26 ago. 2014

ENTREVISTA: " DE NO LOGRARSE UN ALTO AL FUEGO EN UCRANIA, EL PELIGRO DRE QUE SE EXITIENDA ES REAL"

Pedro A. García Bilbao/

10526138_785792021441060_4476925296523776181_n


Entrevista: «De no lograrse un alto el fuego en Ucrania, el peligro de que se extienda la guerra es real», Pedro A. García Bilbao/ Sociología Crítica

«El mensaje transmitido con Ucrania a Rusia es muy claro: lo sucedido a Ucrania es el futuro de Rusia, cooptar a sus elites oligárquicas, separarlas de su base nacional, peligro de guerra civil, hundimiento nacional y división de su territorio para el mejor saqueo de sus recursos naturales. Rusia, en este conflicto no es simplemente un vecino curioso o entrometido, es claramente el siguiente objetivo si esto no se para».
«si hay algún responsable aquí es el senador MacCain y los planes de injerencia norteamericanos que llevaron al golpe de estado empleando a los neonazis como secciones de asalto. Alguien se equivocó notablemente al sacar al monstruo nazi de la caverna y pasearlo por las calles de una ciudad eslava para tomar un gobierno».
[Sociología Crítica: Entrevista a Pedro A. García Bilbao, profesor de Sociología Política en la URJC]
1º ¿La tensión entre Rusia y Occidente crece por días. ¿Cuál es su pronóstico?
Si por Occidente entendemos al grupo de países que ha desestabilizado Ucrania y favorecido el golpe de estado que ha llevado al país a la guerra civil, le acepto el planteamiento. La tensión se deriva de tres elementos en interacción: el golpe de estado que siguió a la fracasada «revolución naranja», la resistencia con éxito de las poblaciones de Donetsk y Luganks y las contradicciones internas de Rusia que les ha llevado a simpatizar con la causa de la resistencia. En esta tensión hay cuatro actores; los norteamericanos y sus planes para satelizar Ucrania y canibalizar sus recursos naturales, la oligarquía ucraniana —y su instrumento, la extrema derecha local—, los republicanos del Donbass y la Federación Rusa, que no puede permanecer impasible mientras se masacra a una población con la que existen lazos históricos y de sangre muy intensos, o ante el mensaje hostil que ha supuesto desestabilizar tan profundamente a un país vecino y del que depende en gran medida la propia seguridad rusa. El mensaje transmitido con Ucrania a Rusia es muy claro: lo sucedido a Ucrania es el futuro de Rusia, cooptar a sus elites oligárquicas, separarlas de su base nacional, peligro de guerra civil, hundimiento nacional y división de su territorio para el mejor saqueo de sus recursos naturales. Rusia, en este conflicto no es simplemente un vecino curioso o entrometido, es claramente el siguiente objetivo si esto no se para.
Mientras cualquiera de estos cuatros actores mantenga sus actuales posiciones de resistencia persistirá la tensión, pero bastaría un cambio político favorable al diálogo y a la paz en Kiev para que el sistema recobre su estabilidad y baje el peligro de una escalada. Este cambio político en Kiev es, sin embargo, poco previsible sin un colapso militar y político. Aquí radica lo peligroso de este juego: hay una guerra y será su evolución lo que determine la suerte de todos.
2º ¿Cuál sería el desenlace?
Si se produce un hundimiento moral y militar de las fuerzas de Kiev vamos a asistir a una carrera por ver quien controla más territorio y tal vez, muy posiblemente, a la entrada de un segundo país en la guerra para intentar que no se produzca la derrota de los ultranacionalistas ucranianos; esto supondría un salto cualitativo brutal pues ya no tendríamos una guerra civil sino un conflicto bélico regional en Europa, pero con el sistema de alianzas de la OTAN y tratándose de una zona estratégica clave para Rusia, el peligro es enorme. Que nadie crea que se está exagerando: recordemos que miles de soldados y policías de Ucrania se han estado pasando a la resistencia republicana incluso cuando estaban en retirada y Kiev avanzaba. Si Kiev retrocede, el peligro de hundimiento moral de sus filas y de que nuevas unidades se unan a la resistencia es real, es decir, el escenario «febrero 17», pero esta vez en contra de la Troika europea y el «consenso de Washington»; este sería un escenario de pesadilla para la OTAN.
