajo del título, "por Ucrania!", se puede leer que este panfleto fue editado y publicado por la "Liga de Fascistas Ucranianos".


Dontsov contribuyó también a la propagación del racismo biológico del nazismo subrayando su admiración por Hitler y por clasificar a las personas como superiores e inferiores de acuerdo a rasgos heredados e inmutables. Por otra parte, alineó su antisemitismo con el nazismo.  En un artículo de 1937, el editor de Vistnyk lamentó el hecho de que los dirigentes ucranianos no hubiesen atizado el antisemitismo durante la revolución fallida de 1917-1920 de la misma forma a como los Nazis lo estaban haciendo, y en 1939 repitió las afirmaciones de Hitler sobre que la judería internacional era una fuerza políticamente subversiva y degenerada en la literatura y en las artes.

Incluso después de la guerra, continuó argumentando que el judaísmo hacía hincapié en el aspecto fisiológico y sensual en lugar de lo inmaterial, y que el Nuevo y el Viejo testamento representan, respectivamente, lo "ario" y lo "semita". El cristianismo, en su opinión, estaba más cerca de las religiones de Grecia y Roma que de la de Moisés (1957). 

Durante su vejez, no hubo ningún retroceso en cuanto a su apología de la violencia en su últimos escritos, ni ningún reflejo a considerar el carácter sagrado de la vida humana. Por el contrario, abogó por una renovada llamada a imitar la violencia de las cruzadas y el fanatismo de los conquistadores.

Uno de los seguidores más fieles de Dontsov, y por supuesto colaborador de Vistnyk, fue Rostilav Yendik, quien desarrolló en sus publicaciones el enfoque en torno a la sangre y su pureza. Entre sus obras destacan el libro "Antropologiehni prykmeti ukrainskoho narodu" (Características antropológicas del Pueblo de Ucrania, 1934) y la colección de cuentos "Rehit Ariadnik", 1937). El primer libro pretende ser un estudio de los diferentes tipos raciales. Se afirma que las características psicológicas y culturales son un producto de los orígenes raciales: "los fenómenos de carácter psíquico y físico son dos expresiones distintas de un mismo orígen" (1934). Sugiere además que algunas razas son genéticamente inferiores: "Carecen de los anticuerpos fisiológicos para defenderse de nuevas enfermedades, la energía mental para encontrar trabajo y pan en las condiciones que se les imponen. El frío abrazo de la muerte es su único destino". A los judíos se les asigna el "tipo oriental", mientras que los ucranianos están clasificados más cerca del "tipo nórdico" predominante en Europa (algo de lo que los Nazis no estaban muy de acuerdo, como más adelante veremos). En sus obras una gran cantidad de espacio está dedicado a la descripción de las apariencias físicas de las diferentes razas, incluyendo formaciones del cráneo, ojos y cabello.

Así pues, todas estas ideas filofascistas y filo-hitlerianas terminaron por inflitrarse en la juventud de Galicia en los años inmediatamente anteriores al inicio de la guerra germánico- soviética, jugando un papel decisivo en la guerra ideológica que desembocó en la división de la OUN  en dos partes. Vale la pena señalar la opinión que hace Yurii Sherekh al respecto. Según él, lo que en un principio era un "legítimo nacionalismo liberacionista" fue confundido al final por un "ilegítimo nacionalismo partidario del exterminio", y el principal culpable de este hecho se debió a la negativa influencia del talentoso y carismático Dontsov:

El portavoz de la idea de nacionalismo extremista se convirtió en el único ideólogo del nacionalismo, a pesar de que sus excesos eran ajenos y estaban muy apartados de la mayoría del pueblo ucraniano. Si bien se acepta el grado de liderazgo de D. Dontsov, la gente de hecho continuó dando al movimiento - su movimiento de liberación- un contenido nacionalista que era "moderado", "humanístico", "democrático", "cristiano", o como se quiera etiquetar. D.Dontsov fue innegablemente el líder ideológico, el mayor publicista y abanderado del movimiento de liberación ucraniano durante quince años, pero la paradoja es que este movimiento, incluso entre sus círculos más anchos, nunca aceptó ni uno sólo de los excesos a los que Dontsov estaba dispuesto a llegar.

A pesar de que no podemos dar la razón a Sherekh en lo que respecta a su apología del genuino movimiento de la OUN, el cual distaba mucho de ser "moderado" o "democrático" (más bien todo lo contrario), sus declaraciones en relación a la influencia de Dontsov resultan muy ilustrativas, por cuanto admite que gran parte de la culpa de los "excesos" (entiéndase la masiva y arbitraria violencia que la OUN-B y la UPA perpetraron contra los judíos y los polacos) que cometió el movimiento nacionalista ucraniano durante la Segunda Guerra Mundial estaba fuertemente vinculada a las ideas extremistas publicitadas por Vistnyk y su círculo de colaboradores.

También Yurii Boiko, quien trabajó para la OUN-M durante los años de la guerra y la postguerra, publicó una carta abierta al propio Yurii Sherekh en la que admitía que "Dontsov jugó un papel muy negativo al promocionar cierto tipo de literatura y popularizar ideas inhumanas más propias de regímenes totalitarios".

Resulta a este respecto muy revelador constatar que "el principal abanderado y publicista del nacionalismo ucraniano" (según Sherekh) fuese además y al mismo tiempo "el mayor promocionador y publicista de Hitler, Mussolini y otros hombres fuertes fascistas" (según Levinsky), circunstancia que dio como resultado un nacionalismo con unas connotaciones cuanto menos bastante especiales.


El actual grupo ultranacionalista Congreso Juventudes Nacionalistas (MNK), el cual estuvo muy presente durante el Euromaidán, muestra una interesante conjunción de símbolos: los colores rojinegro de la OUN-B/UPA junto con el emblema de Vistnyk, enfatizando con ellos la profunda relación entre las ideas de Dontsov y los banderistas.





PENSAMIENTO Y OBRAS DE LOS PRINCIPALES LÍDERES DE LA OUN-B




Un  símbolo muy familiar

Muchos de los líderes de la OUN, como el propio Stepan Bandera o Roman Shukhevich, pasaron su juventud en los grupos scout ultranacionalistas como Plast, en donde ya por 1911 se destilaban esvásticas con el Tryzub de Ucrania junto a una flor de lis. Así que el símbolo de masas que popularizó el Nazismo en toda Europa en los años 30 del pasado siglo no era en absoluto desconocido para los nacionalistas ucranianos. Otro dato curioso es que los miembros de Plast debían jurar fidelidad con una mano alzada mostrando tres dedos, un gesto que fue muy utilizado más tarde por los ucranianos que se enrolaban en las tropas Nazis al hacer el "juramento de fidelidad a Hitler", y que en nuestros días se ha convertido en el emblema del partido ultranacionalista radical ucraniano "Svoboda".



Sobre estas líneas, Stepan Bandera y Sukhevych como miembros de organizaciones scouts de Ucrania







Stepan Bandera: el Führer del Nacionalismo Ucraniano

 


Stepan Bandera creció en un ambiente familiar patriótico y religioso. Su forma de pensar fue configurada desde sus inicios por su padre, un sacerdote greco- católico y activista nacional que participó en la lucha por un Estado ucraniano. La religión era un valor muy importante para Bandera, pero no más que el nacionalismo. En su juventud, las actitudes de Bandera estuvieron influenciadas por los intentos de establecer un Estado ucraniano y por el conflicto polaco-ucraniano.  El Estado proclamado por los ucranianos en noviembre de 1918 en Lviv fue destruido por los polacos, mientras que el estado que los ucranianos intentaron establecer en Kiev fue, de nuevo, destruido por los soviéticos. 

En su período de instituto Bandera estudió a Mikhnovski, Dontsov, y otros ideólogos que radicalizaron el nacionalismo ucraniano, el cual, en el siglo XIX, fue más social y moderado que étnico, racista y agresivo. A Bandera también le fascinaron varias organizaciones terroristas revolucionarias y secretas, tales como los nihilistas rusos, los insurgentes polacos, los bolcheviques, los fascistas italianos y los Nacional Socialistas alemanes. Bajo la influencia de Dontsov, la fascinación de Bandera hacia Lenin pronto se transformó en un odio visceral hacia el comunismo. Al frente del aparato de propaganda y más tarde como máximo dirigente de la Ejecutiva Nacional de la OUN, Bandera demostró con creces que había interiorizado las nociones ideológicas del extremismo nacionalista ucraniano y el autoritarismo europeo, así como sus discursos racistas y fascistas.

Y es que tras convertirse en el Providiknyk (adjetivo similar a "Vozhd" que en ucraniano significa "líder", "conductor" o "guía") de la Ejecutiva Nacional de la OUN en 1932, Bandera contribuyó esencialmente a la radicalización de la organización. La Ejecutiva Nacional empezó a asesinar a más y más ucranianos, entre ellos a miembros de la OUN acusados de traición. Si los ejecutores expresaban dudas sobre asesinar a otros miembros de la OUN, los cuales con frecuencia eran estudiantes o alumnos de secundaria acusados de traición o colaboración con las autoridades polacas, Bandera insistía siempre en que sus órdenes debían ser ejecutadas. Pese a que la posición que ocupaba por entonces Bandera debía estar subordinada a Konovalets y a que la dirección de la organización debía operar en el exilio, su contribución al terror fue significativa. Su avidez y creuldad llegó a sorprender a sus propios superiores, especialmente a los miembros de la OUN. Su plan de crear "camisas verdes" o un movimiento partisano sugiere que Bandera y su Ejecutiva Nacional consideraban cambiar sus tácticas del terror organizado a un movimiento más clandestino, el cual dirigiría un levantamiento e intentaría tomar el poder.

El culto a Bandera surgió por primera vez durante los jucios de Varsovia y Lviv en 1935 y 1936, después del asesinato de Pieracki. Durante el último de estos juicios, Bandera actuó como el verdadero Providnyk de la organización revolucionaria fascista que representaba  a la nación ucraniana y luchaba por "los derechos del pueblo ucraniano". Consta en acta que muchos de los presentes en el juicio, acérrimos defensores de Bandera, realizaron múltiples saludos fascistas durante la sesión. Durante este proceso en Lviv, Bandera no negó su implicación en las actividades terroristas de la OUN o el hecho de que su organización asesinase al ministro de Polonia y a cierto número de personas. Por el contrario, él recordó los asesinatos y anunció con orgullo que fue él en persona quien ordenó que muchos de ellos se llevaran  a cabo. De acuerdo con su declaración, tales asesinatos formaban parte de la "lucha por la liberación", incluso si la mayoría de las víctimas eran patriotas ucranianos. 

Para entender la cosmovisión de Bandera durante los años 30, es importante prestar atención a su discurso el día 26 de junio de 1936 durante el juicio en Lviv, donde afirmó que: 

Nuestra idea y nuestro entendimiento es tan elevado, que cuando llegue a su definitiva realización, no cientos sino miles de vidas humanas deberán ser sacrificadas para que pueda llevarse a cabo.


"La Revolución Nacional de Ucrania"

En abril de 1941 la generación joven de los miembros de la OUN, ya por entonces mayoritaria, celebraron el Segundo Congreso de los Nacionalistas Ucranianos en Cracovia. En este congreso Bandera fue elegido oficialmente como líder de la OUN. Vale la pena detenerse en los principios, símbolos y rituales que fueron introducidos oficialmente en este Congreso para entender el proceso de "Nazificación" que Bandera introdujo en la OUN:


  • Se aprueba el principio de Führerprinzip, según el cual el máximo dirigente de la OUN pasaba a tener una autoridad y un poder absolutos.


  • Se aprueba el principio autoritario de "Una nación, un partido, un líder" (odyn narod, odyn provid, odna vlada), el cual es un plagio descarado del "ein volk, ein reich. ein führer" de los Nazis.

  • Se aprueba la bandera rojinegra, que simboliza "Sangre y Tierra" (Blut und Boden), como bandera oficial de la organización.

  • Se aprueba el saludo fascista mientras se proclama "¡Gloria a Ucrania!", en una evidente imitación del "Sieg Heil!" de los Nazis.



Mientras se implicaba en la preparación de la operación Barbarroja, la OUN-B planeó la "Revolución Nacional" de Ucrania, un término muy empeado tanto por Mussolini, Hitler y otros dictadores fascistas (el caso de Hitler es posiblemente el más conocido, ya que tras su intento de Golpe de Estado en Múnich proclamó que "¡La Revolución Nacional ha comenzado!").


La "Revolución Nacional" siempre ha sido el anhelo de todos los movimientos fascistas, y el de Bandera no fue una excepción



Bandera, junto con Lenkavsky, Shukhevych y Stetsko, compusieron un documento llamado "La Lucha y Actividades de la OUN en Tiempos de Guerra", en el que se explicitaba que los objetivos de la "Revolución Nacional" de Ucrania consistían en establecer un Estado ucraniano independiente, el cual estaría gobernado eclusivamente por la OUN, y la eliminación de los enemigos políticos y étnicos de ese Estado para la introducción de una dictadura fascista. Por supuesto que Bandera, como Providnyk de la OUN-B, se convertiría también en el Providnyk de ese Estado.

Por aquel entonces y mientras se redoblaba la colaboración con la Abwehr, Bandera y sus seguidores estaban persuadidos de que Hitler aceptaría al nuevo Estado ucraniano que sería proclamado por la OUN-B, tal y como ya hizo con Eslovaquia y Croacia. Una vez iniciada la Operación Barbarroja, los activistas de la OUN-B abandonaron la clandestinidad y actuaron según se estipulaba en "Lucha y Actividades". Dado que las autoridades alemanas no permitieron que Bandera viajara a "los nuevos territorios ocupados", este dio la orden a Stetsko de viajar a Lviv y proclamara allí la creación del nuevo Estado ucraniano. 

Los miembros de la OUN-B pertenecientes a las unidades especiales siguieron la línea del frente durante la Operación Barbarroja e hicieron proclamaciones similares a la de Stetsko en cientos de lugares de Ucrania occidental. Tales proclamaciones solían coincidir con el inicio de los progromos en esos lugares: sus perpetradores estaban compuestos por alemanes, activistas de la OUN en colaboración con la población local.



Pese a que Bandera estuvo apresado por los alemanes en el momento de los progromos de Lviv, la responsabilidad de Bandera en estos hechos es evidente dado que sus seguidores aplicaron las directrices transmitidas por el Providnyk de la OUN en "Lucha y Actividades". Todas las atrocidades cometidas por la OUN-B contra los judíos y otras minorías étnicas fueron el resultado tanto de la preparación por parte de Bandera de la "Revolución Nacional de Ucrania", como de que él estaba realmente dispuesto a realizar las metas propuestas en dicho documento. Además, Bandera nunca condenó los resultados de la "Revolución Nacional de Ucrania", ni sugirió que estuviera en desacuerdo con ellos. Más tarde la OUN-B publicó la carta de Bandera fechada el 15 de julio de 1945 a Ivan Klymiv, dirigente de la OUN-B en Ucrania, en la que el Providnyk le dio a Klymiv y a otros "Amigos-Heroes" las gracias por todo lo que habían hecho. Antes de la publicación de la carta, Stetsko tuvo que haber informado a Bandera de los detalles sobre los acontecimientos revolucionarios en persona.



Bandera arrestado por los alemanes

A principios de enero de 1942, y ante la reiterada negativa de Bandera por retractarse de su proclamación del Estado independiente ucraniano acaecida en junio de 1941, fue colocado en la celda Nº 73 del campo de concentración en Sachsenhausen. Este hecho, unido a la represión que los alemanes perpetraron contra sus familiares (en la que varios de sus hermanos terminarían muriendo), ha dado origen al mito del supuesto "antifascismo" de la OUN-B, un mito del que nos ocuparemos más adelante. Sin embargo, una vez que fue liberado por los alemanes, el idilio entre Bandera y los nazis no terminó aquí. Incluso en 1944 se registran contactos entre él y los dirigentes nazis en los que se acuerdan nuevas etapas de colaboración que se prolangarán incluso hasta 1945. Más adelante, una vez que Alemania fue derrotada, Bandera logró contactar con los servicios de espionaje occidentales, a quienes les ofreció sus servicios para continuar su lucha antisoviétiva.


Durante la última etapa de su vida, Bandera se fue desvinculando de la OUN debido al giro "democrático" que tomó la organización a finales de 1943 (cuando sus líderes comprendieron que no les quedaba otra opción que aliarse con las potencias occidentales). Sin embargo, Bandera no cesó su actividad y se reunió con varios líderes fascistas europeos, entre ellos con el General Franco en España, con el que acordó en 1951, entre otras cosas, la institución de la radiodifusión nacionalista ucraniana en Madrid.


Bandera nunca ocultó que el objetivo fundamental de su lucha fue siempre el mismo: la creación de un Estado independiente ucraniano mediante la destrucción de Rusia.

"El principal propósito y los principios fundamentales de toda la política de Ucrania es y debe ser la restauración del estado independiente de Ucrania mediante la liberacion de la ocupación bolchevique y el desmembramiento del Imperio ruso dando lugar a estados nacionales independientes Sólo entonces puede tener lugar una unión de Estados nacionales independientes en bloques o alianzas en relación con la geopolítica, los intereses económicos, de defensa y culturales." 


Crímenes cometidos por Stepan Bandera 

Stepan Bandera fue un cabecilla fascista partidario de crear una dictadura antisoviética en territorio ucraniano que recurrió a la colaboración con el régimen nazi alemán y a los crímenes en masa para imponer su Estado, el cual debía estar habitado únicamente por la etnia ucraniana

- En 1940 creó dos batallones de la Wermacht formados por miembros de su organización de nacionalistas ucranianos, los batallones Nachtigall y Roland que participaron en el ataque a la URSS.

- Es responsable de la ejecución en junio de 1941 en la ciudad de Lvov de miles de polacos, rusos, judíos y ucranianos comunistas, de matanzas y pogroms de judíos y polacos cometidos por los fascistas ucranianos en el verano de 1941.


- De las horribles matanzas en 150 aldeas habitadas por polacos civiles el 11 de julio de 1943 en que cerca de cien mil fueron masacrados.


- Es responsable del asesinato de 17 mil polacos entre 1944 y 1947.


