13 oct. 2014

RESPUESTA AL ARTÍCULO DEL EMBAJADOR DE UCRANIA EN ESPAÑA PUBLICADO EN "EL PAÍS"



Hace unos días el embajador del régimen ucraniano en España,  Serhii Pohoreltsev, intentó justificar en un artículo publicado en"El País" el intento de boicot por parte de miembros de asociaciones de ucranianos en España al ciclo cultural con carácter informativo que la Universidad Complutense de Madrid ha iniciado sobre el conflicto en Ucrania.

Dicho artículo, como era de esperar, contiene tal cantidad de falsedades y mentiras intencionadas, que un servidor ya no sabe por dónde empezar a rebatir. Pues, ¿qué clase de argumentos pueden justificar el intento de reventar un acto público destinado a mostrar a los españoles el horror y el sufrimiento desatado en Ucrania por un gobierno golpista que, no contento con llegar al poder por medios violentos e ilegales, está reprimiendo salvajemente a aquella parte de la población que se niega a vivir bajo su dictado? Obviamente, ninguno. Pero justamente el señor embajador, al asegurar que obró así dado que dichos eventos poseen un "evidente carácter antiucraniano", nos está mostrando qué es lo que significa para él y para los que apoyan al régimen de su país semejante concepto:


"Ante todo, recalcar que el absolutamente fariseo concepto “del fascismo que retoma fuerzas en Ucrania” promulgado por la Rusia oficialista sirve como la base ideológica y el elemento clave de la guerra híbrida desatada contra mi Estado y mi nación.

Segundo, la política informativa de Moscú se dirige a la proliferación del odio, antagonismo de naciones, xenofobia, antisemitismo e intolerancia. El Kremlin apunta a contrarrestar los sustanciales avances del pueblo ucranio hacia el desarrollo democrático de la nación y a justificarse a sí mismo en la grosera anexión de Crimea.”

Señor embajador. Habla usted de los "sustanciales avances del pueblo ucraniano hacia un desarrollo democrático de la nación".  ¿Acaso lo que expone el "Libro Blanco sobre las Violaciones a los Derechos Humanos en Ucrania" le parece digno de considerarse un avance hacia el desarrollo democrático? ¿Acaso es un "sustancial avance democrático" el que grupos paramilitares neonazis como "Sector Derecho" campen a sus anchas en su país, o que el gobierno que surgió tras el Golpe de Estado de Febrero, gobierno que usted también defiende y justifica, promoviese la integración de estos gamberros criminales en la Guardia Nacional de Ucrania, y que además se les permitiese protagonizar masacres como las de Odessa y Maryupol? ¿Es un "avance democrático" el hecho de que tales bandas de extremistas armadas, a las que cualquier gobierno democrático calificaría sin dudar de "terroristas", sabiéndose amparadas por el actual gobierno, hayan adoptado la moda de maltratar y vejar públicamente a aquellos políticos que no mantengan una discurso favorable al régimen de Kiev? ¿O quizá esos "avances" se corresponden con los asesinatos a sangre fría  de varios cientos de civiles inocentes a manos de la Guardia Nacional, como muestran las fosas comunes halladas recientemente en Donetsk? Por nuestra parte, nos conformamos con obtener los testimonios de primera mano de cómo marcha ese "proceso de democratización" en boca de militares de alto rango que hasta hace unos pocos días estaban combatiendo en la llamada ATO (Operación Anti- Terrorista):



https://www.youtube.com/watch?v=LZORdFw39gk

Señor embajador, no se moleste en explicar lo que nosotros tenemos claro desde hace mucho tiempo: que  ser "antiucraniano"  supone la excusa que necesitan ustedes para obtener el permiso de censurar todas aquellas versiones que difieran de la oficial en cuestiones como el Euromaidán, los francotiradores que perpetraron la masacre del 20 de febrero de 2014, la masacre de Odessa del 2 de mayo de ese mismo año, o las brutal represión, a la que podríamos calificar como un verdadero genocidio, que el actual gobierno está llevando a cabo en la llamada zona de la mencionada "Operación Antiterrorista", y que ya se ha cobrado la vida de casi 4000 personas. Y como la acusación de ser "antiucraniano" es también compatible con el intento de denunciar el resurgimiento del fascismo en Ucrania, el señor embajador, para no tener que llevarle la contraria al régimen criminal que representa, se ve obligado a afirmar el siguiente disparate:

"Tercero, de hecho, Rusia está exportando el concepto del neonazismo hacia el este de Ucrania, donde los representantes y partidarios de organizaciones neonazis y nazis rusas son participantes activos e influyentes de la escalada del conflicto en la región de Donbás como integrantes de agrupaciones armadas ilegales apoyadas por Moscú."