La guerra civil está evolucionando hacia más allá de un cierto empate militar, en el sentido de que Kiev no ha logrado aplastar a Novorrosia —lo que en sí mismo es una derrota—, y no parece que militarmente estén hoy en condiciones de hacerlo, más bien Kiev está empezando a desfondarse militarmente. Por su parte, los avances de la resistencia republicana del Donbás que ya se están produciendo — hundimiento del frente sur y la ruta de Mariupol abierta el día 25— tienen limitaciones objetivas, tanto militares como estratégicas y políticas, su meta es hoy por hoy recuperar terreno y asegurar las capitales. La guerra va a seguir por el momento, ambas partes van a intentar capturar todo el terreno que puedan. Al final de esta fase del conflicto la mejor salida sería una partición del territorio impuesta por la vía de los hechos. El desenlace peor posible es que, pese a la evolución negativa de la guerra para sus posiciones, el gobierno de Kiev, sea el de Poroshenko o cualquier otro, insista en continuar la lucha y en sus planes de exterminio del adversario. Esta opción se ve reforzada por dos hechos: las contratos con las compañías multinacionales para el saqueo del territorio del Donbas —lo que exige el desplazamiento de su población- y del resto de Ucrania, y la ideología genocida de la extrema derecha ucraniana, que a día de hoy es el único grupo de apoyos por la base que tiene Kiev.
Si sigue la guerra pese a todo, veremos muy posiblemente una escalada que podría llevar a la implicación directa de otros actores nacionales, pero esto es algo que no desea en modo alguno la Federación Rusa ni, en principio, la Unión Europea. La posibilidad de una entrada inminente en la guerra de un segundo país fronterizo es dramáticamente mayor a cada momento.
3º ¿Cuál es la verdadera causa de la tensión?
El detonante cercano, un más que posible desfondamiento de Kiev. Y en el fondo, básicamente, el choque de intereses entre los cuatro actores citados, el bloque de poder de los anglosajones, la junta de Kiev y sus apoyos internos, la resistencia organizada en Novorrossia y la Federacion Rusa. La resistencia de Novorrosia sabe lo que le ocurrirá a su población si ceden y no van a abandonar la lucha, pero sí podrían perfectamente aceptar un armisticio que les reconociera el derecho a vivir a salvo. Rusia, por su parte, está completamente interesada en lograr un alto el fuego. La causa de la actual tensión es, sencillamente, que en este caso existe resistencia organizada y victoriosa hasta hoy, a la voluntad de algunos actores económico, políticos y estatales por saquear Ucrania y condenar a su población. Si quienes tienen esa voluntad son vencidos o contenidos o si quienes se oponen —dentro o fuera del Donbás— a ella son vencidos, la tensión desaparecerá o cambiará de naturaleza.
4º ¿Qué se puede hacer para evitar la guerra?
Parar la que ya existe. De no parar esta guerra, el peligro de que se extienda es real.Se ha de reconocer que ya existe una guerra civil en Ucrania, hay que empezar por ahí. Miles de soldados han muerto o están heridos, miles de civiles han muerto en sus ciudades y pueblos bombardeados; hay cientos de miles de refugiados. Se está viviendo un verdadero drama. Quienes lo oculten o lo nieguen son cómplices de tanto dolor. El horror de la guerra ha vuelto a Europa y lo ha hecho en una escala difícil de imaginar. Pero la guerra ha sido impuesta por aquellos que buscan imponer su dictado de muerte y persecución por la vía de la fuerza. No es una catástrofe natural, es el resultado de una política y de una voluntad de exterminio. Para evitar la guerra hay que combatir esas políticas. Cuando la guerra estalla la única opción honrada y decente es resistir para poder defender las vidas de los que se ven amenazados, o eso o admitir el exterminio de los propios. En Ucrania, el gobierno del presidente Poroshenko ha escogido el camino de la agresión. Tras afirmar que la resistencia al golpe del Maidan en Donbás era una acción terrorista que amenazaba a la población, envió tropas y milicias de extrema derecha a ocupar el territorio. Pudo sentarse a negociar pero no lo hizo, pretendiendo afirmar así una supuesta legitimidad democrática que no tiene. Los hechos posteriores no ofrecen lugar a dudas: los bombardeos de pueblos y ciudades han causado un gran número de muertes. Cada hombre, mujer y niño asesinado por la artillería y la aviación es un crimen que le quita cualquier razón que pueda aducir Poroshenko.