- De la ocupación de 33 localidades en Eslovaquia Oriental en 1946.

- Del asesinato de judíos y representantes del Estado checoslovaco y otros crímenes espantosos.


- El subordinado de Bandera llamada Iván Klimchak masacró a 529 personas de las que 220 eran niños en la aldea de Volia Ortrovetskaya. Otra banda de fascistas “independentistas” ucranianos quemó viva en un granero de la aldea de Zalese Koroletskoea a 60 personas.






Yaroslav Stetsko: el lugarteniente de Stepan Bandera




Nacido en 1912, en 1933 Yaroslav Stetsko ya había alcanzado un papel esencial en la definición de la línea ideológica de la OUN. Stetsko sostenía por entonces que la esperada revolución ucraniana constituiría la etapa final de la revolución mundial que se había iniciado con la victoria del Fascismo italiano y del Nacional-Socialismo alemán. 


El nacionalismo ucraniano culminaría el camino emprendido en Italia y Alemania, provocando la caída de Rusia, un acontecimiento llamado a abrir un nuevo capítulo en la historia de Europa oriental.


En la visión política de Stetsko, en una línea muy similar al discurso falangista en España, la apuesta por la organización nazi-fascista del Estado se contraponía al modelo de la democracia liberal, un sistema que considerada controlado por la masonería y el judaísmo. En un borrador de artículo escrito a finales de los años 30, el líder ucraniano presentaba la democracia como: 


una corrupción de la moral, un engaño y un sistema desmoralizador y a sus gobiernos sometidos a la burguesía financiera, la masonería y a una camarilla de criminales internacionales liderados por judíos. 



En sus zhyttiepys muestra su oposición no sólo al marxismo, un producto de la mente judía, sino también a la democracia, defendiendo un sistema autoritario de partido único en Ucrania.




El compromiso de Stetsko con el proyecto nazi-fascista se mantuvo después del conflicto posterior a la declaración de restauración del Estado ucraniano. Tras su arresto en Berlín, Stetsko todavía siguió insistiendo al gobierno alemán en la necesidad de cooperar con el nacionalismo ucraniano. En este sentido, en sus zhyttiepys asegura que la Ucrania soberana seguiría aportando apoyo militar y económico a Alemania, considerando al mismo tiempo que la reconstrucción de una Ucrania soberana y unida sólo será posible con la victoria de Alemania.



Es significativo que Stetsko presente, en este contexto, al futuro ejército nacional ucraniano como el frente que defenderá la seguridad de Alemania contra la invasión de Moscú. Consolidada por esta vía la seguridad de su frontera oriental, Alemania podrá entonces ocuparse en imponer el orden a los pueblos que, a diferencia de Ucrania, se muestran hostiles al Estado alemán.



A partir de mediados de los años 40, la simpatía por el modelo nazi-fascista se hace realidad en España, abriéndose un periodo de colaboración de la OUN, y de otras ramas de la extrema derecha ucraniana, con las instituciones del Estado franquista en España. Stetsko llega incluso a hacerse con el control de las emisiones de Radio Nacional dirigidas a Ucrania. Con anterioridad, durante su periodo en Génova, en torno a 1939, Stetsko también colabora con las autoridades fascistas italianas.




El antisemitismo teórico y práctico de Stetsko
Como señalan algunos autores, la ruptura de la OUN, tras el asesinato en mayo de 1938 de Yevhen Konovalets, favorece la profundización en el discurso antijudío de origen nazi y en la posterior radicalización de los motivos antijudíos en el movimiento nacionalista ucraniano. La OUN de Bandera asumiría con claridad esta nueva línea.

Stetsko participa desde muy pronto en esta corriente de antisemitismo. Como editor a finales de los años 30 del periódico de la OUN Na sluzhbi natsiyi (Al servicio de la nación), Stetsko publica en ese periodo diversos artículos con alta carga antisemita. En mayo de 1939, usando el seudónimo de Zynovy Karbovych, publica ‘Nosotros y los judíos’. En ese texto presenta a los judíos como nómadas y parásitos, una nación de “estafadores, materialistas y egoístas”, carente de heroísmo y de cualquier idea que podría merecer el sacrificio. 


Puesto que sólo encuentran interés en el beneficio personal y placer en la satisfacción de los instintos más bajos, no puede esperarse de ellos sino la corrupción de la cultura heroica de las naciones guerreras. 

Según Stetsko, los ucranianos fueron los primeros en Europa en "comprender el trabajo corruptor de los judíos. Habiendo sabido apartarse de ellos desde hacía siglos, los ucranianos habían conseguido retener la pureza de su espiritualidad y de su cultura."



Aunque en sus zhyttiepys Stetsko presenta a Moscú como el enemigo principal y decisivo, menciona también el papel hostil y perjudicial de los judíos que colaboran con Moscú para esclavizar a Ucrania. Apoya, por ello:


 la destrucción de los judíos y la conveniencia de importar los métodos alemanes de exterminio, oponiéndose a alternativas orientadas a su asimilación y demás.


Un estado libre de judíos y de otras minorías era, en todo caso, un importante objetivo para la OUN.


Con el paso de los años, Stetsko se convirtió en el máximo referente mundial de la lucha contra el comunismo creando el Bloque Antibolchevique de Naciones (ABN), con estrechas vinculaciones con el gobierno de los Estados Unidos (sobre todo con Ronald Reagan) presidiendo esta organización entre 1946 y 1986, año de su fallecimiento. 

Más información en: http://tinyurl.com/ndtytt2


Artículo escrito por Stetsko titulado "Nosotros y los Judíos", en el que el autor expone sus ideas antisemitas.


Placa conmemorativa de Stetsko y su esposa en Múnich (Alemania)




Roman Shujévych: comandante de un batallón Nazi y de la UPA


En 1925, Shukhevych se unió a la terrorista Organización Militar de Ucrania (UVO). En 1926, recibió la orden de asesinar al superintendente de la escuela de Lviv, Stanisław Sobinski , acusado de "Polonizar" el sistema educativo ucraniano. El asesinato se llevó a cabo por Roman Shukhevych y Bohdan Pidhainy el 19 de octubre de 1926. En febrero de 1929, cuando la Organización de Nacionalistas Ucranianos fue fundada en Viena, Shukhevych, bajo el nombre "Dzvin", (Campana) se convirtió en representante del Ejecutivo ucraniano.

Shukhevych lideró una ola de ataques que se produjeron contra la propiedad polaca y casas de Galicia en 1930, con la intención de provocar la consiguiente represalia de las autoridades polacas y radicalizar así a la sociedad ucraniana. La administración polaca tomó tales represalias mediante un proceso de "pacificación", que intensificó el sentimiento anti-polaco y el aumento del nacionalismo ucraniano .

Shukhevych, junto con Stepan Bandera , Stepan Lenkavsky , Yaroslav Stetsko , Yaroslav Starukh , y otros desarrollaron el concepto de "revolución permanente". Según su tesis, el pueblo ucraniano sería siempre explotado por un ocupante, y sólo podría obtener la libertad a través de la continua presión sobre el enemigo. Como resultado, la OUN asumió la responsabilidad de la preparación para una revolución de Ucrania ("Revolución Nacional") . Shukhevych propaga las ideas que la revolución era un conflicto sin concesiones con el único fin de derrotar definitivamente al enemigo.

Antes de la Operación Barbarroja, la OUN cooperó activamente con la Alemania nazi. De acuerdo con la Academia Nacional de Ciencias de Ucrania y otras fuentes, el líder OUN-B Stepan Bandera mantuvo reuniones con los jefes de inteligencia de Alemania, en cuanto a la formación de los batallones "Roland" y "Nachtigall", y El 25 de febrero de 1941, el jefe de la Abwehr, Wilhelm Franz Canaris, sancionó la creación de la "Legión de Ucrania" bajo mando alemán. La unidad habría conteado con hasta 800 personas. Shukhevych  se convirtió en un comandante de la Legión desde el lado de la OUN-B. La OUN esperaba que la unidad se convertiría en el núcleo del futuro ejército ucraniano. Durante la primavera, la OUN recibió 2,5 millones de marcos destinados a las actividades subversivas contra la URSS. En la primavera de 1941, la legión se reorganizó en tres unidades. Una de las unidades se hizo conocida como "Batallón Nachtigall", la segunda se convirtió en el "Batallón, Roland", mientras que la tercera fue enviada inmediatamente a la Unión Soviética para sabotear la retaguardia del Ejército Rojo. 

Shujévych comandó el batallón Nachtigall del Ejército Nazi formado íntegramente por 400 voluntarios ucranianos y dirigido por el almirante Canaris, quien por cierto había vetado la creación de la Legión de Ucrania en el seno de la Abwehr. 

Después de un entrenamiento intensivo, el batallón Nachtigall viajó a Riashiv el 18 de junio, y entró en Lviv el 29 de junio, donde se proclamó la declaración del nuevo Estado de ucraniana. La administración alemana sin embargo no apoyó este acto. Al mismo tiempo, se estima que en junio-julio  de 1941, más de 4.000 judios fueron asesinados en pogromos en Lviv y otras ciudades en el oeste de Ucrania. Existe controversia en cuanto a la participación del Batallón Nachtigall y de Roman Shukhevych en estas atrocidades, así como en la masacre de profesores de Lviv. 

La primera compañía de la unidad  se quedó en Lviv por sólo siete días, mientras que el resto de la unidad se unió más tarde, durante su marcha por el Este hacia Zolochiv, Ternopil y Vinnytsia.  Existen demandas de que los soldados de Nachtigall participaron en el asesinato de judios durante su marcha por tres aldeas de la región  de Vinnytsia, donde se cuenta que los judíos fueron fusilados en masa.


La negativa de Alemania a aceptar a la OUN-B después de su proclamación de la independencia de Ucrania en Lviv, condujo a un cambio de la dirección del batallón Nachtigall. Como resultado, Shukhevych junto con el resto del batallón fue retirado por Alemania. 

En Alemania, en noviembre de 1941, el personal de Ucrania de la legión se reorganizó en el Batallón schutzmannschaft 201. Llegó a contar con 650 miembros que recibieron contratos individuales que requerían que los combatientes sirviesen por un año más adicional. El  título de Shukhevych pasó a ser el de Hauptmann (Capitán) de la primera compañía y diputado Comandante del Batallón, que estuvo comandado por Yevhen Pobihushchyi

El 19 de marzo de 1942, el batallón llegó a Bielorrusia, donde sirvió en el triángulo entre Mahiliou-Vitebsk-Lepel. Con el vencimiento del contrato de un año, todos los soldados ucranianos se negaron a renovar sus servicios. El 6 de enero de 1943, fueron enviados a Lviv, a donde llegaron el 8 de enero. Roman Shukhevych escapó de ser arrestado por la Gestapo. 

El historiador polaco-alemán y experto en el Holocausto Frank Golczewski, de la Universidad de Hamburgo, describe las actividades del Batallón schutzmannschaft 201 en Bielorrusia como "luchar contra los partisanos y asesinar a judios". Jean Paul Himka, especialista de la historia de Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial, señala que aunque las unidades como el  batallón 201 se utilizaban habitualmente para combatir a los partisanos y matar a judios, nadie ha estudiado las actividades específicas del batallón 201 desde esta perspectiva y esto debería ser un tema para su estudio.  Más de 2.000 partisanos soviéticos fueron asesinados por el personal del batallón durante su estancia en Bielorrusia. 

Los informes que Yevhen Pobihushchyi, comandante del batallón schutzmannschaft 201 (ex- batallón Nachtigall) enviaba al Gobierno General alemán en 1942 revelan increíbles ratios de 1:40 entre bajas sufridas e infligidas al enemigo. Incluso si excluimos la cantidad destinada a los judíos ejecutados (363.211) tales cifras revelan que la actividad de ese batallón, cuyo capitán era Roman Shukhevych, no se dedicó a la lucha contra los "partisanos y bandidos", sino contra la población civil bielorrusa. Más información en http://tinyurl.com/pnknf3h



La participación de Shukhevych en la masacre de polacos 

Se estima que hasta 100.000 polacos fueron asesinados por los nacionalistas ucranianos durante el conflicto y otros 300.000 refugiados lo hicieron como resultado de la limpieza étnica.  De acuerdo a Timothey Snyder,  de 40.000a 60.000 civiles polacos fueron asesinados por la UPA en Volhynia en 1943, y unos 25.000 en el este de Galicia. Sin embargo, Shukhevych sólo continuó unas masacres cuyo iniciador fue Dmytro Klyachkivsky.  alcanzando su apogeo en julio de 1943, mientras que Shukhevych no asumió el mando de la OUN hasta el 25 de ese año y el mando de la UPA de agosto hasta noviembre de 1943. 

Sea como fuere, la implicación de Shukhevych y su visto bueno con respecto a estas atrocidades quedan patentes en el documento "Lucha y Actividades de la OUN en tiempos de guerra", un texto redactado en 1941 en el que Shukhevych partició activamente y en el que se detallan los pasos a seguir para establecer en Ucrania un estado fascista totalitario y monoétnico, para lo cual se recomiendo la eliminación de los "elementos extranjeros hotiles" tales como los judíos y los polacos.

Después de escapar de la custodia alemana, Shukhevych dirigió una vez más la sección militar de la OUN. En mayo se convirtió en un miembro de la dirección de la OUN y con el tiempo en su dirigente principal. En agosto de 1943, durante el Tercer Congreso Especial de la OUN (justo cuando los líderes de esta organización comprendieron que el Tercer Reich perdería la guerra y la única opción que les quedaba era la alianza con las potencias democráticas occidentales), Shukhevych fue elegido jefe de la Dirección de la OUN y Comandante Supremo del Ejército Insurgente Ucraniano conocido como UPA. 

Bajo el liderazgo de Shukhevych la evolución del programa oficial de lucha de la OUN cambió en sus aspectos externos. Sus principios básicos pasaron a ser:

- La oposición a todas las formas de gobierno totalitario

- Construcción de un sistema de Estado democrático en Ucrania

- Derecho garantizado por la autodeterminación contra el imperio y el imperialismo.

Según el historiador ucraniano y ex soldado UPA Lev Shankovsky, inmediatamente después de asumir el cargo de comandante de la UPA, Shukhevych emitió una orden que prohibía la participación en actividades antijudías. Sin embargo, jamás se encontró ningún registro escrito de semejante orden. 

Es interesante hacer observar que su hijo, Yurii Shukhevych, es el principal creador del grupo ultranacionalista Asamblea Nacional de Ucrania -  Auto Defensa Nacional Ucraniana  (UNA-ONURS) en septiembre de 1991, uno de los precursores del actual "Pravyy Sektor" ucraniano.



Dmytro Klyachkivsky: el iniciador de la masacre contra los polacos



Fue miembro de la Dirección de la OUN en Lviv, el líder regional de la OUN a partir de enero de 1942, un miembro de la dirección de la OUN y el primer comandante del Ejército Insurgente Ucraniano desde 1943. Se le dio el rango de Mayor y se convirtió en el comandante regional de la UIA-Norte en 1944.



Dmytro Klyachkivsky es considerado como el iniciador de las masacres de polacos en Volhynia en la actual Ucrania occidental en los años 1943-1945. Fue su directiva, emitida a mediados de 1943, la que ordenó el exterminio de la población polaca en toda la provincia. Un comandante Ejército Insurgente Ucraniano que se opuso fue amenazado por Klyachkivsky con un juicio marcial.



La evidencia de sus acciones fue encontrado en los archivos SBU por el historiador polaco Władysław Pilar y fue publicada en 2000 en su libro: "Antes de la acción en Wisla, estaba Volhynia". Era una orden dirigida a los comandantes del Ejército Insurgente Ucraniano en Volhynia. Esta directiva secreta declaró:



Debemos emprender la gran acción de la liquidación del elemento polaco. A medida que los ejércitos alemanes se retiran, debemos aprovechar este momento conveniente para liquidar a toda la población masculina en la edad de 16 hasta 60 años. No podemos perder esta pelea, y es necesario a toda costa para debilitar las fuerzas polacas. Pueblos y los asentamientos situados al lado de los grandes bosques deben desaparecer de la faz de la tierra.

Más información en: http://tinyurl.com/o8hsnqw


Monumento dedicado a Dmytro Klyachkivsky en Rivne, Ucrania



Stepan Lenkavsky: simbiosis entre nacionalismo y fanático misticismo




Según relata Alexander R. Dyukov en su obra "The Minor enemy: OUN, UPA and the solution of the jewish question", cuando en julio de 1941 se celebró una reunión de líderes de la OUN de Bandera en Lviv, donde, entre otros temas, se discutieron las políticas que se debían de tomar en relación a los judios, y en donde se debatieron diversas propuestas para aislar a los judios en guetos, la propuesta más radical fue hecha por Stepan Lenkavskiy, quien declaró: 

"En cuanto a los Judios vamos a adoptar todas las medidas que conduzcan a su erradicación." 

Lenkavskyi también fue el autor de los "10 preceptos del nacionalismo ucraniano", que como argumentan sus seguidores contemporáneos, se suelen asociar con las “44 reglas del nacionalista ucraniano” escritas por Zenón Kossak (según algunos otros fuentes por Dimitri Mirón Orlik), formando las conocidas como "10/44", una conjunción de cifras que tienen un significado especial según nos cuentan los nacionalistas ucranianos en una de sus páginas web oficiales:

10/44 (10 preceptos y 44 reglas de nacionalistas ucranianos) – designación simbólica condicional de nacionalistas ucranianos (similar al internacional 14/88 de David Lane). El lema principal que contiene los logros exclusivos de los nacionalistas ucranianos durante la lucha por libertad, su filosofía y sus objetivos.



Los 10 preceptos, que fueron aprobados por la OUN ya en 1929, intentan dotar a la lucha independentista ucraniana de un halo de fanatismo y religiosidad mística:


1. Lograras el Estado Ucraniano o morirás en la lucha por él.

2. No permitirás a nadie mancillar la gloria y el honor de tu Nación.

3. Recuerda los grandes días de nuestra lucha por la liberación.

4. Siéntete orgulloso de que eres uno de los herederos de la lucha por la gloria del Tridente de Vladimiro.

5. Vengarás la muerte de los Caballeros.

6. Sobre las acciones no hables con quien puedas sino con quien debas.

7. No dudaras en realizar las acciones más peligrosas (originalmente: "los mayores  crímenes") si así lo exige el buen fin.