Es decir, que el máximo representante en España del régimen ucraniano exhibe lo que desde aquí hemos bautizado, no sin cierta sorna, como el insólito fenómeno de la "Eskizokrania"... 




Este fenómeno consiste en considerar todas las acciones, declaraciones o decisiones del gobierno ruso como "propias del fascismo" o "nazismo"; y ello mientras que en la propia Ucrania (apoyada, no lo olvidemos, por el bloque de la O.T.A.N.) se permite desfilar a decenas de miles de personas prácticamente todos los días mostrando emblemas fascistas y abiertamente nazis



Vemos, asimismo, a casi toda esa lobotomizada sociedad ucraniana repetir en plena calle las mismas consignas fascistas ("¡Viva Ucrania! ¡Vivan los héroes!" "¡Gloria a la nación! ¡Muerte al enemigo!") que durante la oscura época de la ocupación nazi repitieron los partidarios del célebre genocida e ideólogo del fascismo ucraniano Stepan Bandera. Incluso batallones enteros de voluntarios, actualmente operativos en la ATO, conformados casi por entero de combatientes neonazis, muestran con descaro y sin tapujos(incluso mientras adoctrinan a los niños en sus visitas a los colegios, pues ya hay que preparar ideológicamente a la juventud del mañana) que sus emblemas oficiales están conformados, como todo el mundo puede comprobar, por varios de los símbolos más característicos de las conocidas "Waffen-SS" de los Nazis.







Así que usted puede repetir todas las veces que quiera que los combatientes de Novorussia son fascistas, que Rusia es una nación fascista o que Putin es la encarnación misma de Adolf Hitler. Y que conste que no le vamos a discutir que en Rusia haya nazis u organizaciones nazis (que por supuesto las hay, y no pocas), y que algunos de los miembros de estas organizaciones estén apoyando o incluso enrolándose en las milicias del otro lado de la frontera. Pero el hecho cierto, hecho que usted intenta obviar por todos los medios posibles, es que el único símbolo que exhiben las autodefensas de Novorossia es el de la cinta de San Jorge, el emblema internacional de la lucha contra el nazismo. 






Además, ante este problema, el Kremlin ha dejado clara su postura con la implantación de diversas leyes que condenan cualquier manifestación pública de extremismo...




Postura de la que usted y su gobierno, según parece, tienen mucho que aprender, ya que no dudan en aprovechar el fascismo como una arma eficaz para incremetar la rusofobia instalada en el seno de gran parte de la sociedad ucraniana. Y por si eso no fuera suficiente, ustedes tienen todavía el descaro de afirmar, junto con la mayoría de los periodistas occidentales que le siguen el juego, que "en Ucrania no hay fascismo".



Si usted quiere que le crean cuando afirma que “Ucrania es un país democrático” o que "nuestro gobierno también está en contra del fascismo", entonces dígale a su presidente y a los diputados de la Rada que, al igual que hicieron con el Partido Comunista, ilegalicen e incluso supriman cuanto antes a partidos políticos como "Svoboda" (cuyo nombre hasta 2004 no era otro que el de "Partido Nacional- Socialista de Ucrania"), a grupos paramilitares como “Sector Derecho”, responsables de la matanza de Odessa y de otras muchas atrocidades ahora imposibles de enumerar; a los batallones de voluntarios del ejército "Azov" y "Donbás"; así como al batallón “Aidar”, conformado en su mayor parte por ex convictos, asesinos y criminales de la peor condición; a la Guardia Nacional de Ucrania, pervertida desde dentro tras el Euromaidán por el proceso que ya antes hemos mencionado, responsable de innumerables actos de genocidio contra miles de civiles indefensos en la zona de Donbás… Y sobre todo, que destierren  cualesquiera otras manifestaciones públicas que se han convertido en omnipresentes tras el Euromaidán, especialmente las que recuerdan o conmemoran los tiempos de la ocupación nazi en Ucrania durante la Segunda Guerra Mundial o en los que ondeaba la bandera de la criminal, genocida y totalitaria Armada Insurgente Ucraniana.






Tras sus palabras sólo se esconden cantidades inmensas de apestosa hipocresía, señor embajador. Y como muestra la reacción de la mayoría de los estudiantes de la Universidad Complutense, la gente en España ya se está cansando de que ustedes, bajo la tan repetida excusa de la "agresión rusa", intenten justificar el hecho innegable de que su gobierno haya sobrepasado ampliamente el límite de lo que ningún otro gobierno supuestamente “democrático” sería capaz de tolerar.




1 comentario:

  1. como español debes indiganrte d ela ingerencia en los asuntos internos de españa organizando asonadas fascistas, y pedir que sea exulsado inmediatamente o se rompan relaciones con ucrania

    ResponderEliminar

Eres libre de opinar, ¡tu opinión cuenta!