La guerra, no obstante, puede extenderse, sea en el tiempo, en el territorio o a otros actores internacionales. Este es un escenario que se debe evitar a toda costa. Es imprescindible lograr un armisticio. En un armisticio pierden los partidarios de la guerra y ganan los partidarios de la paz. La responsabilidad de la Unión Europea en esta salida es inmensa. Si en vez de hacer seguidismo de los Estados Unidos, la UE declarara que no reconoce el gobierno salido del Maidan y se presionara contra el primer gobierno europeo desde 1945 en el que la extrema derecha abiertamente neo-nazi está presente, el gobierno de Kiev estaría acabado políticamente y se podría producir un colapso político-militar rápido. ¿No sometió a sanciones la Unión Europea a Libia? ¿No gritaron escandalizados que Gadaffi bombardeaba a su pueblo? Pues bien, aquello se sabia que era mentira, mientras que los bombardeos de Poroshenko a su pueblo son completamente verdaderos.
Si en la Unión Europea quedase un mínimo de dignidad política y moral se podría jugar un papel positivo en esta crisis. Bastaría con negar legitimidad a lo que obviamente es un gobierno golpista que comete crímenes contra su propio pueblo. Esto daría ocasión a cambios en Kiev, tal vez a una intervención de la ONU y a algún tipo de acuerdo regional para ayudar a Ucrania a estabilizarse. Hoy por hoy esta solución parece imposible. Los intereses cruzados y la falta de voluntad política son los que impiden esta línea de solución.
5º ¿No hay otra salida entonces que la guerra? ¿Qué tipo de guerra podría darse si produjera una escalada?
Las guerras tiene su propia dinámica interna. Una dinámica que obliga a los actores. El fuego se mantiene mientras hay temperatura, combustible y oxígeno y mientras a la voluntad de imponerse se le opone la voluntad de resistencia, los tres elementos se conjugan y la guerra sigue. No se trata de si hay salida o no, sino de cómo continua, cómo evoluciona. Y la guerra continua, pero se vuelve disfuncional para los actores que pretendían beneficiarse del golpe del Maidan. La población de Ucrania estaba hundida, desestructurada. humillada, de rodillas tras años de gobiernos corruptos y oligárquicos. Ucrania fue tratada como una presa a cobrar en un ajedrez estratégico global, se creyó que el problema sería cómo contener a Rusia en ese tipo de tablero, pero lo que algunos no supieron ver fue la respuesta popular en el Donbás. El Donbás ha dado una extraordinaria lección de dignidad a todo el mundo, al no aceptar el dictado de muerte que se les quería imponer. Su resistencia fue un factor inesperado. Y debo decir que lo fue incluso para la Federación Rusa, aunque en la Unión Europea y en toda la prensa occidental se acusa al Presidente V.Putin de estar detrás de todo lo sucedido; una acusacion sencillamente absurda, pues si hay algún responsable aquí es el senador MacCain y los planes de injerencia norteamericanos que llevaron al golpe de estado empleando a los neonazis como secciones de asalto. Alguien se equivocó notablemente al sacar al monstruo nazi de la caverna y pasearlo por las calles de una ciudad eslava para tomar un gobierno. Ese es el hecho clave de esta guerra civil. Hoy toda Europa ha podido ver que en el alma eslava late un profundo sentimiento antifascista, nacido de la memoria histórica de lo que ellos llaman la Gran Guerra Patria. La guerra continua y como lo que tendría que haber acabado rápido no lo ha hecho, empieza a preocupar seriamente. Es por ello que va a haber, ya las está habiendo, muchas presiones para lograr un alto el fuego.