8. Con odio y la lucha temeraria recibirás a los enemigos de la Nación.

9. Ni las exigencias, ni las amenazas, ni las torturas, ni la muerte te obligaran a revelar los secretos.

10. Lucharas hasta el alcance del poder, de la fama, de la riqueza y de la expansión del Estado de Ucrania.

La OUN llamó a este decálogo la "nueva religión, la religión del nacionalismo ucraniano".



LA OUN Y EL COLABORACIONISMO 

CON LOS NAZIS



El profesor Ivan Katchanovski escribe que durante la guerra el liderazgo de la OUN B y la UPA estaba fuertemente comprometido en su colaboración con los nazis. Él escribió que al menos el 23% de sus líderes en Ucrania estaban en la policía auxiliar, el Batallón schutzmannschaft 201, así como en otras formaciones policiales. El 18% participó en la formación en las escuelas militares y de inteligencia de la Alemania nazi tanto en Alemania como en la Polonia bajo ocupación nazi, el 11% sirvió en los batallones nazis de Nachtigall y Roland, otro 8% en la administración local durante la ocupación nazi, y el 1% lo hizo en la División SS Galicia. Según Katchanovski, el porcentaje de colaboradores de los nazis entre la OUN-B y el liderazgo UPA es probablemente incluso mayor que esos números, ya que faltan casi todos los datos pertenecientes al inicio de la ocupación alemana de Ucrania. 


Al respecto,  Per A. Rudling va aún más lejos, al relatar en su estudio "The Organization of Ukrainian Nationalists, the Ukrainian Insurgent Army, and the Nazi Genocide in Ukraine":

Los documentos alemanes, de la OUN-B, y los archivo soviéticos, los testimonios y los estudios históricos indican que un mínimo del 28% de los máximos dirigentes de la OUN-B y la UPA trabajó, o colaboró ​​de diferentes maneras con las agencias de inteligencia y de seguridad alemanas, principalmente con la Abwehr, y en menor medida, con la Gestapo. Si añadimos la participación en las escuelas de inteligencia y servicios de seguridad; Bergbauern-Hilfe, que fue organizada por la Abwehr y por la OUN para su uso en la guerra contra Polonia; y los batallones Nachtigall y Roland, que fueron organizados por la Abwehr y por la OUN-B para su uso en la guerra contra la Unión Soviética, por lo menos el 42% de la máxima dirección de la OUN-UPA, incluyendo el 48% de los comandantes de la UPA, colaboraron formal o informalmente con los servicios de inteligencia y seguridad alemanes.

Más información en: http://tinyurl.com/ngsfcbd


Durante el período de más de 20 meses desde el comienzo de la Segunda Guerra Mundial y la invasión a la Unión Soviética por parte de Alemania, Cracovia y el Gobierno General se convirtieron en el centro de actividades de la OUN-B, quien desde su mismo inicio mantuvo estrechos contactos con el servicio de espionaje alemán (Abwehr). Ambas partes prepararon minuciosamente los preparativos de la Operación Barbarroja: los alemanes proporcionaron a la OUN diversas facilidades y apoyo financiero. También la OUN entrenó a sus miembros en academias de policía, y establecieron los batallones a las órdenes del ejército nazi "Roland y "Nachtigall", organizando en torno a 800 personas en unidades especiales. Por esta época ya la OUN-B disponía de claras ventajas con respecto a la OUN de Melnyk. Entre otras cosas, disponía de una mejor organización (claramente paramilitarizada) y una amplia base popular en la clandestinidad a la espera de irrumpir en escena con la llegada de los alemanes a su territorio para llevar a cabo la "Revolución Nacional" que prometía Bandera a sus enfervorecidos seguidores. De acuerdo con Klimiv, dirigente de la OUN-B en Ucrania, su organización ya disponía en esa zona de cerca de 20.000 miembros y otros 7.000 miembros jóvenes en la clandestinidad. Los miembros de la OUN en Ucrania occidental solían cruzar la frontera germano- Soviética con el fin de recibir entrenamiento militar y mantener contaco con sus líderes.

En abril de 1941, la generación más joven de miembros de la OUN (la misma que había crecido fascinada por los escritos pro- fascistas y pro-hitlerianos de Vistnyk y otras publicaciones similares) protagonizó el Segundo Congreso de Nacionalistas Ucranianos en Cracovia. En este congreso Bandera fue elegido oficialmente como líder indiscutible de la organización, al mismo tiempo que se introdujo la serie de principios y elementos claramente hitlerianos que antes hemos enumerado. El objetivo de esa progresiva "nazificación" de la OUN era convertirla en una verdadera sucursal colaboracionista ucraniana para el momento en que las tropas de Hitler invadiesen Galicia, y así forzar a los nazis a reconocer al Estado independiente ucraniano que los nacionalistas tenían en mente.

El 30 de junio de 1941, nueve días después de la invasión alemana a la URSS, la OUN emitió el Decreto para la Renovación del Estado Ucraniano Independiente y estableció un gobierno multipartidista en Lviv.  Bandera participó en la organización de un futuro Gobierno ucraniano que podría asumir el control del país, si los alemanes lo permitían.  Con la llegada las tropas alemanas a Ucrania, Bandera y la OUN declaran un estado ucraniano independiente. En este acto celebrado en Lviv, el representante de la OUN Yarsolav Stetsko leyó el Acta de proclamación del Estado independiente de Ucrania en presencia de varios miembros de la Abwher:





Acta de proclamación del Estado independiente ucraniano, Lviv, 30 de junio de 1941
Gobierno Ucraniano, 1/41

Asamblea Nacional de los Ucranianos

Yaroslav Stetsko, Vice líder de la OUN, proclama después de 23 años de cautiverio el acta del Estado ucraniano

Por voluntad del pueblo de Ucrania, la Organización de Nacionalistas Ucranianos, liderada por Stepan Bandera, proclama la restauración del Estado ucraniano por el que se han sacrificado generaciones enteras de los mejores hijos de Ucrania.

La Organización de Nacionalistas Ucranianos, que bajo el liderazgo de su fundador y líder Yevhen Konovalets ha emprendido en las últimas décadas de esclavitud Moscovita-bolchevique una persistente batalla por la libertad nacional revolucionaria ucraniana, llama a todo el pueblo de Ucrania a no deponer las armas hasta que todas las tierras de Ucrania estén unida bajo un Gobierno Soberano de Ucrania.
Las autoridades soberanas de Ucrania garantizarán al pueblo de Ucrania orden y prosperidad, el pleno desarrollo de todas sus fuerzas y la satisfacción de todas sus necesidades.

En las tierras occidentales de Ucrania se establece un Gobierno ucraniano que queda subordinado al Gobierno Nacional de Ucrania que se establecerá en la capital de Ucrania – Kiev de conformidad con la voluntad del pueblo ucraniano.

El Estado ucraniano trabajará en estrecha colaboración con la Gran Alemania Nacional-Socialista que, bajo el liderazgo de su líder Adolf Hitler, está estableciendo un nuevo orden en Europa y el mundo y está ayudando al pueblo de Ucrania a liberarse de la ocupación Moscovita.

El Ejército Revolucionario Nacional Ucraniano, que se formará en las tierras de Ucrania, seguirá luchando con el Ejército Alemán contra la ocupación de Moscú, por un Estado soberano y unido y un nuevo orden en el mundo entero.

¡Viva el Estado Soberano de Ucrania! ¡Viva la Organización de Nacionalistas Ucranianos! ¡Viva el líder de la Organización de Nacionalistas Ucranianos, Stepan Bandera!


¡GLORIA A UCRANIA! ¡GLORIA A LOS HÉROES!


Yaroslav Stetsko

Presidente de la Asamblea Nacional

                                                                                                                                                                                         

Por tanto, este acta de independencia no era sino la culminación del proyecto de "Revolución Nacional" que preconizaba la OUN-B, en la firme creencia que Hitler aceptaría la creación de un Estado ucraniano independiente, como ya había hecho en Croacia y Eslovaquia. Pero Bandera y sus secuaces se equivocaban. En esta ocasión, Hitler no tenía la menor intención de permitir la independencia de Ucrania, ya que este territorio, junto con los países bálticos y Rusia, formaba parte de la política del Lebesraum o "espacia vital" que presuponía el reemplazo de la población local por alemanes étnicos durante los próximos 20 años. Por tanto, más que liberar al pueblo ucraniano, el objetivo de los alemanes era el de someterlos y esclavizarlos, lo que evidenciaba que las promesas de la Abwher habían sido una farsa con el objetivo de utilizar a los banderistas para su propio beneficio. Esta traición fue aun más hiriente por cuanto provenía por parte de quienes para muchos nacionalistas habían sido "los dioses" que instaurarían un Nuevo Orden que culminaría en la redención del pueblo ucraniano. Es precisamente aquí, en la inesperada negativa de Hitler ante las exigencias independentistas de la OUN-B, donde se halla el origen de la disputa ente los banderistas y el Tercer Reich.


Inmediatamente los alemanes exigieron a Bandera que se retractara, ante lo cual el líder de la OUN-B se negó en rotundo, por lo que rápidamente lo arrestaron junto con el primer ministro Yaroslav Stetsko y enviaron a ambos al campo de concentración de Sachsenhausen, junto con otros ministros del efímero gobierno ucraniano. 

En julio, agosto y septiembre de 1941, cientos de cartas fueron dirigidas tanto al líder de la OUN, Stepan Bandera; al Führer alemán, Adolf Hitler; y al jefe del gobierno ucraniano proclamado por la OUN-B poco después del comienzo de la guerra, Iaroslav Stetsko. Dichas cartas expresaban sentimientos de respeto por Hitler, el amor por Bandera, y gratitud hacia Stetsko; adheridas a ellas había varios miles de firmas, la mayoría procedentes de los partidarios del Estado creado por la OUN-B en Ucrania occidental. El objetivo de ese envío masivo de cartas era un desesperado intento por recuperar la "Revolución Nacional" que las autoridades alemanas habían truncado. 


Sin embargo, la situación no hizo sino empeorar y los hermanos de Stepan Bandera, Oleksandr y Vasyl, fueron encarcelados en Auschwitz con otros miembros de la OUN, donde murieron, al parecer, a causa de las represalias cometidas por otros presos polacos.  La Gestapo alemana por un lado y la NKVD Soviética por el otro se enfrascaron en la caza de los miembros de la OUN.  En Kiev, los soviéticos ejecutaron a Andriy Bandera, padre de Stepan Bandera.


Hay que hacer notar, sin embargo, que muchos ucranianos de la OUN-B se mantuvieron ajenos a estas disputas y colaboraron de buena gana con las nuevas autoridades alemanas, a quienes les unían no pocas afinidades ideológicas. Muchos de ellos no dudaron en integrarse en la nueva administración creada por los nazis, en la hilfspolizei ucraniana y en la colaboración del establecimiento de los progromos contra los judíos de Lviv en 1941.

Más información en: http://tinyurl.com/ogkm7pc






El colaboracionismo de la OUN-M

Pese a la división de la OUN en dos ramas rivales encabezadas por sus respectivos líderes, Andrii Melnyk (1890-1964) y Stepan Bandera (1909-1959), es incuestionable el compromiso totalitario de ambas; las dos eran profundamente antisoviéticas, anticomunistas, antidemocráticas y antisemitas, además de que eran pro-fascistas. En una carta de 02 de mayo 1939 a Joachim von Ribbentrop, Andrii Melnyk destacó la estrecha afinidad ideológica de la OUN con el nacionalsocialismo y el fascismo.

Durante las primeras semanas después del inicio de la invasión alemana de la Unión Soviética, la OUN-M, como la OUN-B,  también envió a grupos especiales para organizar un Estado en Ucrania. Aunque los grupos de tareas de la OUN-M en el oeste de Ucrania tenían una menor presencia y eran menos eficaces que los de la OUN-B, Melnyk y sus seguidores lograron establecer el Consejo Ucraniano Nacional (Ukrainska Natsionarna Rada, UNR) en Kiev, un órgano administrativo disuelto por los alemanes en  noviembre de 1941 en Bucovina.

Más información en: http://tinyurl.com/no5sejd


Los miembros de la OUN-M también se hicieron notorios por organizar pogromos en las ciudades y pueblos de los alrededores de Chernivtst. El líder de la OUN-M, Andrii Mel'nyk, no estaba menos decidido que Bandera a la hora de colaborar con los alemanes. Al ver que la cúpula de la OUN-B se enemistaba con los nazis, el 26 de julio de 1941, el periódico Rohatynike Slovo volvió a publicar el artículo de Melnyk titulado: "Ucrania y el Nuevo Orden en Europa", en el que se incluían estas palabras:

Colaboramos estrechamente con Alemania e invertimos todo en esta colaboración: nuestro corazón, nuestros sentimientos, toda nuestra creatividad, la vida y la sangre. Porque creemos que el nuevo orden de Adolf Hitler en Europa es el orden real, y que Ucrania es uno de sus vanguardias en la Europa del Este, y tal vez el factor más importante en el fortalecimiento de este nuevo orden. Y, lo que es también muy importante, Ucrania es el aliado natural de Alemania.


Andryi Melnyk, líder de la OUN-M
También cabe señalar que esta patética y un tanto alocada competición por atraerse el favor de los alemanes venía precedida por una cruenta guerra ente ambas facciones de la OUN, ya que antes como después de la ofensiva alemana contra la Unión Soviética, se había iniciado un conflicto despiadado entre la OUN-B y la OUN-M. Melnyk escribió dos denuncias, a Hitler y al Gobernador General Frank. En ellas, (se hablaba de) que “los hombres de Bandera se comportan de forma inadecuada, y han creado sin el consentimiento del Führer su propio gobierno”. Estas denuncias recayeron sobre la guerra entre clanes (SS, SD, Abwehr) y sobre el deseo de Hitler de dirigir dicha guerra, además de su odio hacia cualquier eslavo, sea ruso, ucraniano o polaco.

Los activistas de la OUN-M Omelian Senylc y Mykola Stsiborskyi (el autor de "Nacioncracia") fueron asesinados el 30 de agosto de 1941 en Zhitomir, con toda probabilidad por la OUN-B. Este hecho fue un acicate para que las autoridades alemanas se enemistasen aún más con los banderistas, ya que tras la proclamación del acta de independencia de Ucrania en Lviv, los nazis iniciaron una fructífera cooperación con Melnyk y sus seguidores (quienes estaban dispuestos a aplazar sus pretensiones independentistas para una mejor ocasión).

Asimismo, Melnyk ayudó al ejército alemán en la configuración de la División SS "Galitzien", a la que se sumaron muchos integrantes de la OUN-M que consideraban a la facción rival liderada por Stepan Bandera y a la UPA como "demasiado radical".
http://division.cc/14th_SS_en.htm



"LUCHA Y ACTIVIDADES DE LA OUN EN TIEMPOS DE GUERRA"

Los seguidores de Bandera habían declarado que el Segundo Gran Asamblea de la OUN, que tuvo lugar en Roma en agosto de 1939 y que había elegido como líder a Melnyk, contravenía los estatutos OUN, y en abril de 1941 decidieron celebrar otra asamblea en Cracovia. Cuando terminó, Bandera invitó a tres de sus colaboradores más cercanos (Stepan Lenkaysky, Roman Shukhevych y Yaroslav Stetsko), a trabajar con él en la preparación de un plan maestro para el momento en que Alemania atacase a la Unión Soviética. Bandera ya había reclutado a varios aliados para elaborar un plan en diciembre de 1939, pero mucho había cambiado desde entonces. Según Stetsko, él y Bandera escribieron la parte política de la nueva versión, Shukhevych la parte militar y Lenkaysky la sección sobre la ideología y la propaganda. Los cuatro entonces vetaron el trabajo del otro. El nuevo texto de 'La lucha y actividades de la OUN en tiempos de guerra', llegó a setenta y cuatro páginas mecanografiadas y estaba repleto de referencias a los extranjeros en general, y a los rusos, polacos, y judios en particular. Los veteranos de la OUN  han mencionado este plan en sus memorias; los escolares los citaban en sus estudios; porciones del mismo aparecieron en la prensa. Sin embargo, todavía no se ha utilizado el documento para interpretar lo que la OUN (B) estaba pensando y haciendo en el verano de 1941. Una sección del plan trataba sobre las "unidades insurreccionales del Ejército Rojo"':

Al desarmar una unidad de inmediato hay que dividirla por nacionalidades. Tomad a los ucranianos  de los pueblos subyugados por Moscú y que sean amables con nosotros si así lo desean también. Mejor si se los pone (los pueblos subyugados) como unidades separadas. Darles (a nuestro pueblo y a nuestros amigos) toda la asistencia y cuidado posible...

Con el resto de los soldados desarmados proceder de la siguiente manera: los campesinos rusos deben ser desarmados y entregados como prisioneros a los alemanes, es decir, para que sean liquidados. A otras nacionalidades se les permitirá ir a casa. Agentes políticos y conocido comunistas y rusos deben ser liquidados. Lo mismo (con algo más de dureza) con las unidades de la NKVD.

El plan preveía la limpieza de elementos hostiles en el campo de batalla: "En una época de caos y confusión está permitido liquidar a los polacos indeseables, a los ruso y los activistas judíos, especialmente los partidarios del  imperialismo bolchevique ruso."

Los autores también establecieron una política para el tratamiento de las minorías:

Las minorías nacionales se dividen en: a) los que son amables con nosotros, es decir, los miembros de los pueblos anteriormente subyugados, b) los que son hostiles a nosotros, rusos, polacos, judios. Re a. Tienen los mismos derechos que los ucranianos; les ayudamos a regresar a sus países de origen. Re b. Destruidles en la batalla, sobre todo los que defiendan al régimen: la deportación a sus tierras, destruid principalmente a la intelectualidad, que no se les permita asumir ninguna posición oficial, y en general conseguir que sea imposible  que creen una intelectualidad, es decir, impedirles el acceso a las escuelas y así sucesivamente. Por ejemplo, los llamados campesinos polacos han de ser asimilados, dando la explicación, sobre todo en este momento caliente y fanático, de que ellos son  ucranianos de rito latino que han sido asimilados por la fuerza. Los líderes han de ser destruidos. Los judios deben ser aislados, eliminados de las posiciones oficiales a fin de evitar el sabotaje, los rusos y los polacos más aún. Debería haber una auténtica necesidad insuperable para dejar a un judio en la administración económica, hay que poner a uno de nuestros milicianos que esté encima de él y liquidarlo por la más mínima ofensa. Los administradores de las diversas ramas sólo pueden ser ucranianos, nunca extranjeros hostiles. La asimilación de los judíos está excluída.