6º ¿Cómo interpreta el derribo del avión de Air Malaysia?
Como un crimen, que es lo que es, lo haya cometido quien lo haya cometido. Un crimen cuya noticia fue utilizada de forma casi inmediata por el gobierno de Kiev para acusar tanto a Rusia como a la resistencia de haberlo perpretado. Lo que sabemos es que las grandes potencias, tanto EE.UU como Rusia, están en posición de conocer la autoría merced a la monitorización permanente del territorio que realizan. Sabemos eso y que tras un periodo de varios días donde hubo un cruce de acusaciones y un estallido de propaganda, la investigación sobre las cajas negras y las causas del derribo han sido declaradas materia reservada. Ante esto observamos dos posiciones: los que exigen claridad y publicidad de la investigación y los que están intentando sacar de foco este asunto. Que cada cual saque sus conclusiones.
7º ¿Sólo actúa entonces el partido de la guerra o hay quienes están intentando parar la guerra?
Hay una gran transversalidad en todo esto. Las estructuras de poder de la Unión Europea, su superestructura institucional, están notablemente mediatizadas por los «lobbies» de las grandes empresas y por las conexiones económico-político atlánticas. Si existe un polo europeo por la paz y la buena vecindad con Rusia no parece que esté teniendo mucho éxito. Ante esta situación son los estados los que se posicionan de forma más o menos indirecta: unos totalmente entregados a Washington, otros desde su propia relación bilateral con Rusia, como Alemania, y la mayoría de forma gregaria siguiendo la inercia del conjunto, como España. La crisis de Francia se nota precisamente en que pese a ser un estado con una tradición de relaciones bilaterales con Rusia muy fuerte, está paralizado en esta crisis, incapaz de adoptar una posición decidida por la paz y de contribuir a reconstruir los equilibrios y la confianza que es lo que la tradición histórica de Francia permitiría suponer.
El intercambio de sanciones, no obstante, esta siendo un verdadero desastre económico para los precarios equilibrios políticos y sociales en los países de la Unión y se puede afirmar que se está produciendo un tan intenso como discreto intercambio diplomático entre los países afectados y Rusia, sobre todo el tándem Rusia Alemania. Hay en breve una cumbre regional en Minsk y es de suponer que se está intentando presionar para bajar la tensión. El ministro ruso de exteriores, Laurov, ha pedido explícitamente —el día 25— a los países de la Unión que expliquen a Kiev la necesidad de adoptar una posición responsable dado todo lo que está en juego.
En medio de una crisis tan grave, la canciller Merkel ha encontrado tiempo para visitar España —los días 23-24 de agosto— y no parece que sea solamente para hacer turismo en Galicia o apoyar la candidatura española a presidir en breve el Eurogrupo, sino para coordinar acciones y, tal vez, ver la disponibilidad española para impulsar las entradas de gas argelino por la península ibérica de forma que se pueda contar con un mayor margen de maniobra si las cosas empeoran. España dispone de una gran capacidad de procesamiento de gas, una capacidad de alcance estratégico en estos momentos. Esta opción alternativa al gas ruso, el norteafricano, tiene un problema en el poco interés de Francia hasta el momento en mejorar y ampliar las infraestructuras gasísticas en la conexión con España. Por su parte, Madrid ha expresado claramente su posición favorable a un alto el fuego y apertura de negociaciones.
8º ¿Juega un papel a favor de la paz Alemania entonces?
En Alemania se ha expresado que una solución federal para Ucrania sería lo mejor, pero dado lo enconado de la situación, lo que se está diciendo al emplear ese concepto es que Alemania no es partidaria de una continuación de la guerra y que tal vez, se debería renunciar a la «victoria total». Hay más estados europeos que ven con mucho temor una posible escalada a una guerra regional, por no hablar de Rusia que desde luego no lo desea.
La solución de compromiso podría ser que ningún bando entre en la capital del otro, es decir, que los nacionalistas ucranianos radicales no impongan en su dictado en el Sur-Este, por un lado, y por otro, que la rebelión del Sur-Este se reduzca al territorio que logre liberar mientras se combata. Este tipo de acuerdo significaría una victoria de Novorossia y tendría importantes efectos secundarios. Si la evolución militar se vuelve favorable al ejercito de la joven República Popular tal vez esta sea la salida que traten de imponer quienes pueden, es decir, los que apoyan desde fuera tanto a un bando como a otro; una salida que depende en gran medida de la altura de la apuesta de EE.UU para alterar el equilibrio europeo y condicionar el futuro de Rusia. Si en Washington piensan que lo que esta ocurriendo forma parte de lo previsible, que no ha habido errores y que se debe continuar por la senda del enfrentamiento entonces, todos tendremos un serio problema.
Hay muchos contactos entre varios de los actores europeos, sobre todo Alemania, con Rusia y con Ucrania, además de la inminente cumbre regional en Minsk en breve. Cuando en Alemania se ha expresado que una solución federal para Ucrania sería lo mejor, lo que se está diciendo es que Alemania no es partidaria de una continuación de la guerra y que tal vez, se debería renunciar a la «victoria total». Hay más estados europeos que ven con mucho temor una posible escalada a una guerra regional, por no hablar de Rusia que desde luego no lo desea. La solución de compromiso podría ser que ningún bando entre en la capital del otro, es decir, que los nacionalistas ucranianos radicales no impongan en su dictado en el Sur-Este, por un lado, y por otro, que la rebelión del Sur-Este se reduzca al territorio que logre liberar mientras se combata. Este tipo de acuerdo significaría una victoria de Novorossia y tendría importantes efectos secundarios. Si la evolución militar se vuelve favorable al ejercito de la joven República Popular tal vez esta sea la salida que impongan quienes pueden, es decir, los que apoyan desde fuera tanto a un bando como a otro.
Hay un factor a tener en cuenta que puede dificultar una salida de compromiso, como sería la partición más o menos disfrazada de federalización, y es la suerte de las compañias internacionales que han comprado los derechos de explotación del subsuelo del Donbás, concretamente la Royal Dutch Shell. Aquí no se trata de si ganan unos u otros, sino de si la Royal Dutch Shell pierde: Para que haya paz y justicia, la Royal Dutch Shell debe perder.
Un hipotético gobierno novorruso que mantuviera los acuerdos con las multinacionales estaría aceptando la destrucción de su país. Si la paz trae de regreso a oligarcas como Akhmetov, a retomar sus empresas y a someter a la población a la explotación y la miseria, agravadas por el saqueo de los recursos naturales y la destrucción medioambiental causada por el fracking, lo que tendríamos es que se habría perdido todo aquello por lo que se luchó. Si con la pregunta se pretendía una respuesta técnica sobre qué forma de guerra, con qué tipos de armas o con qué nivel de destrucción, debo responder de otra forma.
Esta es una guerra con un claro componente de clase. Hay verdadero pánico en la Unión Europea a que se conozca la verdadera naturaleza de este conflicto. Es una guerra en la que frente la imposición de una política de saqueo sin escrúpulos de un territorio, la población se ha armado y opuesto resistencia. Es una guerra de clase, una guerra imperialista que ha destruido los equilibrios internos de un estado y lo ha arrastrado a la guerra civil. Se está intentando explicar lo sucedido en términos de oposición Ucrania-Rusia, nacionalistas frente a separatistas, de prorrusos frente a pro-ucranianos, pero no se quiere reconocer, al menos en la Unión Europea, que esta es una guerra con un componente de lucha antifascista, de lucha de clases y de lucha antioligárquica muy claro; son factores que están presentes y no pueden ser olvidados, no son los únicos factores, pero son parte de la ecuación.
Si la lucha continua, precisamente por la presencia de factores ideológicos y de intereses de clase irreconciliables, los actores secundarios —el bloque anglosajón que en la práctica tiene a la Unión Europea como un satélite, por un lado, y la Federación Rusa, por otro— podrían verse arrastrados a un conflicto regional en suelo ucraniano.