El plan proporciona recordatorios generales:

Nuestro poder debe ser terrible para los adversarios. El terror para los extranjeros hostiles y nuestros propios traidores, la libertad creativa y el aliento de las nuevas ideas de una Ucrania que domina su propia tierra debe ser detectada en cada acción y en cada paso. Involucrad en el trabajo a todos los honestos y patriotas ucranianos, los trabajadores de Ucrania, por tales nos referimos no sólo a los trabajadores de Ucrania, sino también a todos los ucranianos creativos. No hay criterios de clase social, sino sólo de nacionalidad.


El plan incluía instrucciones de seguridad. Se hace referencia a los comunistas, agentes de la NKVD y delatores, en ellos había en ciertas partes alusiones a los judios:

11. Recoger datos personales de todos los polacos prominentes, miembros de organizaciones clandestinas, que podrían tratar de organizar un levantamiento en el momento apropiado. Aplicar una táctica ofensiva en la medida en que ello sea necesario y posible.

12. Compilar una lista negra de todos los fervientes comunistas, agentes de la NKVD, informantes secretos, provocadores y otros mercenarios del régimen comunista. La lista negra debe, sobre todo, referirse a los líderes.

13. Compilar una lista negra de todos los ucranianos prominentes que podrían tratar de llevar a cabo su propia política en el momento apropiado, rompiendo así la unidad del pueblo de Ucrania.

14. Compile una lista negra de los polacos de acuerdo a las instrucciones dadas en el punto 11.

 El tópico anti-judío también apareció en una sección sobre los lemas  que los activistas de la OUN (B) podrían utilizar para conseguir apoyo para la revolución nacional. La mayoría eran variaciones sobre el tema del judeo-comunismo: "¡Los comisarios estalinistas y judíos son los archi-enemigos del pueblo!". "Los trabajadores de Europa occidental tienen miedo de la comuna judía y rusa. Ellos ven todas las mentiras y el fraude. ¡Ellos saben que el marxismo es una invención judía!".

Los activistas de la OUN (B) alentaban a los soldados del Ejército Rojo a que matasen a los "rusos, judios, agentes de la NKVD, comisarios, y todo el que quiere la guerra y la muerte para nosotros. Ellos son los mayores enemigos del pueblo". Los activistas fueron a decirles a los trabajadores que defendieran sus puestos de trabajo:

No permitan que el Ejército Rojo destruya sus fábricas mientras se retira. Maten a los enemigos entre vosotros, a los judios y a los informadores secretos. Convierta sus fábricas en bastiones de la revolución de liberación.

Así pues, el texto redactado por Bandera, Stetsko, Shukheviych y el resto de prominentes líderes de la OUN-B dejaba claro que no iba a haber ninguna misericordia para aquellos ucranianos que estaban en desacuerdo con la política de la OUN-B. El pueblo de Ucrania tendría que entender que la OUN-B iba a ser el único poder en Ucrania. Para convencer a las masas de esto, los miembros OUN-B trataron de asustar a las partes resistentes de la nación asegurándoles que serían castigadas.

Un punto muy importante contenido en "lucha y Actividades" era concentrarse en las partes ideológicas, propagandísticos y teatrales, y no desperdiciar la energía luchando, sino que habría que limitarse a luchar por esos puntos cruciales como las estaciones de radio o las zonas industriales. Si era posible, la OUN no iba a luchar contra la Unidades del Ejército Rojo o de la NKVD y trataría activamente de impedir  a todos los ucranianos de hacerlo, probablemente porque la OUN-B espera que los propios alemanes se encargarían de ello. Utilizar el vacío político que seguiría a la retirada de las autoridades soviéticas, fue, para la OUN-B, más importante que la guerra. Si bien aprovechando el vacío político, la OUN-B establecería los órganos del estado. Los funcionarios de los ciudadanos ordinarios estatales darían la bienvenida al ejército alemán entrante y expresarían su deseo de colaborar con la Alemania nazi:

Tratamos a la venida del ejército alemán como el ejército de los aliados. Tratamos antes de su llegada a poner la vida en orden, por nuestra cuenta como debe ser. Les informamos que la autoridad de Ucrania ya está establecida, que está bajo el control de la OUN y bajo el liderazgo de Stepan Bandera; todos los asuntos están regulados por la OUN, y las autoridades locales están dispuestos a establecer relaciones de amistad con el ejército, con el fin de luchar juntos contra Moscú y colaborar [con la Alemania Nazi]. 




EL MITO DEL "ANTIFASCISMO" DE LA OUN/UPA


El hecho de que la OUN-B se enemistase con Hitler a raíz de su taxativa negativa a reconocer un Estado ucraniano independiente y el posterior arresto de Bandera por parte de las autoridades alemanas, ha generado el mito, sobre todo difundido por los nacionalistas ucranianos, del supuesto "antifascismo" y "antitotalitarismo" de esta organización, llegando incluso a defender que luchaba por principios que en definitiva eran "democráticos":

Desde el primer momento el nacionalismo ucraniano fue atacado y mancillado por los que negaban el derecho del pueblo de Ucrania a vivir su propia vida libre e independiente. La propaganda rusa soviética no sólo no escatimó esfuerzos por comprometer a los nacionalistas a los ojos de sus colegas ucranianos, sino que trató de hacer un paralelismo entre su ideología y las prácticas de los nazis. (...) En realidad, el nacionalismo ucraniano nunca había tenido lo más mínimo en común con el totalitario, dictatorial e imperialista Nazismo, sino que luchó contra él con uñas y dientes, y sufrió fuertes pérdidas como consecuencia de ello, de la misma manera como estuvo luchando contra la marca roja del nazismo. El Nacionalismo ucraniano, hay que tener en cuenta, ha constituido el movimiento de liberación de Ucrania durante los últimos tres siglos, y su objetivo final es la libertad nacional y política; la libertad cultural y social del pueblo ucraniano, y el establecimiento de un estado soberano de Ucrania, la forma y el gobierno de los cuales serán decididos por el propio pueblo ucraniano, siempre, claro está, que se le dé la oportunidad de hacerlo de manera libre y de manera abierta. A partir de esto, es evidente que el movimiento de liberación de Ucrania se basa en sonoros principios democráticos y que su victoria final traerá estos principios,
Más información en: http://tinyurl.com/o9axfnd 


Para empezar, estos furibundos apologistas de la OUN olvidan el hecho de que la Historia ha demostrado en repetidas ocasiones que la coincidencias ideológicas que pueden existir ente dos facciones no son ni mucho menos una garantía de que éstas no puedan llegar a enfrentarse entre sí. Es muy importante destacar que los movimientos y regímenes fascistas, a pesar de sus similitudes culturales e ideológicas, no siempre colaboraron entre sí y no siempre cultivaron relaciones de amistad. Mayores y menores conflictos entre diversos líderes, movimientos o regímenes fascistas, de extrema derecha, y autoritarios, no han sido infrecuentes a lo largo de la Historia, ya que las cuestiones prácticas, tales como el control de un territorio determinado, siempre han sido consideradas como más importante que las conexiones ideológicas. El choque entre los nacionalsocialistas austriacos, por un lado, y el Frente de la Patria (Vaterländische Front) y su Guardia (Heimwehr), conocidos colectivamente después de la Segunda Guerra Mundial como "Austrofascistas", por el otro, es sólo un ejemplo de este tipo. En julio de 1934 durante el golpe de Estado fallido contra su régimen austrofascista, el canciller Engelbert Dollfuss fue asesinado por los nazis austriacos. Casi cuatro años después, en marzo de 1938, la Alemania nazi invadió Austria. Después del Anschluss (la absorción de Austria a la Alemania nazi), los alemanes arrestaron al sucesor de Dollfuss, Kurt Schuschnigg, y lo mantuvo como prisionero político especial (Ehrenhäftling o Sonderhäftling). Junto con su familia, Schuschnigg fue recluído o a partir de 1941 en una casa de un área especial del campo de concentración de Sachsenhausen, al igual que Horia Sima, el líder de la fascista Guardia de Hierro rumana, fundada en 1927 por Corneliu Codreanu como la Legión del Arcángel. Precisamente, no es casual que Bandera fuese posteriormente detenido y enviado como preso político especial a otra sección del mismo campo. Otro ejemplo típico de enfrentamiento abierto entre fascistas durante la Segunda Guerra Mundial lo tenemos en la dictadura fascistoide de la Grecia de Metaxas, conocida como "Régimen del 4 de Agosto", El periodo fascista en Grecia acabó en abril de 1941, cuando las tropas alemanes e italianas derrotaron al ejército griego, quien en un principio se negó a involucrarse en la Segunda Guerra Mundial tratando de mantener a toda costa su neutralidad, y anexionaron al país a la esfera del Tercer Reich.

¿Acaso puede negarse el cáriz pro- fascista de Engelbert Dollfus, Kurt Schuschnigg, Horia Sima o el propio Andreas Metaxas sólo porque en momentos determinados se opusieron a los dictados imperialistas del Tercer Reich y se enfrentaron a Hitler?



Panfleto de la OUN fechado en 1941 dedicado a su fundador Eugene Konovalets. Observe que aparecen multitud de manos levantadas que sugieren el saludo fascista en torno a su líder supremo. Esta clase de indicios que muestran la primigenia orientación fascista de la organización han sido sistemáticamente ocultados a partir de que sus líderes decidiesen aliarse con las potencias occidentales.


Debemos concluir si un régimen, movimiento o ideología política es fascista siempre y cuando analicemos su intrínseca esencia, más allá de si sus líderes colaboraron o dejaron de hacerlo con otros movimientos fascistas coetáneos. Estudiado en su intrínseca esencia, el movimiento ideológico de la OUN liderado por Stepan Bandera fue, al menos hasta 1943, indiscutiblemente fascista si nos atenemos a la definición funcional del fascismo elaborada por el historiador Stanley G. Payne:

(El fascismo es) una forma de ultranacionalismo revolucionario que se basa en una filosofía primariamente vitalista, que se estructura en la movilización de las masas, el elitismo extremado y el Führerprinzip, que da un valor positivo a la violencia y tiende a considerar normales la guerra y/o las virtudes militares.

El racismo genocida de la OUN-B

Hay que hacer constar que el racismo de la OUN-B se diferenciaba un tanto de las ideas racialistas Nazis, aunque su carácter genocida, totalitario e inmoral era en este sentido radical e inequívoco. La gran diferencia estriba en que la OUN no enfatizaba tanto las diferencias entre razas "superiores" o "inferiores", como hacían los alemanes, sino que procuraba establecer tales diferencias entre las razas "amigas" y  "hostiles". En este sentido, ellos consideraban que sólo la etnia ucraniana tenía derecho a ocupar las tierras "dadas por Dios" a su pueblo, mientras preconizaba la  necesidad de la expulsión/eliminación física de las minorías étnicas nacionales (polacos, judíos y rusos), las cuales eran consideradas "enemigas" u "hostiles" al movimiento nacionalista ucraniano. La OUN identificaba "raza" con "nación", y sólo veía posible la consolidación de un estado ucraniano independiente mediante este proceso racista y genocida.

Así, el que hasta hace poco fue el principal historiador occidental del nacionalismo ucraniano, Jhon A. Armstrong, juzgó que:

A diferencia de los nazis, los nacionalistas ucranianos lucharon contra los judios, polacos y rusos no por motivos étnicos, genéticos, o religiosos, sino porque los veían como los principales enemigos de una Ucrania independiente. De hecho, el grupo que estaba más estrechamente vinculado a los ucranianos, los rusos, fueron vistos como los principales enemigos, seguido por los polacos, y más tarde por los judios, los cuales fueron vistos como los "más fieles partidarios del régimen bolchevique gobernante y la vanguardia del imperialismo Moscovita en Ucrania".

En cuanto a la idea de los Nacionalistas ucranianos, repetida hasta la saciedad en aquellos años, que trataba de relacionar a los judíos con el bolchevismo, no era en absoluto nueva. En realidad, se trataba de una copia de la opinión de Himmler, el cual ya había expresado al hablar a sus subordinados sobre Rusia que: "Esta nación está unida por los judios en una religión, una visión del mundo, la cual se llama bolchevismo [. . . ]."


No obstante, el propio Armstrong termina reconociendo que:

La teoría y las enseñanzas de los nacionalistas (ucranianos) estaban muy cerca al fascismo, y en algunos aspectos, como la insistencia en la "pureza racial", incluso fueron más allá de las doctrinas fascistas originales.


Si analizamos el aspecto externo de la OUN-B y las acciones de los partidarios de Bandera en 1941, notaremos gran cantidad de paralelismos con otras organizaciones colaboracionistas de Europa, como el movimiento NSB holandés.


Otra cuestión es entender los motivos por los que Bandera y Hitler acabaron por enfrentarse. Al parecer, sus desavenencias no provenían de cuestiones ideológicas, sino raciales. Es de sobra conocido por todos los historiadores el profundo desprecio que la élite Nacional- Socialista profesó hacia los ucranianos.

 Goebbels: "Los movimientos nacionalistas, por su parte, adquieren mayor insolencia de lo que supusimos en un principio. Y esto puede aplicarse tanto a los estados bálticos como a Ucrania."



 Goering: (En Ucrania) no alimentaremos ninguna boca inútil. Los que puedan trabajar, lo harán para el Reich... El resto simplemente morirá".



 Himmler: "Dentro de cuatro o cinco años, por ejemplo, el término" Kaschubian" será desconocido, porque ya no habrá un pueblo Kaschubian. Espero ver el término" Judio" totalmente eliminado a través de la posibilidad de una emigración a gran escala de todos los Judios a África o en alguna colonia; y que posiblemente "durante un período ligeramente más largo, se asegurarará asimismo la desaparición de las categorías étnicas de ucranianos, gorlos y lemkos de nuestro territorio". (pag. 451)


Cuando Goebbels, Goering, Himmler y el resto de líderes Nazis expresaron su desprecio por los pueblos bálticos y Ucrania, ellos simplemente siguieron las opiniones de su Führer. Al igual que ellos, Hitler no distinguió entre bálticos o eslavos, aliados o enemigos. Todos eran para él simplemente subhumanos:



Adolf Hitler [Noche del 17 al 18 de septiembre de 1941]

Los pueblos eslavos no están destinados a vivir una vida propia. Lo saben y haríamos mal en persuadirles de lo contrario. Nosotros somos los que creamos en 1918 los países bálticos y Ucrania. Pero hoy no tenemos ningún interés en mantener los estados bálticos ni en crear una Ucrania independiente. Habrá igualmente que impedir su vuelta al cristianismo. Sería un gran error, sería darles una forma de organización.


Tampoco soy partidario de que haya una universidad en Kiev. Más vale no enseñarles a leer. No van a querernos porque les torturemos con escuelas. El solo hecho de darles una locomotora para conducir sería ya un error. ¡Y qué tontería, por nuestra parte, proceder a una distribución de tierras! A pesar de todo esto, haremos que los indígenas vivan mejor de lo que han vivido hasta ahora. Entre ellos encontraremos el material humano necesario para cultivar la tierra.

Proveeremos de cereales a todos los que en Europa carecen de ellos. Crimea nos dará los frutos del sur, el algodón y el caucho (40.000 hectáreas de plantaciones serán suficientes para asegurar nuestra independencia).

Los pantanos de Pripet nos mantendrán abastecidos de juncos. A los ucranianos les proporcionaremos pañoletas, cuentas de cristal y todo lo que les gusta a los pueblos coloniales
Las conversaciones privadas de Hitler (Bormann-Vermerke) Traducción de Alfredo Nieto, Alberto Vilán, Renato Lavergne y Alberto Clavería. Editorial Crítica, Barcelona 2004. pg. 27.
Aquí es donde radica el "malentendido racial" entre los nacionalistas ucranianos y los Nazis. Bandera y sus seguidores habían sido adoctrinados (entre ellos, por Dontsov) en la idea de que el pueblo ucraniano era el guardián de la verdadera esencia de la raza eslava, y por tanto, había sido un baluarte "ario" frente a las hordas asiáticas de "Moscovia", las invasiones otomanas y mongolas. Por si fuera poco, creían que los cosacos estaban imbuídos de "sangre nórdica" (al ser supuestamente los descendientes y legítimos herederos de los primeros conquistadores varegos que gobernaron la Rus de Kiev), y que por tanto, Ucrania tenía todas las papeletas para ser recibida con los brazos abiertos por el "Nuevo Orden" racista que Hitler quería implantar en toda Europa... El problema fue que Hitler al respecto pensaba de manera muy diferente.

Para empezar, Rosemberg, Himmler y el resto de expertos raciales nazis no consideraban al pueblo cosaco ni siquiera como pueblo ario. Por el contrario, sabían que se trataba de un pueblo errante que aceptaba de buena gana a cualquiera que aceptase las reglas de la hermandad cosaca, convirtiendo a los asentamientos en torno al rio Don en focos de inmigración multiétnica, algo que no encajaba para nada con los criterios de "pureza racial" que defendían los Nazis.