Rusia no ha querido esta guerra, no ha promovido una sublevación popular antioligárquica en el Donbás. Que se haya visto obligada a jugar un cierto papel, apoyando a quienes les son más cercanos, es otro problema. Pero como la dinámica bélica es la que domina la escena, el riesgo de escalada es real si cualquiera de los contendientes estuviera al borde de la derrota total. No parece muy probable, no obstante, que se llegue a ese extremo, pues el bando novorruso aceptaría casi con toda seguridad un armisticio basado en el reconocimiento y en el respeto a su existencia.
Va a llegar un momento en el que, la resistencia de Kiev a aceptar que no puede aplastar a su rival, se acabe convirtiendo en un serio problema para sus patrocinadores actuales. En ese momento se iniciará el camino de la paz. Para llegar a ese momento, la condición ineludible para Novorossia es mantener la lucha hoy.
9º ¿Hay algún motivo para la esperanza?
Siempre lo hay, y en este caso muchos, por más que la situación sea muy grave. Permítanme señalar uno que se está ocultando sistemáticamente en la prensa occidental. Esta no es una guerra de odios étnicos en ambos bandos, esta es una guerra antifascista, y es algo que se puede probar fácilmente: en primer lugar porque los neonazis y banderistas en Ucrania son una ínfima minoría y la gran mayoría lo que desea es vivir en paz y libertad para todos, y en segundo lugar que en Novorrosia no se persigue a la población ucraniana, al contrario, la milicia republicana lucha por defender a toda la población del Donbás sea cual sea su lengua, religión u origen, porque la línea de fractura es fascismo/antifascismo con todo lo que esto lleva aparejado. Cuando un grupo desea la paz y tiene fuerza para defenderse la esperanza es real.
10º La composición de las fuerzas de la resistencia en Novorrosia está dando mucho que hablar, dada la presencia de grupos nacionalistas panrusos de distintas tendencias, de los euroasianistas, de grupos con diferentes y encontradas nostalgias. ¿Cómo interpretar este hecho?
Para poder interpretar primero debemos conocer y no operar en base a prejuicios. Es España hay gente que ha pasado súbitamente de no saber nada de Ucrania a saberlo todo de golpe. No faltan los que como en Yugoslavia, Kosovo, Libia y Siria se posicionan supuestamente en contra de unos y otros, pero ya hemos visto a donde lleva esa posición. Esta es una guerra antifascista porque en quienes la han provocado hay una voluntad de exterminio clara y un referente simbólico explícito al ultranacionalismo ucraniano pronazi. Ante esta voluntad de guerra y exterminio hay que tomar posición y para combatir esto hay que hacerlo con la mayor unidad posible. En la Segunda Guerra Mundial, Churchill, que no es que fuese bolchevique precisamente, no dudo en buscar y mantener la alianza con la URSS y con el propio Stalin.
En Novorrossia se dan cita todos esos grupos y sensibilidades que cita y algunos más, todos ellos sobre un valor de fondo muy transversal: el antifascismo como seña de identidad paneslava como fruto de la memoria histórica de lo que fue la guerra de agresión sufrida por los pueblos de la URSS. Ignorar esto ha sido el gran error de MacCain y que les ha estallado en la cara.
Hay intereses muy variados en tratar de ocultar el carácter popular y antifascista de la resistencia al golpe en Kiev que ha llevado a la formación de las Repúblicas Populares y su unión, Novorrosia. A quienes obtienen conclusiones apresuradas sobre la composición de fuerzas en Novorrosia les pediría que hagan un esfuerzo por concretar cuál es ese mapa de fuerzas y tal vez se lleven sorpresas: en Novorrosia hay un componente antioligárquico muy fuerte, la necesidad de supervivencia se basa en la derrota del dictado de las multinacionales sobre el territorio y la línea política se construye en oposición frontal al fascismo explícito de Kiev. Hoy existe una coalición de fuerzas en favor de esta línea unitaria de acción. ¿Donde deben estar los antifascistas? La respuesta está muy clara. Nadie debe olvidar no obstante, que las contradicciones en el campo novorruso son reales y que tendrán que ser resueltas.