Por otro lado, el racismo anti-eslavo era un componente esencial del nazismo. Adolf Hitler y el movimiento del partido nazi consideraban a los países eslavos y sus pueblos como infrahumanos, poblados por una serie de razas inferiores consideradas "extranjeras" que eran esencialmente diferentes a la "raza aria", aunque hubo excepciones para algunos eslavos étnicos (a los cuales había que "regermanizar"). En general, Hitler consideraba a los eslavos como inferiores, un hecho demostrado, según él, por la Revolución Bolchevique, en la que los Judios llegaron al poder sobre la masa de eslavos, que eran, según su propia definición, incapaces de gobernarse a sí mismos, y por eso estaban gobernadas por maestros judíos. En puridad, los nazis no consideraban a los eslavos una raza esencialmente independiente de la raza aria, pero simplemente eran vistos como "inferiores" y "sin cultura", ya que se les caracterizaba como una especie de bárbaros gobernados por el bolchevismo judío que eventualmente invadieron los países occidentales con el fin de destruirlos. Para contrarrestar esta posible amenaza, y porque de acuerdo a los nazis el pueblo alemán estaba en necesidad de acaparar más territorio para sostener sus excedentes de población, una ideología de conquista y de repoblación fue formulada para salvar a Europa de acuerdo con el principio de Lebensraum, basado a su vez en un tema más del nacionalismo alemán, el cual mantiene que Alemania poseía un "anhelo natural" de ampliar sus fronteras hacia el este. Este objetivo se enfocó especialmente hacia la Unión Soviética, ya que se consideró que sólo ésta era capaz de proporcionar suficiente territorio para lograr semejante objetivo, a pesar de que se llegó a un estado mucho más avanzado en la Polonia ocupada por su proximidad inmediata a Alemania. De acuerdo con el Plan general genocida, como resultado millones de colonos "germánicos" de origen alemán y otras nacionalidades se trasladarían a los territorios conquistados, mientras que los habitantes eslavos originales debían ser aniquilados, eliminados o esclavizados.

La integración de “subhumanos” de todo pelaje en las Waffen SS no respondía a ningún cambio de ideología, sino a simple necesidad práctica de carne de cañón, para transformar lo que en un principio fue un elitista ejército privado de tres regimientos motorizados de 1939, a  nada menos que unas 40 divisiones en 1945. Hay muchísimas más descripciones despectivas de este material humano entre los grandes capitostes de la Alemania nazi, y por algo una buena parte de los eslavos había sido rechazada por la Wehrmacht. Así que la política nazi hacia los eslavos cambió mucho durante el desarrollo adverso de la Segunda Guerra Mundial, cuando la Alemania nazi aceptó eslavos para servir en sus fuerzas armadas en los territorios ocupados, a pesar de que, como hemos visto, seguían siendo considerados subhumanos, aunque ahora como una forma pragmática de resolver la escasez de mano de obra militar. 

Y es que una cosa era integrarlos en el ejército alemán, ponerlos en primera línea de combate o incluso condecorarles por sus méritos en combate (en este aspecto los alemanes no menospreciaron las formidables dotes militares de los cosacos, por ejemplo), y otra muy distinta era permitirles que formasen sus propios Estados independientes, circunstancia que arruinaría los planes de Lebensraum que Hitler y Himmler habían proyectado para los próximos 20 años. Como explica Peter Longerich en su monumental biografía sobre Himmler:

En agosto de 1942, Himmler convocó a sus más destacados colaboradores de política étnica a una reunión en su cuartel general de Ucrania (...) Les dijo a modo de conclusión general que en Ucrania, con sus 45.000 alemanes étnicos en "alrededor de 486 pueblos", la vida "nacional-étnica" estaba "muerta". Para remediar esta lamentable situación, anunció que implicaría a las HSSPF (SS- und Polizeiführer) en la atención a la minoría alemana mediante la habilitación de "puestos centrales germanoétnicos". Además, ordenó el "coasentamiento" de ellos, comenzando con unos diez mil en Zhytomyr y sus alrededores.

"Conforme a la orden del Führer, partes de Ucrania serán colonizadas en los próximos veinte años con alemanes exclusivamente", reveló a los participantes. En todas las regiones, las colonias se establecerían primordialmente a lo largo de las principales vías de comunicación; en sus cauces nacerían ciudades de quince a veinte mil habitantes, rodeadas de "una población rural plenamente alemana".


Por tanto, la oposición de la OUN-B frente al Nazismo se derivó de que su directiva comprendió (aunque tarde) que las verdaderas intenciones de Hitler no eran otras que las de someter y esclavizar al pueblo ucraniano. Pero hasta entonces, la cooperación entre ambas partes (principalmente con la Abwehr) fue tan evidente, que incluso hoy a los nacionalistas les resulta difícil borrar este importante período de su pasado.



Después de ser llevados a Berlín a principios de julio de 1941, Bandera y Stetsko ofrecieron mucha menos resistencia a los nazis de la que la historiografía y la propaganda nacionalista han retratado. Ellos trataron de reparar la relación con los alemanes, alentaron a los ucranianos a colaborar con Alemania, y trataron de convencer a los alemanes de que necesitaban y debían mantener al gobierno establecido por Stetsko. En una carta abierta de fecha 4 de agosto de 1941, Stetsko animó a los ucranianos a ayudar al ejército alemán en su lucha contra la Unión Soviética y les transmitió la esperanza de que los nazis aceptarían el Estado ucraniano cuando finalmente controlaran todos los territorios ucranianos. El 14 de agosto de 1941, Bandera escribió a Alfred Rosenberg, Ministro del Reich para los Territorios Ocupados del Este, explicando que él estaba dispuesto a discutir la demanda alemana de disolver la proclamación del gobierno de 1941. El 9 de diciembre de 1941, Bandera escribió en un memorándum a Rosenberg que "Los nacionalistas ucranianos creen que los intereses alemanes y ucranianos en Europa del Este son idénticos. Para ambos lados, es una necesidad vital consolidar (normalizar) a Ucrania cuanto antes mejor e incluirla en la colaboración espiritual, económica y política del nuevo Sistema Europeo". Él volvió a proponer que los nazis necesitaban a los nacionalistas ucranianos, porque sólo ellos podían ayudar a los nazis a "llevar a las masas ucranianas espiritualmente cerca de la Alemania contemporánea". Según Bandera, los nacionalistas ucranianos estaban predispuestos a ayudar a los nazis, porque habían "conformado un espíritu similar a las Ideas Nacional Socialistas." Bandera también aseguró que los nacionalistas ucranianos "podrían curar espiritualmente a la juventud ucraniana" que vivía en la Unión Soviética.


 Cabe resaltar que, más allá de la propaganda transmitida por los nacionalistas ucranianos tras la Segunda Guerra Mundial, en el año 2008, a petición del presidente de la Unión de Oficiales Soviéticos de Crimea, Sergey Nikulin, Alemania realizó un estudio exhaustivo de los archivos históricos y no se encontró documento alguno que probara la participación de OUN-UPA en batallas contra las tropas nazis.

Un análisis de 348 biografías de los líderes y miembros del Servicio de Seguridad (SB) de la OUN-B en la Región de Volhynia produce resultados muy similares. La SB de la OUN-B también funcionó como el servicio de seguridad del Ejército Insurgente Ucraniano. Sólo el 0.3% de los líderes y miembros de SB en la Región de Volhynia fueron asesinados por las fuerzas alemanas, mientras que otro 0,3% fueron asesinados por las fuerzas polacas. En comparación, el 44% murió o fueron arrestados luchando con las fuerzas soviéticas, y el 2% fueron ejecutados por el Servicio de Seguridad de la OUN-B. (Calculado a partir de  Antoniuk).



El giro "democrático" de la OUN

Otro de los factores que ha ayudado a cimentar el mito actual de la OUN fue el aparente giro "democrático" que tomó esta organización sobre todo a patir de 1943.

El Dr. Motyl piensa que en su tercer Gran Asamblea Extraordinaria en agosto de 1943, la OUN renunció a los 'elementos fascistas' que había presentado hasta entonces y "comenzó a adquirir características cada vez más democráticos y socialdemócratas ". Echemos un vistazo a esta evolución un poco más  de cerca.

Un informante soviético dentro de la OUN -pues tanto los nacionalistas como los soviéticos tenían sus agentes infiltrados en el otro bando- participó en una conferencia en Lviv en octubre de 1942.

La OUN, anunció el informante bajo el pseudónimo de "Yaroslav", había empezado a pensar que Alemania perdería la guerra en el Frente Oriental. Los angloamericanos o los japoneses luego atacarían a Rusia. La OUN formaría unas "Fuerzas Armadas Ucranianas". Los ucranianos que se negasen al servicio serían fusilados. Con la excepción de los voluntarios que serían chequeados a fondo, los no ucranianos no podrían ser movilizados.

Yaroslav también se ocupó en su informe de la seguridad interna. Tan pronto como las fuerzas ucranianas comenzasen a luchar por la independencia, los mandos militares locales tendrían que resolver la cuestión de las minorías mediante su liquidación  y la de los enemigos del pueblo. A los rusos se les iba a dejar en paz. Ellos se habían identificado con el pueblo ucraniano y no representaban una amenaza. Pero los activistas rusos que luchaban contra los ucranianos tenían que ser registrados y asesinados. Los judios tenían que ser tenidos en cuenta porque tenían "gran influencia en Inglaterra y Estados Unidos". Ellos iban a ser deportados de Ucrania y se les permitiría "llevarse alguna propiedad" con ellos. Los polacos serían expulsados ​​y también se les permitiría  tomar lo que quisieran de su propiedad porque "Inglaterra y Estados Unidos también los protegen". Los que se negasen a abandonar el país serían asesinados. Los mandos militares locales registrarían a los enemigos más activos y a los miembros de las organizaciones anti-ucranianas, y la gendarmería y el Servicio de Seguridad de la OUN los matarían un día antes del anuncio de la expulsion. A otras minorías soviéticas, a los húngaros, checos y rumanos no se les molestaría, pero los armenios, que eran partidarios de Rusia, debían ser tratados como a los judios. En el verano de 1943, después do que el Ejército Rojo hubiese rechazado a la Wehrmacht primero en Stalingrado y luego en Kursk, la OUN estaba segura de que la Unión Soviética iba a derrotar a Alemania. Londres y Washington, posiblemente con Berlín como aliado, declararían entonces la guerra a Moscú. La  OUN quería estar en cualquier bando que estuviese luchando contra Moscú. También creía que los judios eran influyentes en Londres y Washington. En su Tercera Gran Asamblea Extraordinaria en agosto de 1943, la OUN, por tanto, proclamó que se oponía tanto al bolchevismo como al Nacional Socialismo, silenció su retórica anti-judía, llamó a una alianza de naciones cautivas contra el imperialismo alemán y soviético, y anunció una serie de principios social- democráticos. 

Sólo 4 años antes, en 1939, la OUN había excluido a los judios de la ciudadanía ucraniana. Sin embargo, ahora declaraba que todos los ciudadanos de Ucrania, independientemente de su origen étnico, tendrían los mismos derechos.



Borrando huellas comprometedoras

Como señaló Roman Ilnytsky, un antiguo miembro de la OUN y secretario de Stetsko en julio de 1941, la OUN pensó en términos de dos programas, uno para uso interno y otro para conocimiento  público. El programa interno sería el credo inmutable de la OUN. El programa público podría variar según las circunstancias. Las resoluciones de la Gran Asamblea estaban claramente en la segunda categoría. La convicción de que los judios y los polacos eran extranjeros persistió, y los asesinatos continuaron.

Tres meses después de la Asamblea, la OUN emitió una orden "estrictamente confidencial" que exigía recoger "exhaustivos datos registrados" de:

a. El material sobre las acciones anti-ucranianas protagonizadas por los polacos.

b. Registros, instrucciones, circulares, cartas (polacas, bolcheviques, alemanas) que revelarían la actitud hostil de estos agentes a nuestra lucha y su política depredadora en Ucrania.

c. Listas que confirmarían que los propios alemanes llevaron a cabo pogromos y liquidaciones antijudías sin la participación o asistencia de la policía ucraniana y antes de las ejecuciones obligaron al comité de judíos o a delincuentes  a que confirmasen con su firma la presencia de la policía ucraniana y su participación en las acciones.

d. El material que confirmaría visiblemente la iniciación y la participación de los polacos en los pogromos contra los judíos y también su trabajo de inteligencia servil para los alemanes en la lucha contra los ucranianos.

El historiador Per A. Rudling en su artículo "The OUN, the UPA and the Holocaust: A Study in the Manufacturing of Historical Myths", explica que en ya en 1943, la OUN se dedicó a la revisión histórica y culpó de los homicidios a los alemanes y los polacos. La UPA fue tan lejos como para fabricar pruebas después de que se hizo evidente de que los alemanes estaban perdiendo la guerra. De hecho, ya en 1947, la UPA negó que fuese alguna vez antisemita o que participase en acciones contra  los judios 

Todo aquello, sin duda, fue el principio de la negación de la participación en el asesinato de judios y los polacos que la OUN y sus partidarios han perpetuado hasta nuestros días.





LOS CRÍMENES DE LA OUN-B/UPA


La OUN y los progromos contra los Judíos 

El 30 de junio de año 1941, el ejército Nazi invade la ciudad de Lvov. Aquel mismo día, en la ciudad que era principal bastión de los banderistas, se comenzó a distribuir las octavillas de la OUN con el siguiente llamamiento: 

"¡A los polacos, judíos, rusos y comunistas, matadlos sin caridad! ¡Sabedlo! Moscú, Polonia, los húngaros y los judíos son vuestros enemigos. ¡Aniquiladlos a todos!».

Entre el 30 de junio y el 2 de julio del año 194, en Lvov se realizó la ejecución masiva de judíos. A los judíos no simplemente  se les asesinaba, sino que antes les golpeaban y humillaban de cualquier manera posible. Obligaban a la mujeres desnudas a andar por las calles. Obligaban a la gente a marchar de rodillas y con las manos alzadas, lamer la calzada con la lengua, llevar la basura en la boca, lavar y limpiar las carreteras sin ningún medio de limpieza. Por ejemplo, a 20 personas. entre los cuales fueron 4 profesores y 5 mujeres, les obligaron a lavar con la lengua y los labios los escalones de siete entradas en una casa de cuatro pisos.

El Ministerio Público de la República Federal Alemana reconoció en el año 1960: "que la unidad ucraniana de la 2ª compañía del batallón "Natchigall" tomó parte en los actos violentos en relación a los judíos que fueron reunidos en la cárcel del Ministerio Interior y fueron culpables de la muerte de numerosos judíos."

En las masacres también participaron de manera activa la hilfspolizei ucraniana (muchos de cuyos miembros pertenecían a la OUN), quienes fueron captados en multitud de fotogramas que muestran cómo realizaban atrocidades contra los judíos. 

La testigo Lilit Shtem:  "Los principales verdugos eran los policías ucranianos, con las brazaletes de color amarillo y azul  en el brazo izquierdo."



5.png

17.jpg






236293_original.jpg
Judios se alinearon para la ejecución en Lviv, de la colección del Centro Mundial de Yad Vashem para la Investigación del Holocausto
Judios son alineados para la ejecución en Lviv, de la colección de Yad Vashem

La investigación realizada por Franziska Bruder y citada en el libro Nazi Policy on the Eastern Front, 1941: Total War, Genocide, and Radicalization, cita un diario supuestamente escrito por un miembro de un batallón de la OUN-B en el que recuerda: 

Durante nuestra marcha, vimos con nuestros propios los ojos las víctimas del terror judío-bolchevique, que fortaleció nuestro aborrecimiento hacia los judios, y así, después fusilamos a todos los judios que encontramos en dos pueblos.



 El profesor John-Paul Himka escribe que "la Organización de Nacionalistas Ucranianos, bajo la dirección de Stepan Bandera, proporcionó el motor del pogrom (de Lviv)". Además, un informe alemán de octubre 1941 alude a la participación de la OUN de Bandera en el colaboracionismo con la Ukrainische Hilfspolizei - responsable de más atrocidades en la Ucrania ocupada por los alemanes - en el que se explica:


En muchos pueblos de la región, las unidades militares han creado una milicia ucraniana (українська миліція), a la que se acuerda que ahora podría ser utilizada por el alto mando de las SS y el lider de la policía como policía auxiliar. En esta milicia, que ha hecho fuertes esfuerzos por la independencia, ya se han notado que está en parte compuesta por (...) miembros del movimiento independentista nacional de Bandera.



El historiador ucraniano Vitali Maslovskiy, da pruebas irrefutables de que precisamente Nachtigall, Roland y las divisiones de ejecución de la OUN (B) aniquilaron entre el 1 y el 6 de julio de 1941 alrededor de 3000 activistas soviéticas, así como ciudadanos de Lvov de nacionalidad polaca, y a los judíos.

Philip Fridman: "Antes del comienzo de la guerra en Lviv vivían de 130 mil a 150 mil judíos (contando los refugiados), después de la liberación de esa ciudad, han sobrevivido solamente 823 judíos".



Octubre de 1942: se crea la UPA

La UPA (Ejército Insurgente de Ucrania) se fundó el 14 de octubre de1942 en Volinia. La UPA no fue otra cosa que la rama militar de la OUN. Pese a que hoy en día se insiste en que la UPA no dependía ni recibía órdenes de ninguna formación política en concreto, es incuestionable que la OUN -B jugó un papel crucial en su formación y posterior dirección durante toda la Segunda Guerra Mundial.  La influencia de los banderistas en la UPA fue tan honda, que Oleh Martovych en su obra "Ukrainian Liberation Movement in modern time" hace referencia a un comunicado del comandante principal de la UPA, Tarás Chuprynka (pseudónimo de Roman Shukhevych), en el que admite la importancia de la OUN-B en dicha formación militar:

El 25 de septiembre de 1947, a fin de compensar los esfuerzos de diversos grupos políticos de Ucrania que reclaman el extranjero un estatus preferente en el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) Taras Chuprynka emitió una declaración, publicada en el Boletín de la Propaganda y Centro de información central, en la que se subraya que la UPA no está asociada con ningún partido político, aunque la OUN encabezada por Stepan Bandera fue la parte más activa de su formación.

Otra prueba evidente de la filiciación de la UPA con la OUN la tenemos en que ambas organizaciones adoptaron la bandera rojinegra como emblema principal, y a que los tres líderes principales de la UPA fueron Dmytro Klyachkivsky, Roman Shukhevych (ala militar) y Stepan Bandera (ala política entre 1944-1945), todos ellos destacados miembros de la OUN-B.


Es también indudable la profunda identidad de los combatientes de la UPA con las ideas fascistas y totalitarias de Stepan Bandera. De hecho, el juramento que todos los combatientes de la UPA debían realizar al ingresar en ella decía en su último párrafo:

Cuando cometa una infracción, o me retracte de este juramento, deberé ser castigado con razón, por la ley justa de la Revolución Nacional de Ucrania, y que el peso del deshonor Popular de Ucrania caiga sobre mí.

Esta referencia a la "Revolución Nacional de Ucrania" en su juramento, término acuñado por Stepan Bandera, es una clara evidencia de que las ideas genocidas de la OUN-B estaban muy presentes en la UPA, una realidad que muy pronto las minorías nacionales de Ucrania, los judíos y polacos, empezarán a sufrir de manera brutal en sus propias carnes.

Como curiosidad, decir que el ejército de la UPA se dividía en "centurias" (сотня) a imitación de los Gruppo di Assalto de la Italia Fascista (los cuales a su vez se inpiraban en el Ejército Romano), circunstancia que las actuales "Autodefensas de Maidán" no olvidan al organizarse de la misma manera.

Aunque la UPA fue establecida inicialmente por la OUN-B en Volhynia, la mayoría de los líderes y miembros de la UPA eran de Galicia. Por ejemplo, el análisis de 118 biografías de los líderes de la UPA y de la OUN-B en Ucrania publicado en Sodol (armiia Ukrainska povstancha, 1943-1949. Dovidnyk) muestra que el 71% de ellos eran de Galicia, el 20% de Volhynia, 1% de Bukovyna, el 6% del este de Ucrania, y el 2% restante de otros países o de un lugar de nacimiento que era desconocido.

Tal y como relata Per A. Rudling, "Larga vida a la gran e independiente Ucrania y sin judíos, polacos o alemanes. Los polacos detrás del San, los alemanes a Berlín, y los Judios a la horca", fueron consigna de la OUN-B a finales del otoño de 1941. Existen testimonios de  soldados de la UPA que afirman que la orden de asesinar a los polacos a menudo se superponía con los de asesinar a  los judios supervivientes, algo que estaba reflejado en las canciones militares de la UPA. Una canción de la OUN tenía las siguientes letras: "¡Vamos a descuatizar a los judios, estrangular a los polacos, y establecer un estado de Ucrania!"

Los propios defensores de la UPA en Ucrania resaltan la importancia de destacados miembros de la OUN (Roman Shukhevych y Stepan Bandera son quienes aparecen en esta imagen) en la "lucha revolucionaria" de esta organización militar.




Las masacres de la UPA  contra los judíos

El profesor John- Paul Himka realizó un estudio titulado "The Ukrainian Insurgent Army and the Holocaust", donde cuenta sus hallazgos en los documentos redactados por los comandantes de la UPA y que se han conservado hasta nuestros días. Himka concluye: "En confirmación de los informes de testigos de asesinatos de la UPA contra la población judía en Volhynia, en 1943, podemos aportar informes de la división Mykhailo Kolodzinsky (Zahin) de la UPA, cuyo libro de Informes (Knyha zvitiv) se ha conservado. La división operaba en los bosques de Volinia; rutinariamente mataba a los superviviente judios que encontraba y después informaba de ello a sus superiores."

También el profesor Himka en su artículo "El Ejército Insurgente Ucraniano y el Holocausto" escribe que a principios de 1944, un grupo de 376 Judios en Radyvyliv, que trabajaban para los banderistas, fueron muriendo paulatinamente a manos de los seguidores de Bandera y sólo 34 de ellos sobrevivieron. En los bosques cercanos a Ozeriany y Kupychiv, los seguidores de Bandera asesinaron a 70 judios que trabajaban en los campo de trabajo. Un comandante mató a la última mujer judía en Chernoplesy, pese a que ella le recordó que lo había amamantado cuando era un niño. Cientos de judios fueron pasados a cuchillo en el bosque de Ostałowiecki en marzo de 1944. Un sobreviviente llamado Moshe Maltz escribió que "Cuando las bandas de Bandera agarran a un judio, lo consideran un trofeo.... Ellos literalmente descuartizan a los judios en pedazos con sus machetes".

Durante el invierno de 1943-1944, la OUN y la UPA trataron de ganarse el apoyo de los aliados occidentales y se presentaron como más tolerantes, sin embargo, los asesinatos en masa de judios sólo se intensificaron durante este período. Un sobreviviente llamado Doba Melamed relata que "en el verano de 1943 los banderistas comenzaron a matar a los polacos ... Nos dimos cuenta de que cerca de la ciudad de Antonivka, en el pueblo de Rezyca, había judios que vivían en libertad, dado que los banderistas habían anunciado que no iban a matar a los judios, pues ellos estaban luchando contra un enemigo común. Así que fuimos a Rezyca. De hecho había doscientos judios que viven allí en libertad, trabajando para los campesinos como curtidores, sastres, zapateros, y similares." "Las casas de los polacos estaban vacías. Entonces los banderistas anunciaron que Inglaterra y Estados Unidos, los países con los que se aliaron, les habían prohibido matar judios, y que iban a permitir a los judios que se hacieran cargo de las casas abandonadas por los polacos... En diciembre de 1943, los banderistas comenzaron de nuevo a registrar a los judios. Después de los registros anunciaron que si un judio se escapaba, el resto sería asesinado ... En diciembre de 1943, cierto judio llamó a nuestra cristal de la ventana y gritó: "Corred lejos de aquí, los banderistas han matado a los judios de Antonivka". Huimos al bosque. Enviamos a uno de los nuestros para investigar. Volvió con la noticia de que los banderistas habían matado a todos los judios, con hachas y cuchillos."


Más información en: http://tinyurl.com/kru5ehl 

Las masacres de polacos en Volhynia

En el verano de 1943, el comandante de la UPA, Dmytro Klyachkivsky, trajo la orden de la liquidación de la totalidad de la población polaca masculina  de entre 16 y 60 años de edad (quizá él mismo recibió a su vez esa orden del propio Stepan Bandera, a quien durante su arresto por los alemanes no se le impidió transmitir órdenes a sus subordinados). Sin embargo, la limpieza étnica de ninguna manera se limitó a la población masculina, ya que la mayoría de las víctimas eran mujeres y niños, y la orden resultó en 40.000-60.000 muertes de civiles polacos sólo en la región de Volhynia. La acción fue iniciada por los activistas de la OUN-B de Bandera y llevadas a cabo principalmente por las formaciones de la UPA con el apoyo de los campesinos. Un papel importante en instigar estos crímenes masivos la tuvo el clero católico griego. Los sacerdotes católicos griegos que se negaron a la incitación a la delincuencia también fueron asesinados.

La peor de las masacres tuvo lugar el 11 de julio 1943, como el periodista Martin Bancos relató los eventos:

Miles de ucranianos étnicos fueron víctimas, incluidos los cónyuges de matrimonios mixtos, los que profesaban el catolicismo o simplemente aquellos que no compartían los puntos de vista de los nacionalistas ucranianos.

El sangriento preludio de estas masacres fue en el pueblo de Parośle, donde entre 149 y 173 polacos fueron masacrados por una banda de la UPA que se hizo pasar por guerrilleros soviéticos. Luego a través de marzo y abril los guerrilleros de la UPA organizaron una campaña de terror que se extendió hacia el oeste a través de la provincia de Volhynia, matando a un estimado de 7.000 hombres, mujeres y niños sólo en esos dos meses.

Un comandante de la UPA, Maksym Skorupskyi, escribió en su diario: "A partir de nuestra acción sobre Kuty, día a día después de la puesta de sol, el cielo se dosificaba en el resplandor de la conflagración. Las aldeas polacas estaban quemándose".

El 9 de febrero de 1943, por ejemplo, en la aldea polaca de Naroslo (distrito de Sarmy) se pudo contemplar la siguiente escena:

Los bebés estaban clavados en las mesas con cuchillos de cocina, a algunos hombres les habían despellejado el cuerpo. Violaban a las mujeres, a algunas de ellas les habían cortado los pechos, a muchas de ellas les cortaron las orejas, la nariz, les sacaron los ojos, les cortaron la cabeza...

Después de que los verdugos se fueran, entre botellas rotas de aguardiente casero y restos de comida, fue encontrado un bebé de 12 meses, clavado en la mesa con una balloneta, y en su boca le habían metido un pedazo de pepino agrio.

J. Turowskij y  W. Semaschko, "El terror de Ucrania y los crímenes contra la población polaca en Volhynia realizado por OUN-UPA en los años 1939-1945".


Las casas fueron incendiadas y campesinos indefensos fueron víctimas de la horca y ensartados con herramientas agrícolas, llenando la historia de reportes que hablaban sobre bebés asesinados con bayonetas y cadáveres mutilados colgando en las puertas de las casas como advertencia. Los ucranianos en los pueblos mixtos fueron coaccionados por la UPA con amenazas de confiscarles las granjas, ofreciéndoles unirse al terror o huir, y al menos 1.341 arriesgaron sus vidas - y al menos 384 de ellos la perdieron - refugiándose o advertiendo a sus amigos polacos. En las familias mixtas, la orden del UPA fue inequívoca: matar a la esposa polaca y los hijos resultantes del matrimonio.

Por el año 1943, cerca de 15.000 polacos fueron asesinados en Volhynia por la UPA, pero la pesadilla se estaba moviendo hacia la zona este de Galicia, ahora repleta de refugiados polacos. La metodología fue la misma y un polaco, Jan Zaleski, recordó que "la masacre duró casi toda la noche. Escuchamos terribles gritos, el rugido de ganado quemándose vivo, disparos... ¡Parecía que el propio Anticristo había comenzado aquí su actividad!".



La densidad de la población polaca en Galicia oriental ofreció una resistencia más consistente - e incluso contraatacó. El Ejército Nacional de Polonia y otros grupos de la resistencia polaca estaban activos en la región, mientras que muchos, más temerosos de la UPA que del Ejército Rojo, fueron impulsados ​​a unirse a bandas de partisanos soviéticos. Aún así, la masacre continuó, con la UPA persiguiendo su campaña de limpieza étnica mucho después de que los soviéticos hubiesen tomado Ucrania, y a través de 1943-1945 se estima que entre 35,000- 60,000 polacos perdieron la vida en Volhynia y otros 25,000- 40,000 polacos fueron asesinados en Galicia del Este.

La OUN-B de Stepan Bandera tomó medidas enérgicas también contra sus propios rivales, eliminando a la OUN-M y absorbiendo a una facción más antigua de la UPA - el Ejército Revolucionario del Pueblo de Ucrania - a punta de pistola. Esta ala más moderada de la UPA había llegado a un pacto de no agresión con los partisanos soviéticos, y se negaron a unirse a la masacre de "vergonzosa" de los polacos llevada a cabo por los banderistas. Su líder, Taras Borovets, advirtió: 

Ellos (la OUN-B) vienen con el látigo, la soga y la bala ... [ellos] comienzan el futuro Estado ucraniano mediante el sacrificio de las minorías étnicas [...] y estrangulan a las mejores personas con una cuerda.

Su advertencia no sólo fue clarividente, sino trágica, ya que su esposa fue estrangulada por un ataque de la UPA, que ofreció a sus menos radicales compañeros la opción de la deserción o la muerte. Borovets, por su parte, fue capturado por los alemanes y enviado a unirse a Stepan Bandera en el campo de concentración de Sachsenhausen.

Con casi la totalidad de Ucrania ahora tragada por la vertiginosa contraofensiva soviética y sabiendo que la inminente aniquilación se avecinaba, los alemanes comenzaron a ceder a la desesperación. Bandera se reunió con representantes de la Oficina Principal de Seguridad de las "SS" en abril, con el objetivo de explorar la posibilidad de que él estuviera al mando de una guerra de guerrillas detrás de las líneas enemigas, antes de ser liberado en septiembre de 1944 para establecer una sede en Berlín, desde donde Bandera, Stesko y el resto de la antes encarcelada vieja Guardia de la OUN realizó el último y agónico esfuerzo de guerra de la UPA mediante entregas con paracaídas de armas y suministros a sus hombres en el campo de batalla.

Diciembre de 1943, Latacz, condado Zaleszczyce (Ternopol) . La familia de Karpiak masacrados por la UPA el 14 de diciembre de 1943: María Karpiak (madre, de 42 años), Józef (hijo, de 23 años); Genowefa (hija, de 20 años), Władysław (hijo, de 18 años), Zofia (hija, de 8 años), y Zygmunt (hijo, edad 6). 


Las víctimas de la masacre de UPA en Lipniki en 1943


Víctimas del ataque UPA en un tren conducido en 16 de junio 1944, cerca Zatyl (proximidades de Lubycza Królewska)



Víctimas de un ataque de UPA en un tren conducido en 16 de junio 1944, cerca Zatyl (proximidades de Lubycza Królewska).


La familia de Rudnicki asesinado por la UPA en 1943 en el pueblo de Chobułtowa en el condado de Włodzimierz Wołyński

"Los ucranianos justos"

De acuerdo a una serie de testimonios, muchos ucranianos ayudaron a sus vecinos polacos cuyas vidas estaban en peligro. Esa ayuda asumió las siguientes formas: advertencias sobre ataques; mostrando una vía de escape durante un ataque; refugiando a polacos antes de un ataque esperado; engañando a los atacantes; prestando primeros auxilios a los polacos heridos; el suministro de alimentos o ropa a los sobrevivientes; el cuidado de los huérfanos y los niños perdidos después de los ataques; ayudando a enterrar a las víctimas; negándose a cumplir la orden de matar a un miembro polaco de la propia familia de uno; negándose a participar en un ataque; protestando públicamente; perdonando la vida de los polacos; y liberando a los polacos detenidos. Aunque es difícil estimar la magnitud de esta ayuda, que fue real. En 500 localidades de las tierras fronterizas del Este de Galitzia examinadas en este sentido (las masacres ocurrieron en más de 4.000 localidades) la OUN-UPA asesinó a cerca de 20.000 polacos. Los actos de solidaridad y misericordia por parte de los ucranianos salvaron la vida de individuos y de poblaciones de pueblos enteros (varios miles de personas en total). Más de 1.300 ucranianos están documentados como que ayudaron a los polacos en mayor o menor medida. Los Nacionalistas ucranianos asesinaron a varios cientos de los justos como castigo, dado que todas las manifestaciones de amistad hacia los polacos fueron consideradas por ellos como actos de colaboración con el enemigo y la traición de los ideales nacionales, lo que llamaba a una venganza despiadada.

Más información en: http://tinyurl.com/nanqkbd

Monumento dedicado a las víctimas del Ejército Insurgente Ucraniano (UPA) en Woeclaw (Polonia)



LA OUN-B/UPA Y LOS USTACHAS CROATAS

El fallecido historiador emigrado ucraniano Ivan Lysyak-Rudnytsky observó a este respecto: 

"Los parientes más cercanos de nacionalismo (integral) ucraniano deben buscarse no en el nazismo alemán o el fascismo italiano, productos de las sociedades industrializadas y urbanizadas, sino más bien entre los partidos de este tipo en las naciones económicamente atrasadas de Europa del Este: entre los Ustashes croatas, la "Guardia de Hierro" rumana, el Partido Hlinka croata, la ONR polaca ... etc


Trazar semejante paralelismo entre la OUN-B/UPA y los Ustacha resulta muy significativo, ya que esta organización ultanacionalista croata fue, en palabras del historiador Stanley G. Payne, "el más horrible de los regímenes títeres nazis, y el único que fue capaz de competir con el III Tercer Reich en sed de sangre".

"Un ustacha que no puede sacar al niño del vientre de la madre con una daga, no es un buen ustacha". Estas palabras fueron atribuidas a Ante Pavelic, el líder del movimiento fascista más cruel de la historia, que asesinó a más de 1.000.000 de judíos, serbios y gitanos durante la Segunda Guerra Mundial. En este sentido, los mismos monstruos nazis que estaban en Croacia expresaron su horror ante el terror ustacha, al que consideraban "excesivo y poco eficaz". Así pues, el comisario nazi en Croacia, Herman Neubacher definió las bestialidades ustachas como "el crimen más feroz de la historia, que solo se puede comparar con el infierno de Dante".

Por su parte, el general alemán Glesse von Horstenau escribió en su diario en noviembre de 1942 que los ustachas "degollaban cientos de personas en los dos lados del río Sava. Cuando degollaban en nuestra parte, nosotros difícilmente podíamos soportar los gritos de hombres, mujeres y niños. Les degollaban y les abrían el abdomen antes de tirarlos al río".

Más información en: http://tinyurl.com/qaqgjdg

De hecho, la Ustacha fue otro importante socio de la OUN. Es curiosa la gran cantidad de paralelismos que podemos observar entre la OUN-B/UPA y la Ustacha. El líder de los ultranacionalistas croatas era llamado "Poglavnik", un término muy similar al de "Providnik", los cuáles significan "guía" o "líder" (führer) en sus respectivos idiomas. También es interesante constatar que la UPA era el acrónimo de "Ejército Insurgente de Ucrania", y la palabra croata "Ustacha" significa, precisamente,"Insurgente". De manera similar a la organización de Bandera, la Ustacha funcionó hasta la Segunda Guerra Mundial como una organización terrorista ultranacionalista. Al igual que la OUN, su lucha se centró en la creación de un Estado independiente en contra de los "ocupantes" y  de los enemigos étnicos y políticos de Croacia. 

El contacto con el líder Ustacha Ante Pavelic fue establecido a finales de 1933 o principios de 1934 en Berlín, donde Pavelic  se reunió con los líderes de la OUN Iaryi y Lebed. Después esta reunión los dos miembros  de la OUN visitaron el campamento Ustacha en Italia. Durante el curso de cooperación entre las dos organizaciones, algunos miembros de la OUN fueron entrenados junto con activistas Ustacha en los campamentos paramilitares de Italia, los cuales fueron establecidos y estaban patrocinados por Mussolini. Un miembro líder de la OUN, Mykhailo Kolodzinskyi, dio cursos militares en este campamento. Él también comenzó a trabajar allí en "La doctrina de guerra de los nacionalistas ucranianos," un documento importante de la OUN que planeaba un levantamiento ucraniano, donde se propagaba el culto a la guerra y presentaba una versión ucraniana de imperialismo, el cual estaba destinado a proteger a "nuestra propia raza" y ampliar los territorios de Ucrania. Kolodzinskyi argumentó en "La Doctrina de Guerra" que durante el levantamiento nacional, los territorios ucranianos occidentales deberían ser totalmente "limpiados" de polacos, y también que "cuantos más Judios mueran durante la sublevación, mejor para el Estado ucraniano."