Quisiera rescatar la respuesta a una pregunta muy parecida a la que me formula que dio hace poco un portavoz de la RP de Donetsk:
Pregunta: ¿Cómo puede llevarse bien gente con diferentes puntos de vista: los cosacos, los monárquicos, los imperiales, por un lado, y los socialistas, los comunistas, por el otro?
Respuesta: No sin dificultad, por supuesto, pero no estamos a esto, la guerra se acerca a nosotros, es nuestro enemigo común. Si nos encontramos, las futuras diferencias ideológicas no se podrán evitar [más tarde]. Pero si no sabemos encontrar [un punto de encuentro], estas diferencias no tendrán ningún valor, porque vamos a cavar juntos nuestra tumba».
11 º ¿Cómo puede afectar este conflicto a la situación en Rusia?
A Rusia le afecta como a cualquier país al que se le esté empujando a una guerra. Este tipo de situaciones pone a prueba la solidez de las instituciones, los equilibrios de poder interno, la suerte de las libertades, el nivel de vida de la población, las capacidades militares y económicas de la nación y, en última instancia, los valores que mantienen unido al país e inspiran el liderazgo. Esto es algo que le ocurre a todos los países que pasan por trances similares.
Rusia no es partidaria de la guerra, como no lo es Alemania, España, Francia y la gran mayoría de los estados europeos, pero el hecho es que las dinámicas de poder e intereses geoestratégicos que llevaron a destruir el equilibrio interno de Ucrania parece que siguen intactas y están logrando imponerse.
La Unión Europea y la Federación Rusa se necesitan mutuamente y podrían seguir estrechando lazos económicos, políticos y culturales, restañar las heridas y alejar definitivamente el peligro de guerra o de un enfrentamiento si la actual guerra finalizara rápido mediante alguna solución que aislase a los belicistas. El problema radica en que la crisis ha empezado como consecuencia de una linea de acción que busca romper cualquier lazo de cooperación y buena vecindad entre la UE y Rusia e impedir el proceso de formación de la Union Euroasiática que Moscú estaba impulsando.
La tensión que se está respirando en el ambiente es muy mal augurio del desarrollo posible de los acontecimientos. Esta guerra, y la que podría venir si no se logra un armisticio rápido en Ucrania, es fruto de conflictos de intereses geo-estratégicos muy graves. Lo que resulta inquietante para cualquier observador europeo es ver como en nuestros países la prensa, los gobiernos y las fuerzas políticas y sociales son presa de la propaganda, se pliegan a intereses ajenos o caen en la parálisis y son incapaces de tomar posición y abrir un debate. Europa calla de forma cómplice ante las secciones de asalto neonazis en Kiev y eso sí que es una constatación aterradora. No deberíamos preguntarnos solamente cómo le afecta esta crisis a Rusia, sino cómo nos afecta a nosotros. Este conflicto nos devuelve nuestra imagen como la de un espejo y no es nada tranquilizador lo que vemos.
Pedro A. García Bilbao URJC, para Sociología Crítica
y Consejo de relaciones socio-culturales España Rusia

1 comentario:

  1. Aquí todo el mundo tiene su carné, declarado o encubierto; no vamos a ser como los de 'Podemos' que andan ocultándose su historia porque les da vergüenza, y encubriéndose en el mogollón. Pero lo que sí que es una vergüenza es que cuando de verdad la guerra se ponía cruda gente como Pedro fuera pidiendo respuestas a Rusia. Las respuestas ya se estaban dando en el terreno como tienen que ser, con poca fanfarria y con mucho rigor. Pero ahora la gente como Pedro se enrola en un consejo de amistad con Rusia. Se puede enrolar en el consejo que quieran. La crítica para ser de verdad, debe ser objetiva y consecuente.

    ResponderEliminar

Eres libre de opinar, ¡tu opinión cuenta!