El miembro de la OUN Zynovii Knysh caracterizó la relación entre los nacionalistas revolucionarios ucranianos y croatas de muy cálida:


La Organización de Nacionalistas Ucranianos tenía buenas relaciones con los círculos dirigentes de la organización revolucionaria croata Ustasha. Estas relaciones entre ambos liderazgos se hicieron aún más estrechas en el exilio, fuera de las fronteras de Croacia... En general, los croatas, y en particular, los estudiantes croatas, respetaban a la OUN, confiaban en sus miembros, consideraban a los nacionalistas ucranianos como más experimentados en materia de lucha revolucionaria, y les invitaban a sus discusiones, reuniones y congresos.


Infanticidios contra los hijos de los "ocupantes"


Uno de los aspectos más conocidos de los Ustacha fue su especial crueldad con la población civil perteneciente a las etnias "ocupantes", especialmente con los niños. Oreskovic, un soldado ustacha, recordaría años más tarde que tuvo que asesinar a dos niños judíos en el campo de exterminio de Pag. "Luburic me ordenó que matara a un niño. Me negué a hacerlo, y él mismo le cortó la garganta para demostrarme cómo se hace. Luego yo mismo aplaste el cráneo del otro niño, después de lo cual Luburic elogió mi trabajo".Por su parte, el historiador alemán Alfred Miller aseguró que en varios pueblos cientos de niños fueron encontrados empalados con los brazos y las piernas torcidos.



Esta casi canibalesca y sádica crueldad con los niños por parte de la Ustacha recuerda mucho a la crueldad de los nacionalistas ucranianos para con los niños judíos y polacos. Algunas referencias escabrosas sobre semejante actividad aparece reflejada en algunos libros sobre el Holocausto:



Imágen extraída del libro "Crónica del Holocausto" de Libsa Editorial


En 1999, el historiador polaco Alexander Korman publicó un artículo sobre la torturas de la UPA en el que enumeró hasta 135 métodos distintos de torturar y asesinar a las víctimas que fueron aplicadas por los banderistas en sus masacres, (Abajo: ilustraciones del artículo A.Korman dedicadas a los métodos empleados contra los niños).


Más información en: http://tinyurl.com/pesu3dd

                  
.





LA OUN Y LOS DOCUMENTOS 

DESCLASIFICADOS


El Ministerio de Defensa de Rusia desclasificó varios documentos sobre las actividades de los nacionalistas ucranianos durante la Segunda Guerra Mundial. Mencionaban las provocaciones y las atrocidades cometidas contra la población civil. Tales documentos describen las tácticas de los nacionalistas ucranianos contra el Ejército Rojo y los aspectos de la colaboración de las brigadas de los seguidores de Stepan Bandera con los nazis.

Ocultando a la población ucraniana su relación con las autoridades militares y alemanas, los seguidores de Bandera, en efecto, están actuando bajo el dictado de los alemanes, recibiendo de ellos armas, uniformes y otros equipos militares", dice un informe de mayo de 1944. A su vez, los nacionalistas presionaron a los campesinos para poder "cambiar las armas por alimentos, ganado y caballos.


Los autores de estos documentos dicen que tras dejar de combatir con los alemanes, eslovacos, lituanos y "otras fuerzas aliadas de Hitler", los nacionalistas ucranianos intensificaron la lucha contra el Ejército Rojo y los partisanos soviéticos, es más, "intensificaron el terror contra los ucranianos que simpatizaban con el  poder soviético". "Envían pandillas a la retaguardia del Ejército Rojo para que realicen trabajo subversivo e de inteligencia", añaden los informantes de Moscú.



Un documento de enero de 1942 indica que "bajo las direcciones de las autoridades alemanas, los escuadrones de la muerte luchan contra los partisanos, detectan y matan a la gente no deseable a las autoridades alemanas". "Están armados con los fusiles rusos y están vestidos con los uniformes del Ejército Rojo", dice el informe. En otras palabras, estos archivos mencionan las provocaciones, cuando los nacionalistas mataron a los civiles para después poder culpar a los soldados soviéticos, en concreto, y a Moscú, por ende, de los asesinatos.



Esta táctica, preferida por los nacionalistas ucranianos hasta hoy, fue realizada para "suprimir las simpatías por el régimen soviético en la población" e, idealmente, provocar los sentimientos antisoviéticos. Sin embargo, durante la Segunda Guerra Mundial los ucranianos ya entendieron quiénes eran realmente los seguidores de Stepan Bandera, por eso los intentos de incitar a la población civil contra Moscú fracasaron.


Más información en: http://tinyurl.com/p2wpj8f



La CIA y su opinión sobre el "Estado Ucraniano" creado por Bandera

Pero los servicios secretos de la URSS no fueron los únicos que se ocuparon de los nacionalistas ucranianos. Un informe de la CIA titulado "Stepan Bandera y el "Estado ucraniano" de 1941" realizado por Petro Yarovyy y fechado en 1951 revela la opinión de la agencia de inteligencia más poderosa del mundo sobre el movimiento liderado por Stepan Bandera. 

El informe califica al líder de los nacionalistas ucranianos de "agente profesional de Hitler





Más aún, el informe señala que, desde los primeros momentos, Bandera se reveló "no como una personalidad revolucionaria o tan siquiera fascista, sino como un provocador y agente a las órdenes de Hitler".


Sobre la proclamación del primer del Estado ucraniano proclamado en junio de 1941 por la OUN, el informe relata lo siguiente: "ningún discurso solemne podrá ocultar el vergonzoso hecho, el cual permanecerá como una mancha negra en la historia del movimiento (nacionalista) ucraniano, que el primer acto del "Gobierno de Estadodirigido por Stetsko fue la más profunda expresión de gratitud hacia Hitler". Y más adelante añade: "Incluso el noruego Quisling, cuya fama se ha convertido en sinónimo de traidor, no fue tan lejos".



Sobre la banderista "Ucrania resucitada", sostiene este informe, fue una especie difícil de definir de "Estado bastardo" y añade: "si uno juzgara la mente infantil de Bandera incluso desde los estándares totalitarios, encontraría que esos elementos de ley y legalidad que están presentes incluso en los Estados totalitarios, están ausentes aquí (...) El caos sangriento, la total ausencia de Ley y los más salvajes y viciosos excesos en el tratamiento de la población ucraniana y las minorías nacionales pravalecieron. El terrorismo desenfrenado fue utilizado para obligar a los disidentes a someterse a los "líderes". Miles de personas fueron asesinadas sin juicio, sin investigación, y con frecuencia, sin causa aparente.



En los últimos párrafos el informe se centra en la persecución de polacos y judíos durante el breve lapso que duró el Estado banderista en Ucrania: "Finalmente, las minorías nacionales de Ucrania occidental, los polacos y los judíos, fueron víctimas de una sangrienta persecución. Es difícil estimar cuántos polacos fueron asesinados, pero se han conservado algunos datos en relación al número de judíos que perecieron. Cerca de 10.000 judíos fueron destruídos en una sola "operación" en la frontera de la Ucrania carpática. Los gendarmes húngaros expulsaron a esos judíos de la zona ocupada por Hungría con el consentimiento de Hitler. En la frontera, fueron recibidos por elementos "especiales" de la milicia de Bandera, los condujeron en masa a un lugar desconocido y los exterminaron a todos por el camino. En total, durante sus 5 semanas de existencia, el "Estado" de Bandera asesinó a cerca de 5000 ucranianos, 15000 judíos y varios miles de polacos".

El informe de la CIA termina de la siguiente manera. "Esta es, en definitiva, la historia de "un día de fiesta" de Bandera, el cual sus seguidores, confiando en el olvido de la gente, ahora intentan presentar como una gloriosa y heroica página en la historia del movimiento de liberación ucraniano.  En realidad sería lo mejor, para los partidarios de una Ucrania libre, borrar de la Historia de su movimiento este infame episodio Hitleriano y fascista, el cual no trajo nada excepto vergüenza y tristeza  para Ucrania."





Este no fue, ni mucho menos, el único informe que la CIA dedicó a la OUN. Un memorando de la CIA que data de julio de 1958 describió a la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) como "de carácter monolítico, violentamente anti-comunista y totalitaria en concepto. Está dirigida por Stepan Bandera con el Sr. Stetsko como el segundo al mando". 


Más información en: http://tinyurl.com/q584p7j

Incluso más atrás en el tiempo, otro informe de la CIA de 1946, dijo que en el apoyo a Bandera, Estados Unidos debía saber que su banda  era "una organización terrorista, decidido a lograr sus objetivos por medios terroristas", y que esta era la razón por la que los soviéticos estaban preocupados con ellos. 

DESCARGAR DOCUMENTO EN PDF

Sin embargo, este y otros informes dedicados a Bandera y la OUN en los que no se les describía de manera precisamente favorable no impidieron que la CIA y otras agencias de inteligencia occidentales colaboraran estrechamente con él y otros prominentes líderes de la OUN-B, como veremos más adelante. 

RUMBO A OCCIDENTE: EL GIRO ESTRATÉGICO DE LA OUN-B


Con la derrota de los nazis y el fin de la guerra en el frente europeo, Bandera y muchos líderes de la OUN-B terminaron en campamentos para desplazados en Alemania y Europa Central. Según escribió Stephen Dorrill en su acreditada historia del MI6, “MI6: Inside the Covert World of Her Majesty’s Secret Intelligence Service” (MI6: Dentro del mundo encubierto del Servicio de Inteligencia Secreto de Su Majestad), en abril de 1948 el MI6 reclutó a Bandera. El enlace con los británicos lo organizó Gerhard von Mende, un ex alto mando nazi que dirigió la División del Cáucaso del Ministerio del Reich para los Territorios Ocupados del Este (Ostministerium). Von Mende reclutó a musulmanes del Cáucaso y Asia Central para luchar con los nazis durante la invasión a la Unión Soviética. Al concluir la Segunda Guerra Mundial, trabajó para los británicos a través de una empresa de fachada, Servicios de Investigación de Europa del Este, que era una agencia de reclutamiento principalmente para insurgentes musulmanes que operaban en el interior de la Unión Soviética. Von Mende fue determinante para el establecimiento de un gran núcleo logístico de operaciones de la Hermandad Musulmana en Munich y Ginebra. Mediante von Mende, el MI6 entrenó agentes del OUN-B y los soltó dentro de la Unión Soviética para realizar operaciones de sabotaje y asesinatos entre 1949 y 1950. En un informe de 1954, el MI6 alaba a Bandera como “un trabajador clandestino profesional con experiencia terrorista e ideas despiadadas acerca de las reglas del juego”. En marzo de 1956, Bandera empezó a trabajar con el equivalente alemán de la CIA, el BND, dirigido entonces por el general Reinhardt Gehlen, el jefe de la inteligencia militar del Frente Oriental durante la Segunda Guerra Mundial. De nuevo, von Mende fue uno de sus padrinos y protectores. En 1959, la KGB asesinó a Bandera en Alemania Occidental.


A Mykola Lebed, el mayor asesino de la OUN-B de Bandera, el comandante de campo de la policía secreta del grupo, le fue aún mejor al concluir la Segunda Guerra Mundial. En diciembre de 1946 lo reclutó el Cuerpo de Contrainteligencia del Ejército de Estados Unidos (CIC) y en 1948 estaba en la nómina de la CIA. Lebed a su vez reclutó a los agentes de la OUN-B que no acompañaron a Bandera y el MI6, y participó en diversos programas de sabotaje detrás de la Cortina de Hierro, incluyendo  la“Operación Cártel” y la “Operación Aerodinámica”. Después se le trasladó a la ciudad de Nueva York, donde fundó una compañía de fachada de la CIA, la Corporación de Investigaciones Prolog, bajo el control de Frank Wisner, quien fue el jefe del Directorio de Planes de la CIA en la década de 1950. Prolog funcionó hasta ya entrada la década de 1990 y obtuvo fuerte apoyo cuando el bilderberg y fundador de la Comisión Trilateral Zbigniew Brzezinski fue Asesor de Seguridad Nacional del Presidente Jimmy Carter

En 1985, el Departamento de Justicia emprendió una investigación sobre el rol de Lebed en el genocidio en Polonia y Ucrania Occidental durante la guerra, pero la CIA bloqueó la investigación y ésta finalmente se abandonó. Sin embargo, en 2010, después de la publicación de miles de páginas de registros sobre los tiempos de la guerra, los Archivos Nacionales publicaron un informe documental, “Hitler’s Shadow: nazi war criminals, U.S. Intelligence, and the Cold War” (La sombra de Hitler: criminales de guerra nazis, Inteligencia de Estados Unidos y la Guerra Fría), de Richard Breitman y Norman Goda, que incluyó una reseña detallada de la complicidad de Lebed durante la guerra y su participación en ejecuciones en masa de judíos y polacos. Este legado de Bandera y Lebed y las redes engendradas en el período de la posguerra están en el centro de los actuales acontecimientos en Ucrania.

La colaboración de Stepan Bandera con el M16 durante los primeros días de la 
Guerra Fría dio un sorprendente fruto: nada menos que un museo dedicado a su persona en Londres. Se puede realizar una visita virtual al mismo aquí




Amistades insospechadas

En las décadas posteriores a la guerra, a Stetsko y a  muchos otros nazis ucranianos se les concedió un refugio en los EE.UU. e incluso fueron reconocidos como representantes legítimos del pueblo de Ucrania en su conjunto. Como vamos a ver a continuación, Stetsko fue recibido con todos los honores por George H. Bush en la Casa Blanca.

En su obra "Los Viejos Nazis, La Nueva Derecha y el Partido Republicano", Russ Bellant asegura que muchos miembros supervivientes de la OUN-B huyeron a Europa Occidental y a los Estados Unidos – en ocasiones con ayuda de la CIA – en donde tranquilamente forjaron alianzas políticas con los elementos de la derecha. “Usted tiene que entenderlo, somos una organización clandestina. Hemos pasado años en silencio penetrando en posiciones de influencia“ dijo uno de los miembros al autor del libro bajo condiciones de anonimato. Bellant documentó en su libro con todo detalle el resurgimiento del grupo de la OUN-B en los Estados Unidos.  


En Washington, la OUN-B se reconstituyó bajo la bandera del Comité Ucraniano del Congreso de América (UCCA), una organización coordinadora compuesta de “frentes completos de la OUN-B”, según Bellant. A  mediados de los años 80, el gobierno de Reagan fue un auténtico laberinto de miembros de la UCCA, con el presidente del grupo Lev Dobriansky, sirviendo como embajador en las Bahamas, y su hija, Paula, que llegó a sentarse en el Consejo de Seguridad Nacional. Reagan dio la bienvenida personalmente a Stetsko, el líder Banderista que supervisó la matanza de 7.000 Judios en Lviv, en su visita a la Casa Blanca en 1983.

El poder lobbista de la UCCA no ha desaparecido en Washington ni tampoco su reverencia por Stepan Bandera y su nacionalismo integral. En 2009, en el 50 aniversario de la muerte de Bandera, la UCCA lo proclamó “símbolo de fuerza y corrección para sus seguidores que continua inspirando a la Ucrania de hoy”. Un año después el grupo conmemoró el 60 aniversario de la muerte de Roman Shukhevich, el comandante del Ejercito Insurgente de Ucrania, acusado de masacrar a los judíos de Lviv y de Bielorrusia. En la conmemoración fue aclamado como un héroe que luchó con honor y justicia.


“Su lucha es nuestra lucha”, le dijo Reagan al ex colaborador nazi. “Su sueño es nuestro sueño.” También Stetsko fue recibido por el también presidente norteamericano George H. Bush.

40 años separan estas imágenes: A la izquierda, Stetsko entregando la típica bienvenida ucraniana del "pan y la sal" a las autoridades ocupantes Nazis nada más iniciarse los progromos contra los judíos en Lvov. A la derecha, el mismo Stetsko siendo recibido con todos los honores por el entonces presidente norteamericano George Bush.

El CUSUR (Centro para las Relaciones entre Estados Unidos y Ucrania) y la UCCA se entrelazan entre sí y son tan poderosos en la política estadounidense que incluso una mirada casual en sus notas de la reunión a sus planes causan escalofríos. Ambos grupos son de hecho organizaciones OUN-B que operan libremente en los EE.UU., que influyen en cuestiones de Seguridad Nacional, Política Exterior y Política Nacional de Estados Unidos.

Más información en: http://tinyurl.com/po7nj4o

Durante los últimos setenta años, los EE.UU. sólo ha reconocido un gobierno ucraniano. De acuerdo a lo que se desprende de los documentos publicados por la CIA, ese gobierno ucraniano, que hasta ahora ha sido un Gobierno en el exilio y estaba liderado por los Stetskos (Yarsolvav Stetsko y su esposa Slava), es el que de nuevo los EEUU han traído a Ucrania y cimentado en el Maidán.


He aquí un rápido vistazo a un nombre que aparece en todos los comités directivos del CUSUR. Nada menos que Stephen Bandera, el nieto del líder de la OUN-B, aparece en la búsqueda de participantes en las mesas redondas de sus Comités Directivos (Pinchar aquí).

Con la participación activa del nieto de Stepan Bandera (Stephen o Steven Bandera), la CUSUR ha encontrado apoyo entusiasta por parte de todo el espectro de las universidades de Estados Unidos, grupos de reflexión y empresas, y desde el propio gobierno de Estados Unidos. Entre los patrocinadores, empresas y fundaciones que financian esta organización incluyen: American Foreign Policy Council, Consejo Atlántico, Bechtel Corporation, Coca-Cola Beverages Ucrania Ltd, Fundación Canadiense ucraniano, Delta Airlines, Halliburton, JP Morgan, Microsoft, National Endowment for Democracy, Philip Morris Companies, Inc., y, por supuesto, la RAND Corporation - entre muchos otros.

Por lo menos, el Sr. Steven Bandera proporciona el nombre comercial de la nueva Ucrania, que las empresas estadounidenses y el gobierno de Estados Unidos pueden apoyar sin problemas.


EL IMPORTANTE PAPEL DE LA DIÁSPORA UCRANIANA EN EL EXTRANJERO



En la transmisión del mensaje étnico-nacional, la diáspora ucraniana al otro lado del Atlántico desempeñó un papel motor. De Galitzia, huyendo a veces de los “rojos” en 1943-1944, estos emigrantes llegaron a Canadá, Estados Unidos y Australia. Diversos miembros de la OUN y sus hijos tomaron el relevo hasta la caída de la URSS, ocasión que aprovecharon para volver a predicar el buen mensaje en el país natal. Estos ucranianos del extranjero se sumaron a la causa del “mundo libre”, pero sin renegar de la tradición del “nacionalismo integral”. Influyentes ayer en el seno del complejo “Free Europe-Liberty”, hoy en los medios de comunicación y los sitios de internet, los herederos, apoyados por fundaciones estadounidenses y canadienses, asumieron la esfera ideológica abandonada por los viejos cuadros soviéticos, reconvertidos al mundo de los negocios.

Más información en: http://tinyurl.com/q5ohxz4


Sin duda alguna, una de las asociaciones de la diáspora ucraniana que tiene mayor influencia alrededor del mundo es la CYM (Asociación de Juventudes Ucraniana), la cual mantiene un carácter similar a Plast, Sokil y otras organizaciones ultranacionalistas scout de Ucrania occidental (en las cuales, como hemos vito anteriormente, militaron Bandera, Stetsko, Shukhevych y la mayor parte de los líderes de la OUN-B/UPA en su juventud). Como ellos explican en su página web oficial:


Acerca de CYM, laAsociación Ucraniana de la Juventud


OBJETIVO: Organizar, nutrir y educar a los jóvenes en el espíritu invocado por los ideales de "Dios y Ucrania"; en la formación de sus valores cristianos y patrióticos, así como la individualidad moralmente sana, para cultivar la unidad de los ucranianos en todo el mundo, en disposición a trabajar por el bien de la nación ucraniana y fortalecer su condición de Estado.

LEMA: "Dios y UcraniaEn base a los más altos ideales, los programas de CYM promueven los principios de la ética cristiana y el orgullo del patrimonio nacional de Ucrania. Se pone énfasis en el rol de uno como ciudadano de su país y el papel de uno como miembro de la comunidad ucraniana.


PROGRAMAS: Reuniones semanales: Los capítulos de jóvenes se reúnen semanalmente, participando en programas que incluyen grupos de discusión, los deportes, el canto, artes y oficios, y visitas de campo. Las conferencias y grupos de intereses especiales permiten a los jóvenes a ampliar sus conocimientos en áreas tales como la historia de Ucrania, la geografía, la literatura y las tradiciones. Los temas son guiados por un tema anual y los aniversarios históricos que se celebran durante el año.

Curiosamente. el lema de la CYM "Dios y Ucrania", es exactamente el mismo que pregona la "Hermandad de la OUN-UPA"(Всеукраїнське братство ОУН-УПА) fundada en abril de 1991 en Lvov, una organización que bajo el lema "Dios y Ucrania" pretende "centrar su trabajo en la educación moral y patriótica de la generación más joven, con la que el pueblo ucraniano y la comunidad internacional muestra la verdad acerca de la lucha de liberación nacional de la OUN - UPA durante los años cuarenta y cincuenta del siglo XX contra los ocupantes del Estado Ucraniano Independiente."

El 23 de abril de 2004, el mundo nacionalista ucraniano lamentó la muerte del señor Iván Kobasa, uno de los fundadores de CYM de América y líder vitalicio de la ultranacionalista OUN-UCCA. Su obituario dice que era un miembro destacado de la OUN-B. Él dedicó toda su vida (55 años) a la educación de los jóvenes estadounidenses ucranianos en el amor a Dios y Ucrania (nacionalismo ucraniano de la  OUN-B).

Como explica Rossolinski- Liebe en su estudio sobre el culto a la OUN-B en Canadá:


Los campamentos tenían un propósito educativo, con el objetivo de enseñar a los hijos de la diáspora que amasen a su país y odiasen a los enemigos de Ucrania. Los activistas de la OUN y los partidarios de la UPA se presentaron como héroes a los niños, mientras que los crímenes de guerra,el antisemitismo y el fascismo de la UPA y de los activistas  de la OUN fueron negados. El objetivo a largo plazo era reclutar una nueva generación que continuaría su lucha por el estado de Ucrania: como los organizadores escribieron: "para educar a la juventud ucraniana acerca de su historia y cultura, así como cultivarles para que se convertan en miembros activos de sus comunidades ucranianas y locales mientras sirvan a Dios y a su patria ucraniana."


Por todo ello no es de extrañar que en Estados Unidos y Canadá podamos contemplar la imagen de cientos de niños honrando a criminales y genocidas fascistas como Stepan Bandera o Yaroslav Stetsko:


Honrando a Stepan Bandera (PINCHAR AQUÍ)

16 de octubre 2011


El día 16 de octubre de 2011, los miembros de la sección 54a de CYM "Khersones" en Stamford, CT asistieron a una misa de réquiem y en honor del gran héroe y luchador por la libertad de Ucrania, Stepan Bandera. Fue la primera vez desde la creación de esta rama que los miembros participaron en una actividad organizada conjuntamente con la mayor comunidad ucraniana de Stamford.


Los miembros de la SUM y los fieles presentes ese día disfrutaron de una hermosa y hemocional homilía sobre la vida y logros de Stepan Bandera realizada por el Reverendo Bohdan Danylo, rector del Seminario de San Basilio en Stamford. Él dio instrucciones a los niños sobre cómo pueden modelar sus propias vidas siguiendo el ejemplo de abnegación de Bandera y su dedicación inquebrantable a su país. Después de la homilía, el Padre Bohdan distribuyó velas a cada niño que ardieron vivamente durante la realización de la oración "Vichnaya Pamyat" en honor del gran héroe de la nación ucraniana.









En Nueva York se celebró el 100 aniversario de Yaroslav Stetsko (PINCHAR AQUÍ)

18 de febrero. 2012 21:54







Como explica George Eliason en su excelente artículo publicado en Global Research:

Casi todos los grupos ucranianos de scouts tiene un santo patrón que es culpable de crímenes contra la humanidad. La mayoría de estos santos católicos griegos eran, de hecho,  de las Waffen SS.

¿Pueden los oficiales de las Waffen SS y asesinos de masas como Stepan Bandera ser santos patronos católicos en ciudades como Nueva York, Filadelfia, Stamford CT, o Boston en el año 2015?


Muchos emigrantes procedentes de Estados Unidos y Ucrania estuvieron presentes durante los disturbios de la plaza Maidán de Kiev en 2014. Areta Kovalsky, emigrada ucraniana que estuvo en Ucrania durante el Euromaidán, escribió lo siguiente:


"A menudo he pensado de mis antepasados y cómo se deben haber sentido durante la Segunda Guerra Mundial (y los movimientos de liberación anteriores) y la lucha partidista para liberar a Ucrania de poderes totalitarios. Siempre he estado fascinado por la Segunda Guerra Mundial y el Ejército Insurgente Ucraniano (UPA), pero nunca en mi vida creí que sentiría lo que ellos sintieron, hacerse una idea de la guerra, la muerte, y la lucha por la libertad, esa incertidumbre, y el amor a Ucrania en un contexto similar a la de ellos... Estos sentimientos que fueron sentidos por los ucranianos en la Segunda Guerra Mundial han sido transferidos a una nueva generación de ucranianos que están reviviendo el movimiento de liberación, volver a luchar por una Ucrania libre, próspera y democrática. Por supuesto, el Euromaidán y la reciente invasión de Rusia en Ucrania .... Siento que fui guiada a Ucrania, porque el amor y el apego a Ucrania se transmite de mis abuelos, y ya que ellos no podían regresar aquí... La lucha de la generación de mis abuelos por la libertad no tuvo éxito, no hubo una Ucrania independiente después de la guerra, y así en virtud de la intelectualidad y de haber participado en la lucha de liberación, mis parientes habrían sido perseguidos por los soviéticos."

Más información en: http://tinyurl.com/pbfugm7





EPÍLOGO: LOS HEREDEROS DE LA OUN EN LA ACTUALIDAD
Proyecto "Reconquista": El imperialismo de los Nacionalistas Ucranianos

En su obra "Heroes and Villains", el investigador David R. Marples cita un sorprendente artículo soviético de 1991:
Dos autores de un artículo de verano en 1991 lamentaron el hecho de que un Congreso de la Hermandad de soldados de la UPA había tenido lugar en abril, y se había defendido la ideología fascista mientras se negaban las acusaciones comunistas de que el movimiento había colaborado con los fascistas. Se describe la ideología de la OUN, la cual se equipara con el racismo, declarando que la "OUN lucha por la dominación sobre el pueblo de Ucrania y por la expansión de la Lebensraum". Los autores citan las reclamaciones de Ucrania de las regiones étnicamente ligadas de Checoslovaquia, Polonia, Bielorrusia, las regiones rusas de Briansk, Kursk y Voronezh, así como el Kuban". Describen a los miembros de la OUN como inmorales, y que funcionan de acuerdo con la máxima de "la causa justifica los medios".

Sin embargo, parece que el autor de este trabajo no dio mucho crédito a este artículo y lo tachó de propaganda soviética. Pero quizás el sr. Marples se precipitó en su pronóstico. Qué mejor que analizar la ideología de quienes hoy en día se jactan de ser los "herederos de la OUN" para salir de dudas.

El historiador y activista ultranacionalista Oleg Odnorozhenko explica en su artículo "La ideología de la Asamblea Social - Nacionalista: Historia y Presente" las ideas de su organización, la cual nació cuando "Patriot Ukrainy" se escindió del partido político Svoboda, convirtiéndose actualmente en uno de los pilares básicos del archifamoso batallón de voluntarios ucraniano "Azov".


De hecho, el propio Odnorozhenko, que llegó a ser subcomandante de Azov, saltó a la fama mundial al ser uno de los primeros en alertar de la presencia de "tropas rusas" en el este de Ucrania, exigiendo la inmediata intervención de las potencias occidentales en el conflicto que vive el sureste.





Odnorozhenko explica en su declaración de intenciones publicada en Internet:


El fundamento histórico de la ideología de la Asamblea Social- Nacionalista y "Patriota de Ucrania" es la ideología del Nacionalismo de la acción, que fue profesada por la Organización de Nacionalistas Ucranianos (OUN) en su apogeo.

En los logros intelectuales de figuras prominentes de OUN de los años 30 del siglo XX, así como sus inspiradores espirituales, nos encontramos con la mayoría de los principios y posiciones que se actualizan ahora en el concepto ideológico del movimiento Social-Nacional.

En las obras de Yuriy Lypa se exponen razones culturales, históricas, étnicas, políticas, geográficas y geopolíticas de la existencia de la nación ucraniana. Identificó sus principales prioridades de política exterior que consisten en su lucha por el estatus de gran potencia, el dominio de Kiev del espacio geopolítico natural entre el Mar Blanco y el Mar Negro y la expansión constante en dirección noreste. Es decir, de las obras de este científico ucraniano, así como su predecesor - prof. Stepan Rudnytsky, procede  nuestro concepto de gran poderío ucraniano. En ellos se basan nuestros puntos de vista sobre la historia de Ucrania como el país con el pasado imperial y las continuas competencias de las grandes potencias de las élites militares de nuestra nación.


Es decir, que quienes se proclaman como los actuales "herederos de la ideología de la OUN en su apogeo" no dudan en hacer una reelaboración de la Lebensraum germánica y exigir la "expansión natural de Ucrania en dirección noreste", conquistando un "espacio vital" que estaría comprendido entre el Mar Blanco y el Mar Negro, creando con ello un imperio que resucitaria el poderío y la gloria de la antigua Rus del el siglo XII, y cuya capital (sobra decirlo) estaría en Kiev.

Esta idea está apoyada precisamente por las declaraciones de los voluntarios rusos que están combatiendo en el batallón Azov. En un texto difundido en inglés por internet y dirigido a aclarar las ideas, estos voluntarios rusos escribieron:

"Para entender la motivación de los nacionalistas rusos que están luchando a favor de Ucrania" (en el Batallón Azov)
Los Imperios del hombre europeo se crearon de acuerdo con el principio de "unidad en la diversidad", por lo que una vez más debe especificarse la relación entre Rusia y la "Rus" en el proyecto imperial de Ucrania.  (...) Teniendo en cuenta que el punto de partida de ambos esquemas es Kiev, que ahora se opone a ser profanada por la euroasiática Moscú y la ciudad sobre el río Neva (San Petersburgo), esto puede ser un trampolín ideal para volver a las raíces, es decir, al Kiev-centrismo, lo que no debe causar censuras entre los rusos, y aún menos entre los ucranianos.

¡Por lo tanto, el camino de la Reconquista, dirigido a la reconquista de nuestra cuna común - la Rus de Kiev y luego el conjunto de Europa, tiene sus raíces aquí en Ucrania. Aquí se está forjado el movimiento capaz de proteger a la propia existencia de la raza blanca y un futuro para nuestros hijos. Aquí estamos firmes, y no podemos hacer otra cosa! ¡Por la Nueva Reconquista!

Y es que este nuevo proyecto de "Lebensraum eslava" se ha dado en llamar "Reconquista" (literalmente en castellano) y su lema es: "Hoy Ucrania, ¡Mañana la Rus y toda Europa!". Al igual que el movimento fascista de Mussolini en Italia quiso resucitar el esplendor del Imperio Romano, ahora los Nacionalistas ucranianos, herederos directos de la OUN/UPA, quieren resucitar la Rus de Kiev, un principado "nórdico" (varego) desaparecido en el siglo XIII.

Esta utópica idea no es privativa de marginales grupos ultranacionalistas de Ucrania. El propio Dmitro Yarosh, líder del conocido grupo Pravyy Sektor y ahora uno de los principales asesores del Estado Mayor del Ejército de Ucrania, calificó el cometido de la organización que él dirige como "La Gran Reconquista ucraniana" y en otro de sus videos difundidos por internet aseguró que:

"¡Es mejor para nosotros construir nuestro propio Estado Nacional! ¿Significa eso cuchillos para los moscovitas y horcas para los Judios?. Bueno, esto no es tan poco sofisticado Debe haber una autoridad ucraniana en Ucrania; la nación titular debe dominar en los negocios, la política y la cultura ... Entonces, se forzará la ucranización. ¿A los rusos no les gusta? ¡Bueno, que regresen a su Rusia de mierda! Los que no quieren ir, podemos ayudarles. Los rusos no son ni siquiera los eslavos ... A continuación vamos a liberar nuestras tierras: Voronezh, Kursk, el Oblast de Belogorod , y Kuban. Estas son todas las tierras ucranianas!"

Cartel propagandístico de los batallones de Voluntarios ucranianos ligados a Azov y Sector Derecho, el cual reza: "Reconquista: Hoy Ucrania, mañana la Rus y el resto de Europa" en una clara evocación del lema imperialista Nazi: " Heute Deutschland, Morgen, die ganze Welt " (" Hoy Alemania, mañana el mundo entero").

Mapa de los terriorios anhelados por los nacionalistas ucranianos difundido en internet. Como se puede apreciar, el objetivo no es otro que la reinstauración de la Rus de Kiev, un principado Varego desaparecido en el siglo XIII.


El batallón "OUN"

Desde agosto de 2014 opera en Donbáss el batallón  de voluntarios ultranacionalistas "OUN", y no hay más que ingresar en su página web oficial para toparse con fotos como las siguientes, en las que los miembros del batallón no ocultan para nada sus inclnaciones ideológicas:










*    *    *



Durante la Segunda Guerra Mundial, la UPA contó con un total de entre 19.000 a 22.000 soldados, mientras que varios millones de ucranianos se unieron al Ejército Rojo. ¿Por qué entonces se prohíben en Ucrania los símbolos soviéticos mientras se ensalzan los de la OUN y la UPA? ¿Por qué sólo consideran legítimo al minoritario movimiento de Stepan Bandera, mientras relegan al ostracismo la gloria de un pueblo que, queramos o no, salvó a Ucrania y al mundo de las garras de Hitler? Obviamente, el objetivo de esta táctica es el de hacer pasar a los nacionalistas ucranianos como "enemigos del totalitarismo, ya sea fascista y comunista" para introducirlos en el imaginario colectivo como "héroes naciones que lucharon por la libertad y la democracia en Ucrania". Y es que Ucrania es una nación tan endeble y artificial, que sólo mediante las continuas mentiras y tergiversaciones se puede consolidar unos "mitos nacionales" con los que edificar y fortalecer la identidad colectiva de este pueblo. El problema es que tales mitos se alimentan de mentiras que encierran un pasado oscuro, demasiado cubierto de fascismo, limpiezas étnicas y de la sangre de víctimas inocentes como para poder pasarlo por alto. 

La participación de los partidarios de Stepan Bandera y la OUN/UPA durante el Euromaidán fue tan abrumadora, que incluso la carátula del film "Maidán", en el que se intenta ofrecer una versión pro-occidental de estos hechos, refleja muy bien esta realidad.





Resulta estremecedor observar cómo el nuevo gobierno de Ucrania, llegado al poder tras un cruento Golpe de Estado apoyado por Occidente, se muestra impasible dirigiendo una "Operación Antiterrorista" con la que golpea una y otra vez a la población civil del sureste (que sin duda habría sido considerada por la OUN-B/UPA como "ocupantes" a los que exterminar sin piedad), empleando contra ella armas prohibidas por las convenciones internacionales y a batallones voluntarios conformados por neonazis de toda Europa, en unos ataques que ya han provocado más de 6.000 muertos, sin que por ellos muestre el menor remordimiento.


Con el restablecimento al culto de  Bandera, la OUN y la UPA, el actual gobierno de Ucrania muestra a las claras su filiación totalitaria y fascista, pese a que desde occidente se intentan pintar las cosas de otra manera. Esta clase de reivindicaciones, antes sólo exigidas por los partidos más radicales como Svoboda, se han convertido ahora en axiomáticas por casi todos los partidos importantes que configuran el actual panorama político ucraniano, un virage ideológico hacia un nacionalismo radical que no presagia nada bueno para una nación falta de una clase gobernante responsable y dispuesta al diálogo y la reconciliación.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Eres libre de opinar, ¡tu opinión cuenta!